Cochabamba, Bolivia, Domingo 9 de abril de 2017
Revista Así
Feria de Novias “Tu día especial” 2017. Las ceremonias de casamiento suelen detonar muchas ilusiones y expectativas entre los involucrados, ¿también están inclinándose hacia ciertas modas y tendencias?

Ahora las bodas requieren más que una pareja enamorada. “Sí, acepto”... una gran fiesta

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 57.080291970803
Compartir
TEXTOS: MIRLA SAHONERO CAMACHO/// fotos: froi heredia, PIROTECNO, MANUEL MURAZZO, PAOLA ARANDIA// | 09/04/2017



Son las 18:30 y mientras el minutero del reloj está en cuenta regresiva, la mente está absorta en recuerdos y anécdotas de un amor que a partir del sí quiero comenzará a escribir una sola historia de vida familiar. Hoy, ya está todo dispuesto para la celebración nupcial, la iglesia, los detalles florales, el ajuar, el local, la mantelería, los centro de mesa y todo aquello que hará de este día una fecha inolvidable.

Actualmente, detrás de cualquier evento hay toda una máquina de empresas que sincronizadamente van generando ideas y ofertando al mercado lo nuevo, lo que está de moda y lo que recién vendrá y todo esto fue condensado en la Feria de Novias “Tu día especial” 2017, que se realizó en Notre dame. Eventos y convenciones; donde la mayoría de las empresas cochabambinas se dieron cita para dar a conocer sus productos.

Toques verdes

Buscando que sus visitantes sean partícipes del espíritu festivo, Notre Dame tenía dispuestas mesas, capas de tul, manteles, vajilla y flores al modo de una verdadera celebración matrimonial. Repartidos por todo el salón (como distinguidos invitados), organizadores de eventos, chefs, gerentes y diseñadores recibían a las parejas, contestando preguntas, despejando dudas y explicando cada detalle que captaba su atención.

Con un atractivo stand, dominado por tonos verdes, Confeti Eventos mostraba dos de las temáticas más populares de la última temporada nupcial: la ecológica y la vintage, que se traducen en decoración inspirada en paisajes naturales (plantas) y ornamentos bohemios (piezas de apariencia antigua).

Como explica Noelia Severich, diseñadora de esta empresa, aunque estos estilos son más notables en la escenografía, también suelen imprimirse en la vestimenta de las parejas y la música que ameniza la velada.

Aunque es más conocida por su presencia en fiestas infantiles, Confeti busca ahora posicionarse en el mundo de las bodas, gracias a sus servicios de catering dulce, ambientación, mobiliario para escenarios, florería y vajilla (en conjunto cotizados entre los 2 mil a 6 mil bolivianos). En el caso específico de los postres – cuestan entre 3,50 a 6 bolivianos cada masita o dulce– Severich señala que tanto el sabor como el empaque deben encantar por igual.

Una atracción que cada vez es más esperada en las bodas es la que ofrece Pirotecno, un servicio de despliegue de pirotecnia fría. Su gerente regional, Edwin Orellana, indica que, a pesar de un inicio difícil, en su tercer año en Cochabamba la aceptación ha sido abrumadora (también trabajan en Tarija y Sucre). “En una boda, quienes deben resaltar son los novios”, apunta atinadamente, ya que este es precisamente el aspecto primordial de Pirotecno: en tiempos en los que llamar la atención es tan importante, un espectáculo de luces resulta ideal. Según el representante, los mejores momentos para encender los dispositivos son: la llegada de los novios al local, su baile principal al medio del escenario y cuando se parte la torta, y los precios varían en función al tipo de demostración, Orellana indica que existen cuatro combos estándar, que cuestan desde 460 hasta 1.100 bolivianos. Mientras el paquete básico incluye cuatro generadores (sparks party) para 35 segundos de show, al más completo se añaden dos disparadores, uno con efecto de lluvia de luces, un boats (19 disparos) y un mortero.

La moda nupcial

La tradición indica que el primero en mostrar su atuendo es el novio, así que comencemos por él. Como ya es tradición, los reputados trajes de colección de Almanza –cuyos precios van desde los 1.800 bolivianos hacia arriba, incluyendo posibles arreglos al traje– son una excelente opción para los futuros esposos, quienes también pueden pedir la confección de trajes personalizados.

De acuerdo a María del Carmen Gutiérrez, ejecutiva de ventas, a pesar de que los colores más solicitados son azul oscuro, plomo y gris, los novios están perdiendo el miedo a variar, como aquel saco blanco de colección, con un detalle negro en la solapa, que se vendió con tal éxito que se acabó en dos meses.

Otra costumbre que los novios cochabambinos parecen estar dejando atrás es la de ocultar sus figuras. Como advierte Ruddy Luján, presidente ejecutivo de “Rudis”, en los últimos años el Slim Fit se impuso de tal manera en los trajes –los anchos Classic Fit quedaron muy atrás– que los hombres lucen cada vez más estilizados (aire europeo) en sus atuendos nupciales.

Igualmente, Luján percibe un nuevo y particular fenómeno en las decisiones fashion de los novios locales: la influencia de los eventos mediáticos. Con más frecuencia, los clientes de Rudis visitan sus instalaciones con fotografías de celebridades deportivas como Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, pidiendo replicar los elegantes atuendos que estos titanes del fútbol lucieron en galas del Balón de Oro. Sea cual sea el origen del diseño, lo que Luján asegura es la calidad de sus creaciones, que pueden costar entre 1.600 y 2.350 bolivianos (trajes completos).

La moda femenina también es altamente determinada por los casamientos de los famosos. Como recuerda Sonia Vázquez, diseñadora y gerente de Alteza Atelier, los vestidos que la querida princesa Diana y su actual “heredera”, la princesa Catalina (Kate Middleton) de Inglaterra, usaron han sido los que más han inspirado a las novias de los últimos cuatro años.

Los precios de los vestidos de Alteza

fluctúan alrededor de los 3.500 bolivianos, y se incrementan o bajan en función a la dificultad de la confección y los elementos ornamentales.

Y comieron felices por siempre

Como bien hace notar Milena Mayer de Garrett, propietaria y chef de “Milena” –restaurante que ofrece servicios de catering y repostería fina– cuando se trata de decidir lo que los invitados encontrarán para comer, se tendrán en cuenta dos objetivos: que queden saciados y que disfruten del sabor de cada bocado.

Una excelente alternativa para asegurar este componente es Cuky’s Candy & Bakery, el servicio de pastelería de Cuky’s Event Center, empresa organizadora de eventos. Detrás de una mesa perfectamente repleta de manjares, la chef principal y gerente de Cuky’s, Pathy Antezana, describía los tres estilos decorativos dispuestos en ella: clásico (tonos dorados), París (favorito de las quinceañeras) y primaveral.

Como sus colegas, la chef admite que muchas parejas la buscan con ideas muy claras de lo que quieren y aunque trata de complacerlas, se prohíbe copiar. “De alguna manera tengo que darle mi toque”, señala la chef, quien también considera que un número de tres o cuatro masitas por invitado es el ideal. ¿Y en qué momentos? Después de la cena y antes de la torta, de modo que puedan saborear sin hambre.

La torta, cuestión de identidad

Para Manuel, chef de Manuel Murazzo Cake Design, fue desde el año pasado que se impuso el boom ecológico en las tortas de boda, utilizando un decorado rústico con el que disfruta experimentar. Otra tendencia que le gusta abordar es la de las tortas temáticas, es decir, aquellas que de alguna forma impriman parte de la personalidad o historia personal de los novios. Una de sus favoritas, en este estilo, fue una de cuatro pisos, que en cada nivel mostraba un momento importante de la relación de la pareja.

Dependiendo del diseño y los ingredientes usados, una torta Murazzo puede costar 5.500 bolivianos (para cerca de 200 invitados); por porción, el precio puede ir desde 15 hasta 30 bolivianos.

Finalmente, “como la cereza del pastel”, aparecen los muñequitos de la torta, que, en su versión personalizada han superado su función meramente decorativa.

En su tercer año con Paola’s Cake Toppers, su propietaria, Paola Arandia, deja ver que tiene un acceso especial a la relación de la pareja. Mientras la decoración, la comida y la música suelen estar más dirigidas a la satisfacción de los invitados –su confort, sorpresa y placer– las figuras que los novios elijan como representativas dice mucho sobre su identidad: bromistas (con la novia obligando al novio a casarse, a veces a punta de pistola), modestos (escenarios poco elaborados) y/o profundamente enamorados (una de sus favoritas retrata a una pareja ataviada con trajes orientales, honrando el origen del novio). “Se veía que realmente se amaban”, recuerda Paola.

Los precios de estas piezas fluctúan entre los 200 y 350 bolivianos, rango que incluye una posibilidad adicional: tener un recuerdo extra-especial de la relación que se proclamó en un día...sí, especial.






Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.