Cochabamba, Bolivia, Domingo 6 de enero de 2019
Revista Así

 Mitos y verdades de la infidelidad femenina

Existen creencias que aseguran que a las mujeres se les dificulta más engañar a sus parejas por razones de inhibición. Investigaciones demuestran lo contrario. <BR>
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 59.090909090909
Compartir
TEXTO: cnnespanol.com FOTO: sumedico.com | 06/01/2019

Las mujeres son más fieles que los hombres. Las primeras engañan por amor y los segundos, por sexo. Ellas son menos aventureras sexualmente que los varones. Este un guión que muchos de nosotros, ya sea por tradición o por Hollywood, seguimos cuando pensamos en la sexualidad femenina. Sin embargo, está basado en suposiciones sin fundamento acerca de la forma en que las mujeres ven, practican y se involucran en el sexo, escribe Wednesday Martin, autora de "Untrue", en la que extrajo datos y entrevistó a 30 expertos y mujeres de todos los ámbitos de la vida para descubrir hechos sobre la sexualidad femenina. Estos son algunos de los mitos y conceptos erróneos más comunes en este campo:

Mito: las mujeres engañan por

razones "emocionales"

Cuando las mujeres son infieles es fácil asumir que engañan por la insatisfacción con su relación, porque se enamoran de otra persona o porque están buscando una manera de terminar su matrimonio.

"Estoy convencido de que creemos esto porque lo suponemos, y luego socializamos a otras personas para creerlo", dijo Martin. "Pero retire el lenguaje, preste atención a la narración y los datos, y escuchará cosas similares de ambos sexos: la infidelidad es emocionante y gratificante para muchos hombres y mujeres, emocional y físicamente".

Estudios demuestran que las mujeres que usan Internet para encontrar parejas para una aventura, lo hacen principalmente por sexo.

Mito: las mujeres no tienen

encuentros de una sola noche

No es necesariamente cierto que las mujeres no quieran un solo encuentro sexual, sino que tienen menos oportunidades para los niveles más bajos de las llamadas microtrampas.

"Los hombres tienen ´zonas grises de infidelidad´, como bailes en clubes de striptease y masajes ´de final feliz´, que les facilitan tener experiencias sexuales fuera de su matrimonio o de una relación a largo plazo", explicó Martin. "Dado que los estudios sugieren que las mujeres necesitan variedad y novedad en sus experiencias sexuales, al menos tanto como los hombres, es una pena que no tengamos esas zonas grises", agregó.

Mito: las mujeres son menos

aventureras sexualmente

Las investigaciones sugieren que las mujeres en sus 20 años son aventureras sexualmente. En un estudio reciente, tenían el doble de probabilidades que sus compañeros varones de ir a una fiesta con fines sexuales.

"Es importante evitar las presunciones de que los hombres son más sexuales y son los impulsores del comportamiento sexual femenino", dijo.

Mito: la monogamia es más fácil para las mujeres

Muchos de los expertos entrevistados por Martin sugirieron que la monogamia también puede ser un desa-fío para las mujeres. Es una creencia de larga data de que ellas "se apagan" para el sexo y las relaciones más rápidamente que los hombres porque disfrutan menos del sexo y tienen menos libido. Sin embargo, los hallazgos de investigaciones recientes rechazan esta suposición.

Por ejemplo, las mujeres que tienen poco deseo sexual y tienen relaciones a largo plazo admiten que aún sienten lujuria por nuevas parejas.

Otros estudios han encontrado que los cuerpos de las mujeres responden a una variedad más amplia de estímulos sexuales que los de los hombres. "Esto hace un caso bastante convincente de que las mujeres luchan contra la monogamia al menos tanto como los hombres, y probablemente más", sentencia Martin.

Estos datos demuestran que las mujeres tal vez son más abiertas sexualmente de lo que la sociedad a menudo construye. l



  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2019 Opinión. Todos los derechos reservados.