Cochabamba, Bolivia, Domingo 13 de enero de 2019
Revista Así

Cinco formas (divertidas) de mejorar tu salud intestinal

Mantener a los microorganismos del intestino contentos con alimentos prebióticos y hacer ejercicio físico a diario ayuda al tránsito digestivo.<BR>
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 60.833333333333
Compartir
TEXTO: EVA MARTÍN | 13/01/2019



El cuerpo humano tiene billo-nes de microorganismos. Es lo que conocemos como microbiota. El 98 por ciento de estos inquilinos diminutos son bacterias, mientras que el 2 por ciento restante lo cons-tituyen levaduras, protozoos y virus. Pero estos importantes bichos, que viven sobre todo en el intestino grueso, resultan esenciales para la salud y también para no tener proble-mas de tránsito intestinal.

Por eso, la clave para cuidar de la salud intestinal, dicen los científicos, está en mantener a esas bacterias contentas con ideas como las que describimos en las líneas siguientes:

1. Comer más prebióticos

El cuerpo humano contiene billones de microorganismos que constituyen lo que conocemos como microbiota. "De hecho, nuestro cuerpo tiene 10 veces más células procedentes de microorganismos que células humanas propias", explica Ana María Mateos, del grupo de Nutrición y Digestivo de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC). Y la mayoría de estos microorganismos habita en distintos compartimentos del tracto intestinal.

Estos diminutos aunque importantes inquilinos habitan a lo largo de la mucosa gastrointestinal, una capa que se extiende por todo el tubo digestivo. Pero donde hay mayor concentración, con diferencia, es en el intestino grueso.

Los científicos saben que algunas de estas especies de microorganismos que habitan en nuestro cuerpo juegan un papel fundamental en la salud intestinal, además de que ayudan a mantener el equilibrio en el sistema inmunitario, que protege contra las enfermedades. Y la dieta resulta esen- cial para permitir que estos seres microbianos crezcan y eviten desequilibrios que pueden dar al traste con la salud del intestino.

Los llamados alimentos prebióticos constituyen una buena fuente de alimento para ciertos grupos de estas bacterias intestinales saludables.

Las alcachofas, el puerro y los espárragos son ricos en ingredientes prebióticos, como la inulina, los fructooligosacáridos o los galactooligosa- cáridos, entre otros. También el plátano y el ajo son alimentos ricos en prebióticos.

“Aunque estos prebióticos no pueden ser digeridos de forma directa por el organismo, sí contribuyen a aumentar el tránsito intestinal y serán aprovechados por los microorganismos del intestino”, apunta Mateos. En otras palabras: los prebióticos son el “alimento” de los bichos saludables que viven en el intestino.

2. Escoger fibra y granos enteros

Si lo que queremos es cuidar el intestino, lo conveniente es optar por una dieta rica en fibra, presente en verduras, legumbres y frutas.

Algunos alimentos con alta cantidad de fibra son la manzana, los arándanos, la alcachofa, las lentejas, las arvejas y los garbanzos.

Los expertos afirman que estos alimentos, además, pueden reducir el crecimiento de bacterias perjudiciales para el intestino y, por el contrario, estimular el crecimiento de microorganismos que cuidan la salud intestinal, como las bifidobacterias, lactobacillus y otras especies saludables llamadas bacteroidetes.

Para asegurarse de que uno come suficientes alimentos ricos en fibra, la experta de SEFAC recomienda incluir vegetales en todas las comidas y todas las cenas, además de escoger alimentos en su forma integral, procurando disminuir las harinas refinadas.

3. Tomar productos fermentados

Los beneficios de los alimentos fermentados como el kéfir, el yogur natural y la leche de soja para la salud intestinal también son de sobra conocidos. Eso sí: evite los yogures aromatizados, de sabores o edulcorados, ya que contienen una cantidad de azúcar por encima de lo recomendable.

4. Hidratarse

Además de alimentarse bien, y seguir las pautas de la dieta mediterránea (con preferencia por los cereales de grano entero), no hay que descuidar la hidratación, un hábito esencial para todas las personas.

"Para cuidar la salud intestinal, no de-bemos olvidarnos de mantener un adecuado aporte de líquidos, en forma de agua y alimentos con alto contenido en la misma", dice Ana María Mateos. l



  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2019 Opinión. Todos los derechos reservados.