Cochabamba, Bolivia, Domingo 1 de enero de 2017
Revista Así

Deseos y cambios para iniciar el 2017

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 60.681818181818
Compartir
Por: Texto. Ángela Raya/// fotos. brandcoachingm.fileswordpress.com, blog.occ.com.mx/// | 01/01/2017




PLANES Y PROYECTOS

oportunidad para cambiar

¿Qué recomiendan los expertos

para alcanzar los propósitos que te planteas para el 2017?

Alguna vez has sentido ese deseo profundo de mejorar o de transformar las cosas. ¿Y por qué no plantearte dar un nuevo giro a tu forma de vida? Ver otro trabajo, manejar las relaciones personales o en pareja, trasladarte de ciudad, dar otro propósito a tu vida... en suma son ideas que siempre te persiguen y que ahora que inicia otro año se hacen más presentes que nunca.

"Dejaré de fumar, haré más deporte, fomentaré mis relaciones sociales, buscaré un trabajo que me guste

de verdad, adelgazaré cinco kilos, procuraré ser más tolerante y otros...".

Pero, para cumplir estos buenos propósitos no basta con desearlos: es necesario un cambio de actitud y de pensamiento ¿Por qué no podemos asumirlo? ¿Por qué no aprovechar este paso de año para animarnos

e ir hacia lo que deseamos?

Los primeros meses de esta gestión son para reunir fuerzas y tener la ilusión de comenzar el mejor año de la vida, porque quien se proponga aquello, lo puede lograr.

El Año Nuevo es una oportunidad para mejorar la vida y el hogar, el trabajo. "Voy a comenzar bien para terminar bien. Quizá el año pasado no fue el mejor, al contrario, le dejó un mal sabor de boca, pero este va a ser distinto, es un deseo, un propósito. En la mente surge la idea de que ahora es una nueva oportunidad para no desperdiciar, porque la vida es demasiado breve", hay que empezar con decisión.



¿Cómo afrontar los cambios

para el nuevo año?

La pregunta es ¿cómo debemos afrontar los cambios para que estos se lleven a cabo de verdad?.

La calidad de los pensamientos determina la calidad de la vida. De esta manera, el control mental sobre

los pensamientos puede ayudarle

a afrontar la vida con optimismo

y tranquilidad.

Pero tampoco se puede esperar el Año Nuevo sin una dosis de realidad, pues tampoco es imposible hacer desaparecer sus problemas y facilite la consecución de sus objetivos.

No siempre “el mundo” es el responsable de la situación que atraviesa. Los hombres son los responsables de los actos y sentimientos y solo uno mismo puede influir sobre ellos para cambiarlos.



empezar a actuar

1.- Redacta una lista con las cosas que deseas cambiar. No pretendas realizar todos tus proyectos a la vez, ya que puedes volverte ansiosa.

Haz una lista corta. Ya tendrás tiempo de hacer más cambios.

Realiza las modificaciones una a una, y notarás cómo cada paso adelante te resulta más fácil.

Comunícales a tus amigos y gente cercana qué es los que quieres lograr y mejorar. No solo te servirá para expresarlo (que ya es bueno en sí mismo) sino también para lograr aliados para alcanzar tus metas.

2.- Elige un objetivo. Es importante saber cuál es tu meta para trazar la estrategia que te ayude a lograrla.

El objetivo debe ser siempre realista. No digas “quiero tener el cuerpo de Claudia Schiffer”, sino “me gus- taría perder los cinco kilos que me sobran”.

3. Elimina la expresión "no puedo", ya que eso implica un límite. Tu puedes conseguir todo lo que te propongas, siempre que exista la posibilidad de conseguirlo.

Si estas convencido/a de que será imposible adelgazar o dejar de fumar, nunca tendrás éxito.

Los objetivos deben ir de mayor facilidad (que son más fáciles de alcanzar) hasta los más difíciles.

Ten en cuenta que los objetivos difíciles, también te puedan frustrar por no conseguirlo y abandonar el resto de los cambios, por no haber conseguido alguno de los que te propusiste.

4. Imagínate el éxito. Visualízate luciendo dos tallas menos, tomando un café con tus amigos sin necesidad de fumar o realizando ese trabajo creativo con el que siempre soñaste. Si puedes imaginarlo, también puedes conseguirlo.

5. Tolerancia para el "fracaso". Cuando no puedas alcanzar conquistar tu objetivo, no lo consideres un fracaso, porque te puede impedir abordar tus otros planes.

6. Recursos necesarios. Antes

de iniciar con tus proyectos tienes que visualizar el tema y ver todo lo que te hace falta para conseguir tu objetivo.

Es decir, todo aquello que necesites, que por lo general están fuera de nosotros, que básicamente se puede resumir en: tiempo, dinero y energía.

Pero, también es oportuno que veas cuáles son los recursos internos

qué requieres, pero esta vez desde

el punto de vista del desarrollo personal. Son los estados internos que tienes que potenciar para lograr tus objetivos, por ejemplo: si quiero encontrar pareja tendré que aumentar mi sociabilidad y la forma de socializar con mis compañeros de trabajo.

(además de la habilidad de socializar, me refiero a las ganas de conocer gente y conectar con otras personas).

7. Intención positiva. Tu situación actual te aporta un beneficio. En lo que tienes ahora, hay algo que consideras que es bueno para ti.

Si no, si fuera 100 por ciento nocivo, no lo harías, por ejemplo: fumas para relajarte o comes comida poco sana porque está muy rica.

Hasta en el mayor de los autosabotajes hay una intención positiva detrás. Por ejemplo, no creer que te merezcas el éxito.

Para cambiar tu situación tienes que encontrar una manera de mantener esa intención positiva. Por ejemplo, si fumas para relajarte, y dejas de fumar, eso puede causarte ansiedad. Situación que posiblemente te lleve nuevamente a fumar, o comer compulsivamente para calmar esa ansiedad, y engordaremos.

8. Chequeo ecológico. Nuestra vida no es un conjunto de elementos aislados, sino un sistema completo en el que todos los diferentes elementos interactúan entre sí.

Es importante tener en cuenta cómo va a afectar el objetivo (tanto el perseguirlo, como el conseguir los resultados finales) al conjunto de tu vida.

En pocas palabras, ¿cómo va a afectar a mi vida? ¿cómo va a cambiar mi entorno, mi familia o a las personas que me rodean?

Una vez que tengamos claros todos los puntos anteriores, tendremos un objetivo bien definido, planificado y podremos ponernos manos a la obra. No obstante, hay una clave más que es muy útil a la hora de conseguir que todo esto funcione:

1 : Revisión

¡Revisa tus objetivos! Cada cierto tiempo dependiendo del objetivo (y mejor si no es de año en año), comprueba si realmente lo estás logrando: ¿Sigo deseando este objetivo?, ¿Lo estoy consiguiendo? Si no lo estoy alcanzando, ¿qué tengo que cambiar?.

Al revisar nuestros objetivos aparecerán barreras, que son el inverso de los recursos: es aquello que nos está impidiendo lograr el objetivo.

Nuevamente pueden ser externas: falta de tiempo, dinero o energía; o internas. Hay algo dentro de nosotros que nos impide focalizarnos 100 por ciento en conseguirlo, quizá no lo deseamos con la suficiente intensidad, o nos autosaboteamos de alguna otra manera, en cuyo caso tendremos que realizar algún trabajo interior.



Conclusión

Planificar tus objetivos para el Año Nuevo es una forma práctica de maximizar las probabilidades de conseguirlos o por lo menos lograr más del 50 por ciento . Para finalizar, de nada sirve saber cómo planificar metas si no te pones a trabajar en ellas. Es decir, lleva a la práctica tu lista. Recuerda que el conocimiento sin práctica no sirve para nada, más bien poco, así que manos a la obra y mucho éxito en este nuevo año, que tienes una larga lista de propósitos que cumplir.






Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.