Cochabamba, Bolivia, Jueves 14 de febrero de 2019
Salud

Los bebés probeta tienen más riesgos de enfermar

Los niños concebidos por técnicas de reproducción asistida presentan un 30 a 70% más de probabilidades de sufrir anomalías urogenitales, problemas cardiovasculares o de aparato digestivo.
 Votar
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
 Resultado
  • Actualmente 59.591836734694
Compartir
MÉXICO/EFE | 14/02/2019


Los niños que son concebidos por alguna técnica de reproducción asistida tienen más riesgo de padecer complicaciones de salud que aquellos que son concebidos de manera natural, según un informe presentado en México.

El documento llamado "Riesgos para la salud en los niños concebidos mediante Técnicas de Reproducción Asistida" y publicado por el think tank mexicano Early Institute analizó más de 140 investigaciones a nivel mundial que demuestran científicamente las afectaciones que tienen estas técnicas en los niños.

De acuerdo con el doctor Juan Luis Alcázar, quien realizó el estudio, existe un incremento en el riesgo de padecer problemas congénitos, alteraciones cromosómicas, síndromes genéticos, además de enfermedades cardiovasculares, alteraciones del crecimiento y cánceres como las leucemias.

El investigador y especialista en reproducción humana de la Clínica Universidad de Navarra, España, señaló a EFE que esto se explica debido a "la manipulación fuera del entorno uterino", el cual es el espacio ideal para que un bebé se desarrolle.

Detalló que entre las técnicas más utilizadas se encuentran la inseminación intrauterina, la fecundación in vitro y la fecundación in vitro con técnica de inyección.

El especialista explicó que desde que se iniciaron estas técnicas y hasta 2012 se estimó que unos cinco millones de niños en el mundo habían nacido así, y a partir de entonces el incremento en el número de nacimientos por esta vía ha aumentado en 10 por ciento anualmente.

Alcázar señaló que el riesgo de los niños concebidos por estas técnicas de sufrir anomalías urogenitales, problemas cardiovasculares o de aparato digestivo aumenta de 30 por ciento a 70 por ciento frente a aquellos que se conciben naturalmente.

Mientras que el riesgo de que nazcan con parálisis cerebral es dos veces más alto y tienen más probabilidades de presentar síndromes genéticos.

Además, el experto explicó que el riesgo de que el parto se presente antes de la semana 32 se eleva en 200 por ciento y el riesgo de parto pretérmino aumenta en 100 por ciento .

Asimismo, explicó que existe mayor peligro de muerte prenatal y cerca del 3 por ciento de los bebés que nacen por este tipo de técnicas tienen cardiopatías congénitas.

Aunado a ello, los niños que son concebidos por alguno de estos métodos suelen tener mayor propensión a sufrir problemas cardiovasculares en la edad adulta y ser víctimas de infartos a edades más tempranas.

Del mismo modo, tienen mayor predisposición a sufrir diabetes y alteraciones en la tiroides, así como enfermedades pulmonares y 30 por ciento más probabilidades de padecer epilepsia.

El experto dijo que no existen datos de cuántos procedimientos de este tipo se realizan en países como México; sin embargo, en España, señaló, se llevan a cabo unos 140.000 ciclos anuales, con un costo de aproximadamente 120.000 pesos (6.211 dólares).

Sin embargo, ese costo solamente es por un ciclo; es decir, todo el proceso que implica ya sea exitoso o no, aunque en algunos casos, debido a que no se tiene éxito, algunas parejas pueden intentar hasta seis ciclos para concebir un bebé.

Marcelo Bartolini, director de asuntos públicos en Early Institute, hizo una petición a las autoridades de salud mexicanas para que se consideren los riesgos que implican las técnicas de reproducción asistida e privilegien la salud de los niños sobre los intereses de las empresas que ofrecen estos servicios.

Del mismo modo, dijo que se debe obligar a las clínicas que realizan estos procedimientos a proporcionar información a sus clientes de estos riesgos.



  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2019 Opinión. Todos los derechos reservados.