Cochabamba, Bolivia, Domingo 8 de enero de 2017
Revista Así

“El arte es un alimento para el alma”

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 60.812182741117
Compartir
Por: mariel claudio cornejo/// | 08/01/2017

Tereza Méndez en el Teatro “José María Achá”.

Hace tres décadas trabaja en el área de Cultura de la Alcaldía de Cochabamba, de las cuales, 22 años está encargada de la boletería del Teatro Achá.

Tereza Méndez es la primera cara amigable que los artistas y el público en general ven al ingresar a estas instalaciones.

“Comencé a trabajar en la Alcaldía de Cochabamba en 1986. Luego de pasar por diferentes secciones del departamento de Cultura llegué a este teatro, que siempre fue un símbolo importante de nuestra ciudad”, recuerda Tereza, quien asegura que -al principio- fue duro, pues los horarios de trabajo eran largos y agotadores.

Sin embargo, el cariño

que sentía hacia el teatro

y el arte hicieron que esta

experiencia sea más placentera y agradable.

“Al principio sufrí mucho porque trabajábamos de lunes a domingo, pero luego esto cambió”, afirma la funcionaria pública.

Según Méndez, la satisfación más grande de su trabajo, es que puede conocer a mucha gente, entre artistas y espectadores, a quienes, en muchas ocasiones, los ve por la calle y la saludan con mucha cordialidad.

“Trabajar acá también me dio la posibilidad de disfrutar de las hermosas presentaciones artísticas”, asegura.

Tereza recuerda que durante estos años, ella se siente reconfortada, porque tuvo la oportunidad de disfrutar de un sinfín de espectáculos. Y reconoce, que hace 10 años, la variedad de producciones artísticas era mayor.

“Tuve la dicha de conocer a artistas famosos de nuestro país y del extranjero. En una oportunidad llegó el ballet ruso y, en otra, una orquesta de música clásica de ese mismo país, los que hicieron vibrar el teatro con sus presentaciones impactantes”, dice con añoranza.

“El Teatro Achá es un símbolo artístico de la ciudad

y es muy valioso por su colaboración al arte. Sería muy hermoso que todos los que vivimos en esta ciudad pudiéramos asistir a todas sus presentaciones, creo seríamos una sociedad diferente, pues el arte representa un alimento para el alma”, dijo.

Y aunque su fuente laboral exige muchas renuncias, ella se siente orgullosa de trabajar en el Teatro “soy como un artista, me debo al público y el teatro es mi segundo hogar”,

finaliza, orgullosa de su trabajo y su vida.






Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.