Cochabamba, Bolivia, Domingo 8 de octubre de 2017
Revista Así

Priorizarse a uno mismo: Un saludable y desinteresado arte

Importante. “¿Si no tienes amor propio, a qué amor puedes aspirar?”, sostiene el escritor Walter Riso, para ejemplificar la importancia de que una persona tenga una autoestima elevada.<BR>
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 60.13698630137
Compartir
TEXTOS. valeria sabater, la mente es maravillosa// foTOS. media.lrytas.lt y netdoctor.cdnds.net// | 08/10/2017



Priorizarse a uno mismo es una práctica saludable, útil y necesaria. Llevar a cabo tal artesanía no es un acto 

de egoísmo, porque querer a esa persona que se refleja en nuestro espejo

sin excusas, fisuras o aplazamientos es cuidarse: invertir en bienestar

personal y calidad de vida. Aún más, quien se atiende como merece pue-de también ofrecer lo mejor de uno

a los demás.

Por ejemplo, resulta curioso saber que el propio Sócrates centró parte de sus enseñanzas en el concepto

del autocuidado o en lo que se definió en ese momento como “epimeleia heautou”.

Más tarde, Michel Foucault incidiría una vez en esa idea, para desmenuzarla un poco más y concluir en lo

siguiente: solo cuando una persona logra conocerse verdaderamente, ocupándose de sí mismo y ofreciéndose valor, puede alcanzar la auténtica libertad.

La verdad es que no sabemos en qué punto y por qué razón se nos inculcó a la mayoría que poner en práctica semejante estrategia era poco más que un acto interesado y egoísta. Se confundieron términos, hasta el punto de hacernos creer que el altruismo

y el respeto del otro no armoniza en absoluto con el autocuidado o con poder priorizarnos como lo merecemos. Algo totalmente falso.

Así, y casi sin darnos cuenta, hemos ido construyendo relaciones donde habita ese devoto sacrificio donde pensar que cuanto más ofrezcamos

a los demás más nos querrán, más nos valorarán. Vínculos donde lo que hacemos en realidad es abandonar

el amor propio en una cuneta, y a su suerte, sin mirar atrás pensando que hacemos bien, que eso es lo que todos esperan de nosotros.

Evitemos esta práctica malsana que es en esencia el desencadenante de muchos de nuestros problemas, frustraciones, ansiedades, noches de insomnio y hasta de dolores físicos…

Quien deja de priorizarse, se agota

Cuando uno deja de darse su lugar para llenar su agenda, su mente y voluntades con el “debo hacer esto

y aquello”, “esperan de mí lo de más allá” o “tengo que hacer esto por esta

persona” lo que consigue en realidad es drenarse. Se vacía de energía,

de identidades, de deseos y ante todo de autoestima. Lo más complejo

de todo ello es que a veces, llevamos a cabo estos actos sin pensarlo apenas, sin reflexionar durante un momento en sí de verdad queremos hacer ese favor, ese acto, esa acción.

Los psicólogos nos explican que caemos en el automatismo del “hacer, hacer, hacer”, racionalizando esas acciones como algo natural y necesario. Porque si somos útiles a los demás, seremos valiosos y porque si somos necesarios para nuestras personas queridas, entonces seremos amados. Sin embargo, esta regla de tres no siempre da el resultado esperado;

de hecho, raras veces lo hace. Lo

que sucede en estos casos es algo

tan devastador como triste.

Al percibir que no se valoran nuestros esfuerzos y sacrificios continuos, desarrollamos una visión muy crítica de nosotros mismos, nos culpabilizamos por haber sido tan ingenuos,

tan devotos, tan confiados. Esa voz

interna puede ser a veces muy cruel

y cuando esto sucede, no tarda en aparecer la somatización, traducida cómo no, en ese dolor muscular,

en ese cansancio que nos atenaza,

en esos problemas digestivos, esas

infecciones, esa cefalea, esa caída preocupante del cabello…

Aprende a “servirte”

Hay muchas personas así, incrustadas en itinerarios ajenos, como locomotoras que transitan por raíles de otros territorios, de otros mundos alejados del suyo. Llevan cargas que no son suyas como propias y no disponen ni de un solo día de vacaciones; un día para ser ellos mismos y cuidarse, para servir a sus deseos en exclusiva. Mantener esta situación durante mucho tiempo pone en peligro nuestro equilibrio y nuestra salud, y es por ello que recomendamos para esta inercia un cambio de enfoque.

CÓMO APRENDER HACERLO

EN CUATRO PASOS

Tiempo. Las personas que han dejado de priorizarse han automatizado la palabra “sí”. Ante cualquier demanda, la palabra mágica es enunciada como un resorte imposible de controlar. Es necesario poner freno a este impulso; por ello, cuando alguien nos pida, nos sugiera o nos mande algo, lo recomendable, antes de nada, es guardar silencio. Evitaremos dar una respuesta inmediata para reflexionar unos minutos y valorar con sinceridad si queremos o no hacer lo que nos

piden. Aprendamos a decir “NO”.

Perspectiva. Para aprender a cuidarnos, a servirnos a nosotros mismos es necesario manejar la distancia

-ampliándola o acortándola- con todo lo que nos envuelve. Llega un momento en que la persona automatiza tanto la necesidad de “hacer, hacer, hacer” que se pierde la perspectiva. En este sentido, decir “no quiero, no puedo, hoy me priorizo yo” no es el fin del mundo.

Frases auxiliares. Nunca está de más tener una pequeña colección

de frases que nos pueden ayudar

en ciertos momentos a proteger

las propias necesidades, la identidad o el tiempo personal. “Lo siento, pero ahora mismo eso que me pides no me va bien”, “Agradezco que hayas pensado en mí para eso, pero voy a dedicarme tiempo”, “En este momento no me apetece hacer lo que me pides, necesito estar conmigo”.

Parar algunas charlas. Todos sabemos cómo empiezan esas conversaciones que al final, acaban con una demanda. Esas florituras palabras donde el agasajo culmina con la proposición y donde a menudo, se da por sentado que lo vamos a cumplir. Puesto que ya estamos más que

entrenados en esas estrategias, aprendamos a detenerlas cuanto

antes. Evitaremos agotarnos y practicaremos la asertividad.

Para concluir, estos cuatro pasos no se aprenden de un día para otro. Si ponemos voluntad y tomamos

la firme decisión de cuidarnos más

y de entender que priorizarnos es

en realidad un acto desinteresado, necesario y vital, día a día seremos más eficaces en estas estrategias: manteniendo el cuidado por el otro, pero también por nosotros.






Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.