Cochabamba, Bolivia, Domingo 9 de julio de 2017
Ramona
[La Lengua Popular]

Harry Potter: 20 años de viaje heroico

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: Nicolás Ewel Claros | 09/07/2017



El reciente 27 de junio el mundo celebró los 20 años de la publicación del primer libro de la saga del joven mago: Harry Potter y la Piedra Filosofal. La Lengua Popular se suma al festejo y ahonda en las claves de la construcción de la historia del entrañable personaje.

Han pasado 20 años de la publicación del primer libro de la exitosísima saga que sigue los pasos y la vida de Harry Potter. De acuerdo al relato arquetípico del héroe, explicado por Joseph Campbell en su libro El héroe de las mil caras, la saga entera, que consta de 7 libros, podría comprenderse como el viaje épico de un héroe.

El primer paso del viaje descrito por Campbell es la exposición del mundo normal, común y corriente. En la saga del joven mago, esto se evidencia en los primeros capítulos de Harry Potter y la Piedra Filosofal. Esta parte de la aventura permite aclarar varias cosas.

Como elemento introductorio, presenta al personaje principal y hace que el lector se identifique con él o ella. En esta primera etapa, Rowling hace un juego magnífico, ya que el capítulo uno habla muy poco sobre el héroe, más bien, se nos presenta desde la perspectiva de sus tíos, los Dursley, variando un poco lo que suele ser la exposición “tradicional”.

El segundo punto es un llamado a la aventura, a ingresar a un nuevo mundo. En el caso de Harry Potter, el mundo mágico. El llamado llega, primero, en forma de palomas mensajeras. Esta convocatoria a la aventura se encuentra con varias dificultades para llegar al héroe, pues los guardianes en el mundo ordinario, entiéndase, los Dursley, no aceptarían jamás la existencia del otro mundo, el muggle es más que suficiente.

En una suerte de deus ex machina, llega un personaje gigante, también literalmente: Hagrid. Él se asegura de que ese llamado al misterio sea completado, advirtiéndole a Potter que no solo es un mago, si no que es uno muy especial y que está invitado a asistir a la escuela de magia y hechicería de Hogwarts.

El rechazo a la aventura, en el caso de esta historia, no ocupa gran espacio. De alguna manera, éste no viene directamente del héroe, más bien, nace desde los Dursley. No obstante, vale notar que, a pesar de no poder considerarse un rechazo como tal, Harry no cree que el llamado a la aventura sea para él, pues no se considera especial. Más que un rechazo, lo que hay en él es una suerte de escepticismo. Claro que, a fin de cuentas, el llamado debe ser aceptado, sin eso, no habría historia que contar.

Hagrid no solo concreta la invitación a la aventura, sino que se vuelve un mentor. Vale la pena aclarar que Hagrid no es el único que juega este papel, solamente es el primero. Más adelante en la historia, Albus Dumbledore toma esta posta y se convierte en el guía principal (esto se aprecia mejor en los otros libros de la saga).

El mentor, además de cumplir su obvia tarea como faro, suele acompañar al héroe a la hora de cruzar el primer umbral. Acompaña al héroe a dar el primer paso del mundo ordinario -en este caso el muggle-, al mundo especial o mágico.

Esta fase en el libro inaugural de la colección es clarísimo. Hagrid acompaña a Harry al Diagon Alley, donde el héroe tiene su primer encuentro con este espectacular territorio en distintos espacios: sus tiendas, el banco Gringotts y la magia como tal en el comercio de varitas Ollivander’s.

Una vez que Harry llega a Hogwarts, incluso antes, en el tren que lo conduce a su nueva escuela, se empieza a aclarar quiénes serán los aliados y enemigos.

Dentro el castillo comienzan pruebas de distintas tipos. Los amigos y rivales “menores” saltan a la vista con cierta facilidad. Estas exigencias, pequeñas comparadas con las enfrentadas en los títulos sucesivos, también se identifican con sencillez. Los desafíos van desde trolls en los corredores (¿cómo olvidar al p-p-p- profesor Quirrell corriendo al comedor gritando y desmayándose?), hasta perros de tres cabezas y un lúgubre profesor de pociones.

Al sortear estos obstáculos, el héroe se acerca a la batalla final.

En la historia de la escritora británica, la batalla final se encuentra, obviamente, bajo el perro de las tres cabezas, definido ya como una de las pruebas. Harry y sus dos aliados se acercan al desafío final y se escabullen a la trampilla, bajo el perro.

Sin embargo, la pelea última debe ser luchada únicamente por el héroe, no los aliados. Por lo tanto, antes existen tres pruebas previas en las que los aliados se separarán del héroe.

Tras superar las tres pruebas, Harry, el héroe, se queda solo a enfrentar una última prueba, vencer al malvado Tom Marvolo Riddle, quien vive solo como espíritu en el cuerpo del “p-p-p-p-p-pobre profesor Quirell”.

En esta parte, de acuerdo a Joseph Campbell, el héroe debe enfrentarse al mal, a la muerte como tal (o a una suerte aún peor). En el enfrentamiento contra Voldemort (“Vuelo de Muerte”) Harry no solo se enfrenta en un duelo físico, sino también en uno moral.

El señor de las tinieblas tienta a Harry con la resurrección de sus difuntos padres, pero el héroe decide vencer al mal en lugar de unirse a él.

Llegando a los últimos estadíos, la muerte y la resurrección, luego de la lucha final entre el bien absoluto y el mal absoluto, en el clímax, se podría decir, el héroe muere y resucita (ya sea en sentido figurado o concreto).

En este caso, Potter simplemente pierde la conciencia y despierta 3 días más tarde. (Si se busca más una muerte y resurrección como tal, el libro séptimo llenará aquellas expectativas).

Tras el regreso a la vida, el héroe se encuentra con su recompensa. En el caso del texto que cumple su vigésimo aniversario, las recompensas son varias. La primera, y más clara, es la posesión del objeto mítico que le da nombre al volumen, la piedra filosofal. La segunda y de valor aún mayor, es la victoria de la casa de Gryffindor contra las restantes tres.

Finalmente, el retorno al mundo ordinario es el paso final del viaje del héroe. Harry Potter, tras vencer a Voldemort, retorna al mundo muggle conociendo de gran manera el nuevo territorio al que se adentró y conquistó. Regresa como maestro y dueño de ambos espacios.

Tras dos décadas de la primera publicación, Harry Potter es, quizás, la mejor obra contemporánea en la que el viaje del héroe descrito por Campbell se aprecia en su totalidad.

Esta clásica historia del arquetipo heroico, sigue hablando y sigue resonando después de 20 años y lo seguirá haciendo por muchas décadas más, cada vez con nuevos compañeros de aventura, como fui yo en más de una ocasión.

Periodista y escritor - nicoewelclaros@gmail.com








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.