Cochabamba, Bolivia, Domingo 8 de octubre de 2017
Ramona

Liliana Colanzi: “Una época soñé con una cabra. Evidentemente, era Satán”

Tras Vacaciones permanentes (2010) y Las olas (2014), la escritora (y periodista y editora) boliviana Liliana Colanzi (Santa Cruz, 1981) publicó el año pasado un tercer volumen de relatos, Nuestro mundo muerto, libro por el que anteayer mismo fue nominada como finalista al Premio de Cuento Gabriel García Márquez.
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: Jorge Morla El País | 08/10/2017



Nacida en Santa Cruz en 1981, Liliana Colanzi escribió desde muy joven, y ya en 2010, a los 29 años, su Vacaciones Permanentes (El Cuervo) ya perfilaba una escritura prometedora.

Apenas 7 años después, ya ha sido publicada y antologada en Bolivia, Chile (Montacerdos) y México (Almadía).

En los últimos meses se alistan traducciones al inglés, francés e italiano de su última selección de cuentos, Nuestro mundo muerto, libro que ha sido elogiado por la crítica literaria hispanohablante con gran entusiasmo.

-De pequeña quería ser…

Escritora, bailarina, detective.

-¿Cuál es el mejor consejo que le dio alguno de sus padres?

Mis padres no daban muchos consejos.

-¿Con quién le gustaría quedar atrapada en un ascensor?

Con mi amiga Denisse, que sabría cómo hacerlo divertido y seguro encontraría la manera de escapar.

-¿Algún sitio que le inspira?

El futuro.

-¿Cuándo fue la última vez que lloró?

Hace poco, viendo fotos de Dorothy Counts, la estudiante de 15 años que fue una de las primeras chicas negras en asistir a una escuela de blancos en Carolina del Norte. Hay una tensa dignidad en ella mientras camina perseguida por una turba de gente blanca que se ríe, la insulta y le hace muecas.

-¿Qué música le sirve para trabajar?

Últimamente: Through the Looking Glass, de Midori Takada, Juana Molina, Soft Machine. Heredé una colección de música clásica de los anteriores dueños de mi casa (que están muertos), y que me hace buena compañía.

-¿Qué significa ser escritor?

Me gustan estos versos de Osvaldo Lamborghini: “Me haré escritor/ Es decir/ Me meteré la lengua en el culo”.

-¿Qué magia encierran los cuentos?

La posibilidad de ver en un relámpago al mundo en toda su extrañeza, su miseria y su belleza.

-¿Cuál es el último libro que le hizo reír a carcajadas?

No suelo reír con los libros pero Entre los indios, de César Aira, me hizo reír con ganas. Todavía me acuerdo y me da risa.

-¿Y el que mataría por haber escrito? También vale el cuento que mataría por haber escrito.

La buena gente del campo, de Flannery O’Connor. Mi tío el jaguareté, de João Guimarães Rosa.

-¿Qué personaje de la literatura o el cine se asemeja a usted?

Un amigo me dice Merlina Addams. No sé si se asemeja a mí, pero me conmueve el personaje principal de La vegetariana, la novela de Han Kang: una mujer que desea desprenderse de su condición humana, que quiere convertirse en vegetal.

-¿Cuál es la noticia que siempre ha esperado leer?

Que el aborto ha sido legalizado en Bolivia. Que se ha descubierto vida en otro planeta.

-¿Tiene algún sueño recurrente?

Una época soñaba seguido con una cabra. La cabra, evidentemente, era Satán.

Periodista








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.