Cochabamba, Bolivia, Domingo 14 de mayo de 2017
Revista Así
Realidad. Muchos dicen que la falta de espontaneidad disminuye la pasión; pero, un estudio revela que el secreto está en ser menos espontáneos a la hora de amar.

El sexo positivo, un truco sexual

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 60.523560209424
Compartir
TEXTO. Monica De Haro, yahoo.com// | 14/05/2017



Planificar los encuentros acabar con la sequía

El motivo por el que muchas parejas fracasan es la falta de entendimiento en el terreno sexual. Más allá de la complicidad que debe existir, la frecuencia es uno de los factores que más desencuentros provoca. Y es 

que además del ritmo de vida, las necesidades de cada uno son diferentes y nuestros estados emocional y físico pueden hacernos caer en la desgana.

La falta de sexo acaba antes o después con cualquier relación por muy amigos y cómplices que se sea en todo lo demás. Los expertos aseguran que llevar una vida sexual plena que dé lugar a una convivencia más feliz y a la plenitud de ambos miembros es determinante para que las rela-ciones funcionen y se prolonguen en el tiempo.

De hecho un estudio reciente realizado por la Universidad de Toronto demuestra que la planificación puede ser la verdadera fuente de la felicidad conyugal. Se suele pensar que programar el sexo mata la pasión pero no es cierto, al contrario, ayuda a que cada vez haya más ganas de tener encuentros sexuales y combate la rutina, la apatía y la frustración.

Cuando nos “obligan” a hacer algo se nos quitan las ganas, entonces ¿cómo vamos a poner fecha y hora a algo tan supuestamente institivo y animal como el sexo? Por ejemplo, muchas parejas tiene que marcarse un calendario sexual cuando quieren tener hijos y esto genera un estrés y una sinfín de malos rollos (no siempre) pero es diferente a lo que nos plantean este estudio.

Lo que nos sugieren los investigadores es una práctica mucho más sencilla e incluso una acción bastante más romántica que se puede poner en práctica en cualquier momento y, como aseguran quienes han participado en el estudio, puede mejorar tu vida sexual en solo una semana.

Se trata de rememorar con tu pareja esos momentos íntimos (sexuales) que te teletrasportaron a un lugar ideal en el que todo encajaba y fluía con normalidad, a ese instante de felicidad suprema tan deseado

y fugaz que te renueva por dentro y por fuera.

En eso consiste la planificación, en intentar concentrarse en revivir esos momentos y esas prácticas con las que tanto disfrutaste tiempo atrás.

Algo así como elaborar tu “whishlist” particular, pero no a solas sino con él o con ella, e ir anotando cada día aquello que les gustó más a cada uno. Pasarán un buen rato recordándolo y la tensión sexual irá en aumento a medida que avanza la semana.

Cuando hayan completado su lista de deseos, cada uno debe enviársela a su pareja en un mensaje o un email; ¡cuidado! Si no tienes dirección personal de correo electrónico, mándalo por WhatsApp pero no al del trabajo, hay que ser precavido.

A esta práctica se le llama “sexo positivo” porque implica revivir los mejores momentos vividos en pareja y concentrarse en aquello que le gusta a la otra persona (pero también a ti) reforzando así el vínculo afectivo.

Otra de las grandes ventajas de este “truco sexual” es que es una manera de salir de la rutina que afecta a cada vez más gente que no tiene que ver tanto con un comportamiento aburrido sino en ni siquiera encontrar un instante para el sexo. Y, cuando se encuentra, este se soluciona en pocos minutos sin dejar lugar a la fantasía ni a la pasión.

Lo importante es llevar una vida sexual plena que genere una convivencia más feliz y a la plenitud de la pareja.

De este forma ya ha quedado claro qué es lo que quieres, ¡y por escrito! Lo demás ya es cosa suya.








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.