Cochabamba, Bolivia, Jueves 18 de abril de 2019
Salud

Beber vino tinto y comer frutos rojos ayuda a la mente

Un estudio muestra que el consumo de estos productos tiene beneficios en distintas áreas. Reduce también el estrés
 Votar
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
 Resultado
  • Actualmente 56.4
Compartir
EFE/SALUD-googleusercontent.com | 18/04/2019


Si te gusta tomar vino tinto y comer frutos rojos, te tenemos buenas noticias. De acuerdo con un estudio del centro portugués Cintesis, el consumo de estos productos puede prevenir y combatir enfermedades mentales.

"Consumir regularmente tanto frutos rojos -frambuesas, fresas y moras- como vino tinto puede contribuir a regular la flora intestinal, reducir la inflamación, prevenir la depresión y ayudar en la lucha contra la demencia y otras enfermedades neurodegenerativas", indican los resultados del estudio revelados este martes.

En todos estos alimentos están presentes las antocianinas, unos pigmentos que otorgan a estos frutos su particular color y que serían los responsables de estas propiedades.

Este descubrimiento "abre el camino a una nueva estrategia terapéutica en la prevención y el tratamiento de enfermedades como la ansiedad o la depresión", dijo Conceição Calhau, coordinadora de la investigación.

El hallazgo se ha realizado en el marco de un estudio que evaluaba la relación entre la alimentación, la flora intestinal y el cerebro.

En una primera fase, llevada a cabo con animales, los científicos descubrieron que una alimentación rica en grasas saturadas disminuye las bacterias beneficiosas de los intestinos e induce a la inflamación del cerebro. En la segunda fase, se comprobó que el consumo de extracto de moras en animales permitía mejorar las condiciones de su flora intestinal y reducir la inflamación cerebral.

"Son necesarios más estudios para descubrir si los individuos con exceso de peso u obesidad pueden beneficiarse del consumo de alimentos que contengan simultáneamente antocianinas y alcohol, como el vino tinto", indicó Cláudia Marques, una de las investigadoras. El Cinteis será el encargado de continuar con la búsqueda.

Tomar una copa de vino tinto después de un largo día te ayudará a relajarte y a dormir mejor.

Ayuda a tu digestión: consumir vino te ayuda a digerir de manera más óptima las proteínas. Es por eso que es el acompañante perfecto para las carnes y quesos (además de aportar un delicioso sabor).

Disminuye el riesgo de padecer hemorroides y contrarresta las várices.

También combate el envejecimiento y ayuda a tener una piel más bella y saludable.

CÓMO USAR

PARA EL ROSTRO

Los expertos recomiendan tomar una copa de vino tinto por las noches.

En caso de que no puedas tomarlo por estar embarazada o por algún problema de salud, también puedes aprovecharlo como una mascarilla muy sencilla de elaborar.

Para hacer la mascarilla, sólo necesitas un poco de vino tinto y una cucharada de miel. Debes revolverlos hasta que ambas sustancias se amalgamen por completo.

Aplica la mascarilla con las yemas de los dedos haciendo delicados círculos por todo tu rostro. Deja actuar por 20 minutos, enjuaga, limpia y humecta tu rostro como de costumbre,

Debes aplicar esta mascarilla dos veces por semana para ver resultados.

El vino tinto dispone de una propiedad muy especial que permite bajar de peso: activa un gen que impide la formación de nuevos adipocitos. Y además, nos permite estimular las existentes para depurarlas e ir eliminándolas poco a poco. Para demostrarlo, el Instituto Tecnológico de Massachusetts realizó varios estudios y publicó sus resultados en diversos medios. 



  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2019 Opinión. Todos los derechos reservados.