Cochabamba, Bolivia, Domingo 11 de noviembre de 2018
Revista Así

Daniel Travesí: el showman de Tra La La

El destino marcó su vida profesional. Dedicó 36 años de su vida al mundo artístico, al igual que su familia, y asegurá que serán muchos más.<BR>
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 58
Compartir
TEXTO: JIMENA NÚÑEZ LARRAÍN FOTO: DICO SOLIS Y DANIEL TRAVES’I | 11/11/2018



Cuando el arte se lleva en las venas, poco o nada se puede hacer para ir en contra. Este es el destino que le tocó vivir a Daniel Julio Mauricio Travesí Canedo, quien solo usa el nombre de Daniel.

El artista revela que no sentía mucha inclinación por la profesión artística, pero que la vida se encargó de enlazarlo con el arte y la producción artística durante casi cuatro décadas, tiempo en el que vivió experiencias buenas y malas que lo convirtieron en el profesional que es hoy en día.

Este próximo fin de semana, Daniel se presentará en La Paz, junto a David Santalla y Vicente Valenzuela, inaugurando la gira nacional del “Cuarto festival del humor”. Posteriormente, el elenco estará en Santa cruz y finalizará sus presentaciones en Cochabamba.

“Tengo preparada una sorpresa para mis compañeros de tablas; estoy muy ilusionado con esta gira. Reviviré a un personaje que, en su época, causó muchas carcajadas”, comenta Travesí.

Se abre el telón

El abuelo paterno de Daniel, Fernando Travesí, llegó de España a Bolivia el siglo pasado, con un legado artístico que aún pervive en el seno familiar. Desde que él era niño recuerda como sus padres, Julio Travesí Anido y Gilda Canedo Guevara, convivían con la actuación, desarrollando su fino humor.

“Mis padres trabajaban en este ramo y por eso viajaban con frecuencia, principalmente al Perú, donde nací y radiqué por espacio de tres meses; luego nos establecimos en Cochabamba”, afirma el tercer hijo de la familia Travesí Canedo.

Sus hermanos mayores, Cecilia y Peter, también se dedicaron al arte como sus padres y abuelo. Posteriormente, llegaría la última integrante de la familia, Jeanine.

Cuando Daniel cumplió los siete años, su padre falleció. “Casi no llegue a conocerlo. Mis hermanos mayores tienen más recuerdos de él”, asegura Travesí.

Durante su infancia se mantuvo alejado de todo lo relacionado al mundo artístico. Se formó en el colegio Loyola, del cual egresó en 1983.

“En esa época comencé a desarrollar algunas actividades tras bambalinas, en el espectáculo que montó mi familia”, dice.

El show se llamaba “El mundo de los niños” y se presentaba en un pequeño salón que estaba ubicado en la avenida Ballivián (El Prado). Allí se daban cita familias enteras, padres, niños y hasta abuelos, aunque el espectáculo estaba dirigido a niños. Pronto, su hermano Peter Travesí se dio cuenta de que los adultos gozaban mucho del espectáculo, por eso, comenzó a diseñar uno para adultos, así nació Tra La La Show y su primera presentación “Esto es café concert”, junto al músico y compositor Dennis Lacunza.

Como él ya estaba vinculado con la producción de espectáculos familiares, poco a poco, le tocó subir al escenario para interpretar algunos personajes y, finalmente, asumir el rol de presentador del show de humor.

“Mi hermano me ayudó a perder el pánico escé-nico. La primera vez que subí a un escenario estaba muerto de miedo, pero lo superé. Para mí fue difícil, ya que era bastante tímido”, recuerda Travesí.

Entre los personajes que Daniel interpretó y que conquistaron al público están Jhonny Rico, Jhon White, el Camba, el Árabe, el Viejito; pero la figura más importante para él es Ramoncito, conceptualizada por su finado hermano.

Posteriormente asumió la conducción del Show “La felicidad comienza con fé”. Paralelamente a su actividad artística, Daniel ingresó a la carrera de Economía en la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), pero sus actividades dentro del mundo del espectáculo no le permitieron culminar su carrera profesional.

“Estaba en mi mejor época. Era mi momento, estaba como pez en el agua”, señala Daniel.

apoyo importante

Sin proponérselo, comenzó a involucrarse en el estudio de grabación de Tra La La Show, con la producción de pistas de sonido, música para el espectáculo, jingles y otros, tanto para las producciones internas como para empresas externas.

“Aprendí y me gustó. Así fue como empecé a incursionar en otro campo que era complementario pero muy diferente a la vez”, relata.

En esos años trabajó con Javier Holquera de Chile y la cantante cochabambina Gilka Gutiérrez en la agencia Eureka Publicidad.

“Con la muerte inesperada de mi hermano Peter, en 1990, las cosas cambiaron mucho y comencé a tener más responsabilidades y participación en las producciones familiares”, afirma Travesí.

Al mismo tiempo y sin planificarlo, Daniel también incursionó en la producción televisiva, en la agencia Protelce de su hermana Cecilia, donde aprendió a hacer cámaras y edición de videos.



formador de nuevas generaciones

Actualmente, Daniel Travesí sigue trabajando en Tra La La Show y, además, se encarga de formar a una nueva generación de artistas en su escuela Sistema Integral de Artes Escénicas (Siarte), donde se enseña actuación, canto y baile.

Los años pasan y aunque la vocación artística de Daniel Travesí está consolidada, él sigue tejiendo sueños en el mundo del arte l





  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2019 Opinión. Todos los derechos reservados.