Cochabamba, Bolivia, Domingo 10 de septiembre de 2017
Ramona
ARTES PLÁSTICAS

La trascendencia del legado de Jorge De La Reza en el arte boliviano

La exposición patrimonial Jorge De La Reza se inaugurará este martes 12 de septiembre en el Centro de Exposiciones del Palacio Portales (calle Potosí No 1450, casi Portales), donde estará abierta hasta el 22 de octubre. La muestra es un esfuerzo conjunto del Centro Simón I. Patiño y el Museo Nacional de Arte. 
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: José Bedoya Sáenz | 10/09/2017



Jorge De La Reza se formó en la Escuela de Artes y Ciencias de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut-Estados Unidos y posteriormente en el Real Instituto de Bellas Artes de Florencia Italia, durante la influencia del Modern Style que se produjo en el periodo conocido como fin de siècle (fin de siglo) y la Belle Epoque.

El modernismo está presente en la obra de Jorge De La Reza a través de sus principales características, como la utilización de ritmos amplios inspirados en la naturaleza y el empleo de líneas curvas la tendencia a la estilización de las formas que huye frecuentemente de la representación estrictamente realista, la estilización de la figura humana en especial la femenina y los motivos exóticos inspirados inicialmente en contenidos de la literatura universal y posteriormente en elementos de las culturas nativas.

Estos rasgos en su trabajo lo acercaron también al Simbolismo, en el deseo de construir una realidad propia en la que cada uno de los elementos respondían a un propósito iconográfico, en la conformación de su discurso; alejado del sentido del realismo en el que se representaban las cosas por sí, dejando de lado su valor simbólico limitando la interpretación metafórica y la poética qué buscó De La Reza y otros pintores de tendencia simbolista de la época como Arturo Borda.

El trabajo de Jorge De La Reza está basado en un gran dominio del dibujo, que podemos encontrar en la gran cantidad de apuntes que realizaba del paisaje o la figura humana, sin embargo su proceso creativo se encuentra documentado en sinfín de apuntes realizados en pequeños formatos muchas veces no mayores a los cuatro centímetros de lado. En estos reducidos espacios, De La Reza concebía obras de formato mayor muchas veces proyectos de mural, que no llegaron a concretarse como el caso de su obra “La Conquista”, en la cual descubrimos la intención compositiva de un mural y que ha quedado plasmada en un pequeño proyecto que, además, tiene referencias aun menores en dibujos realizados en pedazos de papel.

Otro rasgo importante en el conjunto de su producción fue el empleo de la acuarela, con una técnica depurada proveniente de la tradición inglesa, en la que la transparencia del color permite iluminar la estampa con el blanco de la superficie del papel, y las manchas se hacen a primera intención evitando la sobrecarga del pigmento. Este rasgo en el trabajo de Jorge De La Reza dio origen a una línea de acuarelistas importantes en el arte boliviano. De La Reza tuvo, entre otros en la Academia de bellas Artes de La Paz, a José Rovira como su estudiante, que es considerado como uno de los acuarelistas más importantes y que a su vez fue maestro de Julio Cesar Téllez. Los tres nombres marcaron en la historia de la acuarela boliviana una línea en la manera de trabajar la acuarela

En el conjunto de la exposición resaltan dos series en las que el artista rescató una variedad de imágenes de dos ciudades patrimoniales fundamentales de nuestra América: Potosí en Bolivia y Cusco en el Perú, ciudades barrocas en las que se plasmó mucho de la historia colonial de la región; aunque hemos podido encontrar pocas pinturas referidas a este trabajo, existe una gran cantidad de dibujos y apuntes de extraordinario valor testimonial. Es bueno recalcar que parte de la conformación de una identidad en la pintura moderna de Bolivia partió a principios del siglo XX con la representación del paisaje y el patrimonio arquitectónico colonial.

El Indigenismo ocupa un lugar importante en el conjunto de la obra de Jorge De La Reza. En su trabajo está la propuesta de reivindicar la figura del indio y la estilización modernista, aspectos en los que existe coincidencia con el trabajo de Guzmán De Rojas y su círculo; pero, en su producción, se encuentra un posicionamiento de mayor trascendencia, además de lo formal o lo estético, además de estos contenidos formales que resuelve con gran maestría, se encuentra su interés por el mural y el carácter simbolista de gran parte de sus obras más importantes. Estos rasgos lo llevaron a construir discursos de denuncia y de reivindicación de la cosmovisión indígena.

En imágenes como la de su cuadro dedicado a la “Virgen de Copacabana” y el tríptico “Amanecer”, que se encuentra en una colección privada en Estados Unidos, el discurso icónico está íntimamente relacionado con aspectos mitológicos y religiosos, mientras que en piezas como “La Conquista”, los elementos iconográficos construyen un discurso de denuncia, que no se encuentra en la obra de otros pintores del indigenismo, en los que la utilización de la figura el paisaje y elementos arqueológicos resultan casuales y casi escenográficos.

Una crónica visual de mucho sentimiento es el conjunto de dibujos y acuarelas que el autor realizó durante la Guerra del Chaco en el escenario bélico. Este conjunto de piezas: paisajes, retratos, escenas de las trincheras, hospitales de campaña, árboles, equipo y armas, reflejan al igual que en la obra de Raúl G. Prada y Cecilio Guzmán de Rojas, las terribles condiciones en que los ejércitos del Paraguay y Bolivia se enfrentaron en el conflicto que cobró la mayor cantidad de víctimas fatales de la historia sudamericana, y que sirvió de crisol para fundar una nueva visión de país para los bolivianos, proceso que culminaría años después con la Revolución Nacional de 1952.

Es bueno referirnos al conjunto de alegorías provenientes de la literatura que Jorge De La Reza realizó, como “La Bestia”, piezas en las que se percibe con toda claridad el impacto del Modern Style en la propuesta del autor.

Finalmente podemos dar una mirada al trabajo desarrollado por el autor, en otros ámbitos de la creación visual como el diseño gráfico, la ilustración y la historieta. En este campo resaltan una serie de tarjetas de felicitación por las fiestas de fin de año realizadas en grabado de gran belleza, en las que descubrimos muchos rasgos de la investigación formal que De La Reza realizó de vasijas y textiles arqueológicos. En este sentido debemos reconocer la existencia de un conjunto de expresiones visuales que conformaron a partir del indigenismo una vanguardia de diseño modernista con características propias, de la cual su obra es una valiosa referencia.

Jorge de la Reza creó un personaje que lo mostró en una tira cómica, Satuco, como bautizó a un pequeño indiecito acompañado de su llama al cual dio vida dando paso a uno de los primeros cómics bolivianos, que además respondía a la idea de visibilizar la cultura indígena

A 58 años de la muerte de Jorge De La Reza, el conjunto de su aporte al arte boliviano no ha sido estudiado a profundidad y mucho de su legado se encuentra en peligro de desaparecer por diferentes causas. Una buena parte de su trabajo ha salido de Bolivia, ya sea porque los herederos han dejado Bolivia para radicar en otros países o porque muchas piezas se han vendido a través de comerciantes a coleccionistas extranjeros. Es por eso que esperamos que esta muestra sirva como una documentación básica para preservar tan importante conjunto para el arte boliviano.

Curador de la muestra








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.