Cochabamba, Bolivia, Domingo 30 de abril de 2017
Ramona

El alma de la película

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: Humberto Mancilla Puño y Letra | 30/04/2017



A la espera de la Ley del Cine en Bolivia, avances en integración cinematográfica entre países.

El pasado 21 de marzo se celebró el Día del Cine Boliviano, pero no se promulgó la nueva Ley del Cine, como estaba anunciado.

Días previos a esta fecha, en la ciudad de Guadalajara, México, del 10 al 17 de marzo se realizó la 32 edición del Festival Internacional de Cine, que tuvo dentro de su programa de actividades paralelas, del 13 al 15 de marzo, la reunión de la Coordinadora de Latinoamericana de Archivos de Imagen en Movimiento (CLAIM).

A esta reunión llegaron representaciones de cinematecas y cinetecas de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, México, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Cada país pudo informar sobre la situación de sus archivos y analizar el futuro de la CLAIM.

La Cineteca de Derechos Humanos Pukañawi de Sucre pudo informar sobre el Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos y su desarrollo en los últimos diez años, la creación de la Escuela de Cine y la Naturaleza y la reciente aprobación de su proyecto arquitectónico.

Todos los miembros de la CLAIM a los 15 días del mes de marzo, retomando las directrices para la salvaguarda y la conservación de las imágenes en movimiento de la Unesco, de fecha 27 de octubre de 1980, firmaron un programa de colaboración de diez páginas que, en partes salientes, expresa que las imágenes en movimiento son una expresión de la cultura de los pueblos, son formas de expresión, particularmente características de la sociedad actual, modo fundamental de registrar la sucesión de los acontecimientos y que por ello constituyen, debido a la nueva dimensión que aportan, testimonios importantes y a menudo únicos de la historia, el modo de vida y la cultura de los pueblos, así como de la evolución del universo.

Señala también que las imágenes en movimiento tienen un papel que desempeñar cada vez más importante como medios de comunicación y comprensión mutua entre todos los pueblos del mundo. Asimismo, difundir conocimientos y cultura es una contribución importante a la educación y al enriquecimiento del ser humano.

Se afirmó que las imágenes en movimiento creadas por los pueblos de todo el mundo forman parte del patrimonio de la humanidad en su conjunto y que, por consiguiente, procede fomentar una más estrecha cooperación internacional para salvaguardar y conservar esos testimonios insustituibles del quehacer humano, en particular en beneficio de los países que disponen de recursos limitados.

La CLAIM ha firmado también una carta de beneplácito y felicitación para el Gobierno Autónomo Municipal de Sucre por la aprobación del proyecto arquitectónico de la Cineteca de DDHH Pukañawi, lo que significó abrir un espacio en la Escuela Latinoamericana de Preservación y Restauración.

Haciendo eco del Día del Cine Boliviano, los días 24 y 25 de marzo se realizó una conferencia sobre “el derecho humano al cine”, y se proyectaron películas nacionales en los municipios del Oro y Tlalpujahua, con el apoyo de la Embajada de Bolivia de México, Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco y la Red de Comunicadores de América Latina y el Caribe (CALC).

La Escuela Latinoamericana de Preservación y Restauración se hizo realidad del 27 de marzo al 1 de abril en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, a cargo de la Cineteca de Bolonia y la Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF). 40 alumnos tuvieron la oportunidad de asistir a clases intensas, prácticas y de calidad para llegar al alma de la película. Se representó los distintos procesos, desde la identificación del rollo, el escaneo fotograma por fotograma, el color y el sonido de una película.

Gian Luca Farinelli, director de la Cineteca de Bolonia, en su exposición inaugural dijo: “No podemos quedarnos con cementerios de documentos, hay que buscar archivos vivos, abiertos, de acceso para todo el público, como una película que, al estar bien preservada, también debe llegar a las nuevas generaciones”.

Cecelia Cenciarelli, investigadora de Cines del Mundo, explicó que existe un cine no distribuido, que el mundo solo es visto desde el occidente y que el proyecto Atlas ha restaurado, entre 2007 y 2017, películas muy poderosas para ponerlas en festivales, escuelas. “Se restaura su alma, se reestrena para volverla a la pantalla”.

A la fecha, se ha reconocido que no existe un estudio sobre lo que existe del cine de América en Europa. Se indicó que es tiempo de establecer relaciones entre continentes. El momento es muy importante para la formación, porque la restauración siempre es temporal.

Desde hace años, Bolivia está esperando una nueva Ley de Cine. El alma de la película construye cada día una agenda internacional para poder avanzar. Por ejemplo, en las próximas semanas se reunirán las autoridades del cine del Mercosur en Buenos Aires y en Lisboa, donde se llevará a cabo la Conferencia de Autoridades de Cine de Iberoamérica (CACI), para definir las nuevas políticas de integración cinematográficas.

Es otro tiempo para la película.

Gestor








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.