Cochabamba, Bolivia, Domingo 29 de abril de 2012
Ramona
LOS VENGADORES MáS ALLá DE LA PELíCULA

Poderosos disfuncionales

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: Andrés Laguna | 29/04/2012
Buscando emular el gran éxito comercial y la revolución formal del cómic que representó la creación, por parte de DC Comics, de la celebérrima Liga de la Justicia de América (a la que están afiliados Superman, Batman, la Mujer Maravilla y Flash, entre otros), Marvel tuvo que inventar un grupo estelar de superhéroes. Para mantenerse en la titánica batalla convocó a sus héroes más poderosos, debían intentar vencer al competidor y Némesis de la casa editorial.

Aunque en la última década Stan Lee está más cerca de la demencia senil que de la brillantez creativa –haciendo bizarras y graciosas apariciones en Mallrats, The Big Bang Theory o Los Simpsons y cameos en la gran mayoría de las películas de la factoría Marvel-, hubo un tiempo en el que era una mente prolífica, audaz y con excelente olfato comercial. No por nada casi todos los personajes canonizados por la casa matriz de Spider-Man, fueron firmados por su mano, frecuentemente, con la colaboración del gran dibujante Jack Kirby. Justamente, de esta súper-mancuerna, nacen los dos equipos que le harían frente a la todopoderosa Liga de la Justicia de América. En 1963, la Marvel atacaría por dos frentes distintos, con estrategias distintas. Por un lado, publicaron la primera entrega de una saga protagonizada por un grupo de jóvenes mutantes con grandes habilidades, enorme poder, pero víctimas de la más feroz exclusión social. Los X-Men nacieron como la verdadera antítesis de la Liga de la Justicia, en un mundo más próximo a la realidad que vivían y vivimos los lectores, en un mundo en el que el diferente es temido, odiado y expulsado. Un mundo en el que un migrante indocumentado como Superman jamás sería levantado en hombros. Ante los personajes de la DC, casi Olímpicos, ganadores natos y netos, Lee y Kirby crearon a los negados más poderosos de la tierra, unos perdedores de lujo, rebeldes e inestables. Pero, como si eso fuese poco, también armaron un equipo de lujo para opacar al Hijo de Kriptón y sus compinches, The Avengers, los Vengadores.

Originalmente integrado por los paladines más populares de la Marvel (Iron Man, Ant-Man, Wasp, Thor y Hulk), en su larga historia, han pasado por el equipo la gran mayoría de los héroes de la autodenominada “Casa de las ideas” que merecieron algún tipo de notoriedad. Incluso, hace unos años fruto de esa más o menos larga colaboración entre Marvel y los estudio Lions Gate, se realizó una película animada en la que los hijos de algunos de los Avengers ocupaban el lugar de sus padres, titulada Next Avengers: Heroes of Tomorrow. Basta recordar que desde su segunda aparición, la alineación titular sufrió cambios, Bruce Banner (aka Hulk) dejó al grupo por su incapacidad para congeniar con el equipo. Mejor, para congeniar con quien sea. Poco tiempo después, en un bloque de hielo, encontraron al legendario mártir de la Segunda Guerra Mundial, el Capitán America. Y más o menos la alineación más recordada, muy utilizada en series y películas de animación, estaba ensamblada.

Como en la historia de cualquier cómic de largo aliento, la de los Avengers cambió mucho con años y las entregas, dependiendo de los artistas que estuvieron a cargo de los guiones y la ilustración. Es muy difícil seguir el pulso de todas las líneas argumentales, de los mundos paralelos y de los giros de cada volumen. Pero el universo de la Marvel tiene ciertas constantes reconocibles. Los Vengadores se han hecho conocer como “Los héroes más poderosos de la tierra”, aunque algunos lo discutan, puede que sea cierto, basta repasar el repertorio de Hulk o Thor. Lo que también es indudable es que, junto a los X-Men, también podrían ser declarados “Los héroes más inestables de la tierra”. La gran característica del equipo es que sus integrantes siempre chocan, siempre tienen decisiones opuestas y formas de hacer radicalmente distintas. Hasta el más conciliador de todos, el Capitán America llegó a desertar por una temporada. Precisamente, él, junto a Iron Man y Thor, que son los grandes pilares de los Vengadores, los más poderosos y comprometidos con el proyecto, son los que tienen posiciones ético-morales más antagónicas, cuestión tratada de manera muy sugerente y divertida en el libro editado por Mark D. White, The Avengers and Philosophy. Earth Mightiest Thinkers. Incluso en el equipo existen diferentes posiciones políticas, pues deben convivir un militar nacionalista, una agente rusa convertida al capitalismo, un empresario armamentista, un dios con ínfulas totalitarias, un científico con problemas de identidad y de personalidad múltiple, un delincuente reformado que tiene problemas de faldas, entre tantos, tantos otros. Y claro, el mejor de todos, esa fuerza destructora y cuasi nihilista que sólo encuentra la calma gracias al amor, esa bestia que para muchos podría ser un terrorista, pero que románticamente podría ser definida como la devastación purificadora, conocida como Hulk. En su casi medio siglo de vida, los Vengadores han pasado por el patriotismo gringo más insultante, por el progresismo más coqueto y por la polémica intelectualoide, como buena parte de los cómics comerciales. Lo que me parece que los mantiene como una saga interesante y divertida es esa inestabilidad a la que hacía referencia, esa condición adolescente, ese parentesco con los X-Men. Pueden llegar a ser patéticos, melancólicos, irracionales, caducos y volátiles, por eso mismo, íntimos. Muchas veces se comportan como colegiales o como simples enajenados mentales que tienen más poder del que merecen. Son unos disfuncionales que pueden hacer estallar al mundo. Por eso mismo, como todo buen cómic estadounidense, en sus breves momentos brillantes, llegan a ser épicos, operísticos, sus tragedias parecen salidas de un ballet ruso. Mejor, de la mente de un narcotizado y excesivo Mark Twain. Y es que el histérico romance entre la Bruja Escarlata y Visión, la absurda obstinación del Capitán América por defender los valores de una patria indefendible, los arranques enfermizos de celos del Dr. Hank Pym (Ant-Man, Giant-Man, Goliath y Yellowjacket, en sus diferentes encarnaciones), tienen una condición tan pueril, romántica y explosiva, que casi nos hacen vivir los días que hubiésemos querido vivir de jóvenes. De muy jóvenes.  

Para la reciente y ya súper exitosa versión cinematográfica, Joss Whedon y compañía echaron mano de los personajes más obvios, Iron Man (Robert Downey Jr.), Thor (Chris Hemsworth), Capitán América (Chris Evans),Viuda Negra (Scarlett Johansson), Hulk (Mark Ruffalo), Hawkeye (Jeremy Renner) y Nick Fury (Samuel L. Jackson), con un elenco estelar, con el hecho desmedido e inédito de haber sido precedida por una serie de películas que, francamente, sólo tienen el mérito de contextualizar pomposamente a Avengers Assemble, este megaproyecto parece ajustarse a la perfección a Marvel. Es lo suficientemente respetuoso con su mitología original, altamente divertido, poco desafiante desde un punto de vista argumental y cinematográfico.

En este tiempo de excesos injustificados, en el que las películas para divertir son cada vez menos divertidas, Avengers Assemble parece erguirse como el reflejo de uno de sus miembros más destacados: Hulk. Es una bestia enorme y espectacular, una aberración de la modernidad y de los delirios de grandeza del ser humano, que puede ser tremendamente destructiva y, por eso mismo, puede aplastar a sus oponentes. Además, así como el gran monstruo verde sólo encuentra razón de ser cuando está frente a Betty Ross, su amada, Avengers Assemble sólo cobra sentido gracias a la devoción de sus fans.

tiemporecuperado.blogspot.com





Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.