Cochabamba, Bolivia, Domingo 14 de mayo de 2017
Revista Así
Gabriela Arraya/// La coordinadora de un ambicioso proyecto para prevenir el abuso sexual infantil nos explica cómo apoyar la iniciativa

Niños bien (in)formados

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 58.090452261307
Compartir
Por: MIRLA SAHONERO C. | 14/05/2017


Según una estadística del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), casi 228 niñas y niños son explotados sexualmente cada hora de cada día en América Latina y El Caribe. 

En Cercado-Cochabamba, del total de denuncias que la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (DNA) recibe diariamente, un 90 por ciento corresponde a casos de abuso sexual infantil.

Ante este alarmante panorama, proteger a la infancia se hace urgente; es así que esta oficina lleva adelante un proyecto de formación, dirigido a niñas y niños, sus padres y profesores, denominado Campaña de Prevención del Abuso Sexual Infantil “Cuentos que no son Cuentos”.

“Una adecuada educación sexual a temprana edad y una buena comunicación entre los padres y los hijos disminuye en un 80 por ciento la probabilidad de abuso sexual infantil”, indica la Coordinadora de la Unidad de Prevención de esta división, Gabriela Arraya, a manera de presentación de esta iniciativa, cuya primera versión ya se desa-rrolló con éxito en Argentina (la campaña “Todos contra el abuso infantil”, de la congregación Ministerio de Restauración Sexual).

Como cuenta Arraya, una vez presentado y aprobado el proyecto, se procedió a adecuar los contenidos del programa argentino al contexto cochabambino, de modo que los materiales didácticos respondan a las realidades de su público.

“Lo que buscamos es brindarles a nuestros niños las herramientas necesarias para prevenir el abuso sexual”, explica Arraya, para quien la autoprotección es tan necesaria como los mecanismos de seguridad externos; lo que depende mucho de la información con la que las poblaciones vulnerables cuenten, solo posible a través del diálogo y la supresión del secreto.

“El secreto es una herramienta del abusador para mantener en silencio a su víctima”, interpreta Arraya.

Con el lema “Yo te creo” (en referencia al valor de creer en lo que cuentan los niños), la campaña se despliega en torno a tres ejes y temas: la autoestima (“Soy un regalo de Dios”), la sexualidad informada (“Tengo partes privadas que debo cuidar”) y el diálogo con confianza (“Los secretos no sirven”).

Habiendo concluido las dos primeras etapas (en las que llegaron a centros infantiles, centros de educación especial, iglesias y grupos de funcionarios municipales), el proyecto ahora inicia la tercera fase, llevando a cabo talleres de capacitación en unidades educativas, donde niños de 4 a 8 años (nivel Inicial hasta Tercero de Primaria) aprenden mediante la proyección de tres vídeos animados, la lectura del libro ilustrado “Cuentos que no son cuentos” y cantando la canción de la campaña (“Decir No”).

Para acceder a estos talleres solo es necesario enviar una carta a la Jefatura de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, firmada por personal de la unidad educativa, ya sean los directores o psicólogos. Para más información puede llamar a los teléfonos: 4793050 y 800140206.






Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.