Cochabamba, Bolivia, Domingo 16 de julio de 2017
Revista Así

Cultura Andina: Los encantadores del viento

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 62.178217821782
Compartir
TEXTO y FOTOS: Diego Echevers TÓrrez/// | 16/07/2017

Músicos de la localidad, posando para el lente inquieto del fotógrafo

CULTURA AiMARA

del tiempo y DEL espacio

El documento que usted tiene entre manos representa un largo trabajo de fotografía documental que registra una profunda travesía hacia las altas cabeceras de valle que se conforman en la provincia Camacho del departamento de La Paz, Bolivia. Su punto de partida es el sonido de una de las manifestaciones musicales más profundas de la cultura aimara: el Jach´a Sikuri, milenario del Ayllu Taypi que con el tiempo se hizo conocido –reduccionalmente- como sikuri de Italaque.

Su potencia sonora ha hecho de esta manifestación cultural una de las más importantes de la región, y por ende, también de todo el país. Ha influenciado una cantidad inimaginable de melodías y composiciones criollas, que acunadas en las cumbres que silban los sonidos que se emulan a través de los sikus,

se han convertido hoy por hoy en el

sello musical de Bolivia. Sin embargo, no es hasta ahora que podemos decir que realmente conocemos muy poco de la inagotable veta cultural que se expresa en este instrumento, y particularmente de la cosmovisión del Ayllu Taypi, que es quien ha logrado persistir en el tiempo a través del sonido y el corazón de este siku.

La historia que se ha documentado en este trabajo proviene de la comunidad Taypi Ayca, más famosa e importante de todo el Ayllu, y de donde provienen las historias y los mitos vivientes del sonido y la expresividad del jach´a sikuri.

El origen de su nombre se traduce

como el “Centro del Cariño” y militantemente debemos afirmar que así es, y con justa razón.

Contradictoriamente con la agresividad del frío de julio, las altas cumbres y el viento que se arremolina constantemente, su gente es amable y llena de cariño, caritativa hasta los huesos y musicalmente excepcional. Para ellos, el sikuri es un viaje, así como la vida misma; un viaje en el tiempo, por los recovecos de la memoria y también una hoja en blanco sobre la que se escribe la voluntad de la comunidad hacia el futuro. “Sikuri es uno y somos todos” dicen; es el sonido de uno para hacer la comunidad, “es el canto de nuestros cerros y el viento que hace que llegue la helada para preparar el chuño en la fiesta de la Virgen del Carmen.”

Esperamos pues que nuestro trabajo ayude a que más bolivianos se animen a viajar a la profundidad de este país que tiene inagotables secretos para ser develados, y que la fotografía expresada en esta pequeña parte de la historia que tenemos documentada, también permita descubrir qué es lo que hace que el Ayllu Taypi, y que particularmente Taypi Ayca se proyecte como el centro de la energía inagotable que mueve a la Pachamama. Por todo lo anteriormente mencionado, la colección Jach´a Sikuri es una historia profunda, contada a través de rostros heroicos de los hombres y mujeres que han heredado del tiempo y los cerros, el poder para encantar el viento de los andes.






Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.