Cochabamba, Bolivia, Domingo 13 de agosto de 2017
Ramona

Marco Sartor, honestidad guitarrística

El destacado guitarrista boliviano Marcos Puña* inicia una serie de presentación de los maestros que llegarán a la III Bienal Internacional de Guitarra de Cochabamba.
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: Marcos Puña | 13/08/2017



Corría 1998 y, viviendo en Montevideo, yo cursaba el tercer año de carrera guitarrística. Eran tiempos en los que Uruguay, el pequeño país - fábrica de grandes guitarristas, aún vivía una actividad muy fértil. Fuimos muchos los beneficiados con esa gran tradición que amalgamaba la expresión con la razón. El maestro Abel Carlevaro (Uruguay, 1916–2001) estaba vivo, tocando y enseñando, y otros gigantes que habían sido sus alumnos y que llegaron a los primeros palmares mundiales de la guitarra, como Eduardo Fernández y Alvaro Pierri, nos daban la oportunidad de apreciar su alto vuelo en conciertos regulares y a veces frecuentes. El estímulo para un estudiante de guitarra era inmenso, maravilloso era poder aprender de primera mano, con estos grandes del instrumento. El Centro Guitarrístico del Uruguay estimulaba a los guitarristas con dos ciclos de conciertos, el más importante en el Cabildo de Montevideo. A este eran invitados solamente profesionales o estudiantes de un desempeño excepcional.

En una clase, mi entonces profesor del Conservatorio Mario Payssé me dijo: “Este sábado en el Cabildo toca otro estudiante mío, se llama Marco Sartor. Es como dos añitos menor que tú y es de los más promisorios, te sugiero ir a verlo”. El día del concierto acudí en compañía de otro compañero. Al ver el programa, quedamos sorprendidos: “Rondó 2” de Aguado, “Suite 2 de laud” de Bach, “Nocturnal” de Britten. ¡Un repertorio difícil! Lo era no solo en lo técnico, sino también en lo intelectual. Con mi compañero, dijimos: “Este es un loco de esos que se meten a cosas complejas que no pueden hacer bien (en el mundo de la guitarra hay muchos de este tipo), o quizás sea realmente un talento excepcional”.

Empezó el concierto y desde el primer minuto nosotros —el media hora antes “dúo desconfiado”— ya teníamos la certeza de que se trataba de un talento brillante, un joven de 19 años tocando a los más altos niveles y con una coherencia musical que solo da el conocimiento. Desde ese momento, me convertí en uno de sus admiradores. Esa admiración se reforzó al conocer de cerca su sencillez y honestidad para con el arte. Sartor es totalmente opuesto a aquellos artistas que propagandean más de lo que tocan o hablan más de lo que conocen. A pesar de haber tenido grandes triunfos, nunca lo vi hacer alarde de esto hablando de él mismo.

Un tiempo después, me enteré que se fue a Estados Unidos (donde actualmente vive). Nos volvimos a dar un abrazo diez años después, en Washington, donde compartimos un concierto en un festival de homenaje al gran guitarrista venezolano Alirio Diaz, en 2008. No pasaron ni dos meses de este encuentro y supe que ganó uno de los concursos de guitarra más importantes de EEUU, el JoAnn Falletta, que se caracteriza por evaluar a sus candidatos en conciertos para guitarra y orquesta sinfónica (está en Youtube su memorable versión del “Concierto de Aranjuez” para esa ocasión). Lo que yo no sabía es que ese certamen era en realidad el quinto que él ganaba, después de otros en Pennsylvania, Utah, North Carolina y Texas. No es para menos, su ejecución, virtuosa, elegante, expresiva y sin necesidad de arrebatos, se caracteriza por una limpieza (coordinación precisa de ambas manos que da nitidez al discurso sonoro) propia de los grandes guitarristas.

Es notable asimismo su trabajo como docente. Ha diseñado e implementado programas de guitarra en Pittsburgh y Charleston. Actualmente es instructor de guitarra en el ciclo universitario de la New World School of the Arts (Miami, FL).

En Uruguay, Marco Sartor se formó desde temprana edad con Robert Ravera, continuando sus estudios en la Escuela Universitaria de Música con Mario Payssé, y perfeccionándose con Eduardo Fernández. En EEUU, obtuvo títulos del College of Charleston (donde estudió con Marc Regnier) y Carnegie Mellon University (James Ferla). En 2013, completó el segmento de residencia hacia el doctorado en Artes Musicales en la Universidad de Yale, estudiando con Benjamin Verdery y obteniendo el premio Friedmann a la mejor tesis doctoral del año.

Será un honor tenerlo en esta Bienal. Sartor actuará en el teatro Achá el 31 de agosto. Más informes en www.marcosartor.com.

____

*Con el apoyo de la Secretaría Superior de Cultura y empresas privadas, del 31 de agosto al 2 de septiembre se celebrará la III Bienal Internacional de Guitarra de Cochabamba, acontecimiento dirigido por el guitarrista Marcos Puña, que contará con dos importantes figuras de la guitarra internacional, el argentino Eduardo Isaac y el uruguayo-estadounidense Marco Sartor, además de los bolivianos Gunther Vilar y Rodrigo Arenas, en calidad de jurado y conferencista, respectivamente, y el prestigioso constructor de guitarras Omar Pannunzio (Argentina). La Bienal contará también con clases magistrales y un concurso nacional en homenaje al compositor Eduardo Caba (Potosí, 1890–La Paz, 1953). Desde este número, el Director de la Bienal presenta a los invitados. Más información en bienalguitarracochabamba.blogspot.com. Puña (1977) fue formado en Bolivia, Uruguay y España. Ganó varios premios internacionales y dio conciertos en 15 países de América y Europa. Es docente de la Carrera Superior de Guitarra en el Conservatorio Nacional.

Músico - bienalguitarracochabamba.blogspot.com.








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.