Cochabamba, Bolivia, Domingo 8 de enero de 2017
Revista Así

Las mejores posturas sexuales durante el embarazo

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 60.606060606061
Compartir
Por: texto. emujer.mx/// fotos. todosimple.com, emujer.mx, guiainfantil.com/// | 08/01/2017


deseo sexual

IDEAS PARA UNA NOCHE DE PASióN

Un abdomen cada vez más voluminoso y la sensación de tener un pequeño “intruso” como testigo de la propia intimidad hace que el 50 por ciento de las parejas deje de tener relaciones sexuales conforme avanza la gestación.

Sin embargo, mantener la armonía

y la intimidad en la pareja durante

el embarazo es bueno y útil, desde

un punto de vista físico, así como psicológico.

Para la mujer, que dentro de pocos meses tendrá que asumir el rol de madre, seguir haciendo el amor con la pareja es una confirmación importante de su papel como amante.

Además, le hace sentir que mantiene un cuerpo erótico, atrayente y deseable, a pesar del embarazo.

Los hombres aprecian positivamente los cambios físicos que experimentan sus compañeras: el pecho se hace más turgente, grande y receptivo a las caricias, y las curvas de las caderas se marcan cada vez más, haciendo a la mujer más femenina.



PERÍODO DE GRAVIDEZ

Durante el embarazo, el amor resulta muy gratificante. A partir del segundo trimestre, la mujer está más predispuesta y se excita más rápidamente, gracias a un aumento de la vascularización y vasocongestión de los órganos genitales.

Además, libres del temor de concebir un hijo, muchas mujeres se relajan con mayor tranquilidad, consiguiendo más fácilmente el orgasmo.

Una intimidad satisfactoria también tiene consecuencias beneficiosas desde el punto de vista físico: de hecho, el sexo es una “gimnasia” muy útil para estimular la circulación sanguínea, aliviar las tensiones del embarazo y liberar endorfinas (las “moléculas de la alegría”, que ayudan a eliminar el estrés y la depresión).

Hay que investigar un poco, puesto que existen algunas posturas para evitar que la barriga sea un inconveniente para disfrutar del sexo plenamente.



EL MISIONERO

Es la más clásica y “popular” de todas las posturas sexuales: la mujer se tumba boca arriba, con las piernas separadas, y el hombre se pone encima de ella.

Lo positivo de la postura es que solo durante los primeros meses, se puede practicar sin dificultad. Resulta cómoda y natural para la pareja, que puede mirarse y besarse.

LA POSTURA DE LA CUCHARA

La mujer se tumba de lado, con las piernas extendidas o ligeramente flexionadas en ángulo, y la pareja se pone detrás de ella.

Es muy adecuada en pleno embarazo, porque permite descargar lateralmente todo el peso de la barriga. Además, es una postura muy suave y relajante, que favorece las caricias y la intimidad en la pareja.

El hombre también puede estimular otras zonas erógenas de la mujer, como el cuello y las orejas, aumentando

el placer. Sin embargo, es una postura difícil de mantener durante mucho tiempo.



LA POSICIÓN ANDRÓMACA

La mujer está de rodillas, sentada sobre la pelvis del hombre, que está tumbado en la cama. Es la postura favorita de muchas mujeres, además de ser muy estimulante para ambos miembros de la pareja. Resulta muy adecuada durante el segundo trimestre de embarazo.

Por otro lado, si se realiza durante mucho tiempo, puede fatigar las piernas de la mujer.

En este caso, la pareja puede ayudarla a moverse en vertical, empujándole las caderas con las manos.






Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.