Cochabamba, Bolivia, Domingo 6 de agosto de 2017
Ramona
FERIA LIBRE

Post-verdad

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: Bartolomé Leal | 06/08/2017
Según el Diccionario Oxford, el concepto de post-verdad se refiere a “circunstancias en las que hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que lo que lo hacen los llamamientos a emociones y creencias personales”. Hoy en día, con el imperio de las llamadas “redes sociales”, la influencia de las opiniones rápidas, oportunistas o parciales se difunden con la amplitud y alcance que da el acceso de la población a los teléfonos inteligentes y plataformas como Facebook, Twitter o Instagram, donde leen las noticias en titulares, las mismas que transmite la prensa, a la luz de intuiciones íntimas, intereses comerciales o gustos coyunturales.

El concepto ha cobrado mayor vigencia por los últimos acontecimientos políticos, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos. Se dan los ejemplos del Brexit y de Trump, sobre todo el escándalo de la intervención rusa en los comicios estadounidenses. Lo que la gente quiso creer definió los resultados de sendos referendos y elecciones. Los viejos parecen ser los más vulnerables, y entre ellos los de zonas rurales. Pero eso no es tan cierto, pues los jóvenes, vía su adicción a las redes sociales, están permanentemente funcionado con post verdades fabricadas a golpes de azar cuando no producto de ingenierías a la medida. Por eso se habla de “intencionalidad”. Se transmiten hechos y valores según los deseos de la gente, según lo que quiere leer o escuchar.

Tampoco es cierto que el periodismo, la prensa, sean la verdad; y las redes sociales, los medios electrónicos, sean la post-verdad. Sabemos que ambas corrientes se retroalimentan. La expresión post-verdad fue lanzada por el Diccionario Oxford en 2016, y desde entonces ha hecho salir mucha elocuencia de cuadernos y teclados.

Hoy en día las encuestas reemplazan a las auténticas opciones políticas y definen los resultados de las elecciones. A la gente le gusta jugar a ganador. Es con ayuda de la post verdad que se eligen los gobernantes. ¿Será así? El analista internacional Francisco Javier Garrido lo pone así: “la dupla oscuridad-brevedad es la variable que inocula una cuota de brutal incertidumbre en la ecuación del voto de las actuales mediáticas elecciones y votaciones… Si agregamos a la ecuación la segmentación-espejo a la que empujan a sus usuarios los algoritmos de patrones que usan las redes sociales (el sujeto se refleja junto a sus iguales), veremos con claridad que nuestras redes nos dicen lo que ‘queremos escuchar’ y aprendemos a decirles lo que ‘debemos contestar’…”.

Un caso de farándula con ribetes trágicos es el de Tea-Time, el vocalista de la banda rockera Los Tetas. Novia golpeada por el músico lo denuncia. Se habla de una guitarra robada. Interviene la Policía y toma preso a Tea-Time. Procesamiento. Prohibición de acercarse a la mujer. Aparece exmujer que lo defiende: no es violento, afirma, nunca me ha tocado con un dedo, tiene una relación maravillosa con nuestro hijo. Los Tetas hacen una declaración tibia diciendo que la justicia debe discernir. Son excluidos de los frentes donde actúan. Para blindarse, expulsan a Tea-Time de la banda. Las feministas lo vapulean. La Presidenta lo condena. Una siquiatra de la tele dice que la mujer de marras es masoquista. La echan del canal. Tea-Time queda arrinconado. Por ahora la post- verdad domina, todos juzgan y toman partido, ¿qué desenlace tendrá el conflicto?

Escritor chileno – www.bartolomeleal.cl






Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.