Cochabamba, Bolivia, Domingo 19 de marzo de 2017
Revista Así
Excelencia y calidad. Los ocho músicos, varios de ellos laureados en el Concurso de Piano de Totora, tienen preparado un repertorio de primer nivel, auspiciado por el Centro Boliviano Americano.

Concierto de otoño: jóvenes pianistas ofrecen un concierto

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 60.190476190476
Compartir
texto: revista asÍ/// FOtoS: EMILIO ALISS/// | 19/03/2017



NUEVOS TALENTOS

Ocho talentosos pianistas ofrecerán un concierto en el nuevo Auditorio del Centro Boliviano Americano, este viernes 24 de marzo, a las 19:00.

Josué Terceros Peredo, Miguel Olivera Barrios, Wilmer García Sánchez, Camila Eduardo Soria, Carlos Larraín Vera, Isabel Vargas Oporto, Lorenzo Valerio Méndez y Camila Patiño Mendoza interpretarán obras del repertorio universal, latinoamericano, nacional y popular. También interpretarán música de cámara (un Trío de Hans Sitt y un arreglo para Trío de “Rompe Cantarito”) gracias al concurso de Ariana Stambuk, cellista del Trío Apolo y de Mishelle Villarroel, violinista.

Los ocho pianistas son alumnos

del maestro Emilio Aliss, quien desde el año 1986, ha contribuido con la formación de varios jóvenes bolivianos, muchos de ellos premiados en varios concursos de piano.

Aliss tiene estudios de piano y de educación musical realizados en el Conservatorio de Ginebra, Suiza.

Es solista de larga trayectoria, dedicado actualmente al Trío Apolo, con

el que ha grabado varios discos y realizado conciertos en Brasil, Chile,

España y Suiza.

Consciente de los beneficios y peligros de la competencia al interior de su clase, dada la profusión de talentos que la incluyen, Emilio comenta al respecto: “Este es un tema del que hablo con mis alumnos, por su importancia. Creo que el beneficio de la competencia depende del objetivo que le asignamos. Si competimos para ser mejores que los demás, corremos el riesgo de alimentar el ego y generar malestar propio y ajeno.

Si competimos para empujar nuestros propios límites y ser mañana mejores de lo que somos hoy, para obtener cada día una mejor versión de nosotros mismos y para crecer interiormente, entonces todos ganamos, sobre todo en el mundo del arte, donde el portador del mensaje debería ser el amor. Los seres humanos que nos rodean son nuestros espejos, son nuestros maestros para una evolución constante. Y veo en mi clase una solidaridad tan grande, que estoy seguro que la competencia es bien utilizada, para el crecimiento y la motivación de todos y cada uno de mis alumnos.”








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.