Cochabamba, Bolivia, Domingo 12 de noviembre de 2017
Ramona

La BICeBé con una doble perspectiva: la de estudiante y la de docente

Una diseñadora habla su experiencia en la Bienal del Cartel de Bolivia, que arrancará en La Paz el próximo 20 de noviembre.
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: Ana Michel | 12/11/2017
¿Qué podría opinar de la BICeBé?, me pregunto después de colgar el teléfono con la persona que me pide que escriba algo sobre este evento y mi experiencia en él. Es un acontecimiento al que asistí varias veces en sus casi diez años de existencia, pero, en general, cuando te preguntan por qué haces las cosas es inevitable y sano detenerse a pensar en los motivos que te llevan a realizarlas.

Creo que cualquier bienal, sea cual sea la profesión del participante, tiene que ser un punto de encuentro y reencuentro de muchas cosas importantes y útiles. En el caso de un diseñador, una bienal siempre es una referencia, sin importar la etapa en la que se encuentre en su trabajo.

Recuerdo que asistí por primera vez a una bienal cuando aún tenía una mentalidad de estudiante y empezaba a entrar al ritmo laboral de una agencia de publicidad. Si bien el evento aún no era tan grande y reconocido como hoy, ver de cerca el trabajo de los grandes maestros del diseño desde mi aún principiante punto de vista fue esclarecedor en extremo, y reafirmó la decisión de haber elegido el diseño gráfico como profesión.

También observé que el diseño puede tener alcances importantes en muchas áreas y fines, mucho más allá de los objetivos comerciales de un cliente. Esta constatación debería ser un principio arraigado en todo estudiante que concluye la carrera de Diseño Gráfico.

Tiempo después, cuando ya estaba inmersa en la rutina y la responsabilidad laboral, escuché hasta el hartazgo la famosa frase “Escoge un trabajo que ames y no tendrás que trabajar el resto de tu vida”. No hay frase más falsa, cursi y absurda que esa. El tratar con clientes, impuestos, proveedores y otros hace que te hastíes de cualquier trabajo, y ahí las frases cursis no te sirven.

Asistir a la BICeBé me estimula, podría pagar cursos online para aprender de otros profesionales y cambiar un poco mi rutina laboral. Total, con voluntad y una buena conexión a internet, eso es posible y hasta más cómodo, pero en una bienal soy parte de un espacio donde puedo hablar con profesionales que están trabajando en lo mismo, que proponen creatividad desde distintos puntos de vista, que muestran casos de éxito en diseño.

Una bienal es un evento donde no hay nada rutinario, tu mente explota y a diario. Entre talleres, exposiciones y charlas personales, respiras y vives diseño, haces nuevas conexiones, nacen nuevos proyectos propios y en conjunto, en resumen te reenamoras de la profesión, creas un sentido de pertenencia al rubro y te reencuentras como profesional. Todo eso alimenta el ser.

En el corto tiempo que llevo enseñando en la universidad como docente, he aprendido más sobre mi profesión que en mi época de estudiante. Aprendí más sobre mis estudiantes y futuros colegas. Por esta razón, considero importante estar este año en la BICeBé con una doble perspectiva, la de estudiante y docente. Y es que en la BICeBé lo que más hay es impulso y motivación.

Seguramente muchas cosas se verán y entenderán distintas en esta nueva etapa, pero sin duda confluirán al final en un encuentro. Y yo espero con ansias mi dosis.

Diseñadora gráfica



  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.