Cochabamba, Bolivia, Domingo 21 de julio de 2019
Revista Así

Leo Rosas: un talento innato que conquista México y Bolivia con su voz

El joven cruceño llegó al país para presentar su nuevo sencillo musical, compartir con sus seguidores y contar cuáles son sus planes a futuro.
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 59.333333333333
Compartir
Por: TEXTO: NICOLE ANDREA VARGAS | FOTOS: CORTESÍA MARIAN MONTEROPERFIL Leo Rosas nació en Santa Cruz el 5 de octubre de 1998. A los tres años comenzó a mostrar sus dotes musicales. A partir del 2008 empezó a participar en diferentes eventos artísticos en Bolivia. En 2014 abrió el show del cantante Juan Gabriel en Santa Cruz. Dos años después representó a Bolivia en el evento “Galería de las Estrellas” en México, donde obtuvo un reconocimiento por su participación. Luego, en 2017 retornó a México y estudió canto en la academia International Vocal Training. Este año, participó del programa La Voz México, en el que ocupó el segundo lugar. Leo creció rodeado de la música, ya que su padre también es un apasionado y su abuela, una mujer hábil que toca ocho ins-trumentos musicales. | 21/07/2019


Apenas bajó del avión fue recibido por un país completo que se deleitó con su voz, vivió, se angustió, disfrutó y siguió de cerca su paso por un concurso de canto internacional. Cada gala que transcurría la emoción aumentaba y el corazón de todos sus seguidores se llenaba de orgullo cuando decía que era boliviano.

Sus ojos brillan cada vez que alguna persona se le acerca para pedirle un autógrafo. Alguna que otra vez se asoma el desconcierto en su mirada, el asombro que produce ver tantas personas que empatizaron con su talento lo sorprende, pero, a la vez, lo llena de energía para seguir.

Él es Leo Rosas, el cruceño de 20 años que conquistó los oídos de miles de mexicanos en el reality show La Voz México, donde quedó como subcampeón.

“Que me hayan concedido el segundo lugar ya es más que suficiente para mí. Ganar el cariño de toda esa gente hermosa ya me hace un triunfador”, dice el cantante.

La repercusión por su participación llegó rápidamente a Bolivia, donde la población comenzó a sumarse de forma inmediata buscando todas las maneras posibles de apoyarlo.

“Estaba grabando algunas canciones en Santa Cruz y me animé a mandar mi video a La Voz. Una semana después, me llamaron para decirme que estaba aceptado”, cuenta Rosas.

Ahora, de vuelta a su país realizó una gira promocional por varios departamentos para estar en contacto con sus seguidores, presentar su nuevo sencillo musical “Perdóname” y contar cuáles son los planes, desafíos y sueños que le permitirán alzar vuelo.



UN FUTURO PROMETEDOR

Desde aquel lunes, hace unas semanas atrás, cuando obtuvo el segundo lugar de La Voz, la vida de Leo cambió por completo. Según cuenta, ha recibido muchas ofertas laborales de dife-rentes discográficas, pero él busca tomarse las cosas con calma para no cometer ningún error.

Por ahora solo está presentando su primer tema como solista, mientras se abre camino en el vasto mundo musical latino. Solamente comentó que espera realizar su primer concierto en el mes de octubre. “Yo resido en México actualmente, desde allí trabajaré y seguiré mi carrera muy li-gada a Bolivia”, explica.

Justamente, después de terminar su tour por el país volverá a la ciudad azteca donde comenzará otra gira por varias ciudades para promocionar sus canciones y su talento.



DE BOLIVIA PARA EL MUNDO

La humildad, sencillez, entrega y el sentimiento que pone en cada presentación hace de Leo un artista completo que encuentra en sus seguidores el mayor impulso para continuar. “Mi inspiración en cada canción es el público, quiero interpretar para ellos por eso siento y vivo cada tema para poder transmitirlo”, afirma con una sonrisa

Su sueño comenzó cuando era solo un niño, lo demuestra un video suyo que se filtró en las redes en el que se lo ve cantando lleno de emoción. Varios de sus profesores también han dado testimonio de aquello. Leo pasó de presentaciones en las horas cívicas de su colegio a pisar uno de los escenarios más grandes y temidos de Lationamérica.

Aunque al principio fue complicado iniciar su carrera allá, el joven agradece al pueblo mexicano que lo adoptó y lo apoyó a pesar de ser extranjero.

Rosas es el claro ejemplo de que los sueños sí se alcanzan y que, con perseverancia, se puede llegar muy lejos. Entre sus miles de seguidores están muchachos que, como él hace años, buscan alcanzar el éxito internacional mostrando su talento.

“Yo le digo a toda la juventud que nunca deje de soñar. Siempre luchen, intenten, toquen puertas y jamás se dejen vencer. Hay momentos difíciles por los que todos pasamos. Nos cuestionamos muchas cosas, pero es importante entender que los tiempos de Dios son perfectos, Él sabrá cuándo proveer. No hay edad para cumplir sus sueños”, finaliza. 

PERFIL

Leo Rosas nació en Santa Cruz el 5 de octubre de 1998. A los tres años comenzó a mostrar sus dotes musicales.

A partir del 2008 empezó a participar en diferentes eventos artísticos en Bolivia.

En 2014 abrió el show del cantante Juan Gabriel en Santa Cruz. Dos años después representó a Bolivia en el evento “Galería de las Estrellas” en México, donde obtuvo un reconocimiento por su participación.

Luego, en 2017 retornó a México y estudió canto en la academia International Vocal Training. Este año, participó del programa La Voz México, en el que ocupó el segundo lugar.

Leo creció rodeado de la música, ya que su padre también es un apasionado y su abuela, una mujer hábil que toca ocho ins-trumentos musicales.



  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2019 Opinión. Todos los derechos reservados.