Cochabamba, Bolivia, Domingo 13 de agosto de 2017
Ramona

Chicas Delfín, rumbo a su primer EP

La agrupación local prepara el lanzamiento de su primer sencillo. El 18 de agosto se presenta en La Paz, como parte de la celebración del quinto aniversario del Centro Cultural España en Bolivia.
Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: María José Ferrel ANF | 13/08/2017



Hay energía y complicidad en la creación colectiva. En este caso, lo evidente es la buena sintonía entre Daniel Abud y Chuntu, quienes son la base de Chicas Delfín, banda cochabambina que, con muy poco tiempo de vida, representa sonidos nuevos para los seguidores de la a veces monótona escena del rock nacional.

“Hemos adquirido la costumbre de grabar todo lo que hacemos para luego escuchar, elegir nuestras partes favoritas y trabajarlas”, explica Abud (voz y guitarra), quien, junto a Chuntu (teclado y guitarra), Brian Camacho (bajo) y Huáscar Rodríguez (batería), conforma la alineación titular de la banda. Los músicos vienen de diferentes vertientes, trabajando con proyectos solistas y paralelos de largo aliento.

“Chicas Delfín nació de la estrecha relación musical que tengo con Chuntu. Nos conocimos en colegio y, desde entonces, siempre hemos hecho música. Tuvimos la suerte y el honor de encontrar a Brian y Huáscar para completar nuestra visión de hacer una banda de rock experimental. Entre los cuatro hemos generado una energía creativa muy especial, y hemos estado componiendo”, apunta Abud.

La música experimental ha influenciado la percepción y creación de Chuntu, quien, luego de enfocar su carrera artística en el cine y el videoarte, regresó a Bolivia (estudió en EEUU) para cumplir sus deseos estudiantiles y crear una banda con Abud. “Continúo la experimentación electrónica con mi proyecto musical solista”, comenta Chuntu, que además es cofundador de Nuson, en su rama festival y comunidad. Esta ultima es una plataforma para el desarrollo de música nueva en Cochabamba.

Otra fuerte influencia son las raíces punks del bajo de Camacho y la batería de Huáscar Rodríguez. Ambos se iniciaron en este género y pasaron por varios proyectos, entre ellos Cenizas Adolescentes, Ablinamicia, Llajtay Kjaparin, Lúdicos de Mierda, Ofensiva Sónica, Mitosis y Dínamo. “La influencia de las bandas previas de cada cual es inevitable. Eso hace que este proyecto resulte versátil y más o menos ecléctico, dentro de ciertos marcos con contornos difusos”, señala Rodríguez. Más allá del shoeagaze, dream pop, post-punk, krautrock y más etiquetas genéricas, Chicas Delfín transita por múltiples posibilidades sonoras, guiándose por la improvisación para la composición. Quizás sea por esta razón la demora para entrar a estudio, pero el 2017 no terminará sin que estos cuatro cochabambinos presenten su primer EP.

Después de tener éxito en tres importantes festivales regionales (Nuson, Fiesta de la Música y Grito Rock) y haber llenado varios pubs, este viernes 18 de agosto Chicas Delfín se presenta en La Paz, como parte de la programación con la que el Centro Cultural España (CCELP) celebra sus cinco años. “Lo que queremos es mostrar un panorama general de la música emergente en Bolivia”, señaló Adrián García, del CCELP.

“Cuando tocamos, nos llenamos de emoción, adrenalina y sentimientos que son difíciles de describir, pero que todos conocemos. Obvio que también es divertido viajar y tener la posibilidad de seguir evolucionando”, finaliza Abud.

Fuera del primer disco, el plan de Chicas Delfín para el futuro es igual de enigmático que algunos de sus temas. Por ahora, el grupo se dedica a afinar detalles, ensayar y seguir creando universos musicales.

Periodista - mariajoferrel@gmail.com








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.