Cochabamba, Bolivia, Domingo 15 de enero de 2012
Ramona
RESEñA DE LAS AVENTURAS DE TINTIN, PELíCULA EN LA CARTELERA LOCAL

Clásico Instantáneo

Aumentar tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra Dismuir tamaño de letra VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Por: Andrés Rodríguez R. | 15/01/2012


Recuerdo que cuando era niño tuve amigos de todo tipo. Aquellos a los que les gustaba jugar con los G.I. Joes, otros fanáticos de los Hot Wheels, coleccionistas de los Playmobil y otra variedad de aquellos. Tenía un amigo en particular al que en un recreo lo vi ojeando una historieta que no había visto nunca. Con ojos curiosos me acerqué a él y comenzamos a leer juntos.

Se trataba de un cómic del joven, famoso periodista y aventurero, Tintin. Este amigo era un privilegiado, su madre le había traído una colección entera de historietas de Europa. A medida que iba acabando con un cómic me prestaba los ya leídos.

Meses después tuve la fortuna de que un canal local comenzó con la transmisión de la serie animada, que se extendió casi por un año y guardaba un formato clásico. Al final de cada capítulo se decía: “¿Podrá Tintin y su fiel amigo Milu escapar de las trampas de Borduria y rescatar al profesor Tornasol para evitar una catástrofe mundial? No se pierdan la siguiente semana Las aventuras de Tintin”.

Con los años perdí contacto con el reportero belga creado por Georges Remi, hasta que escuché la noticia de que Steven Spielberg y Peter Jackson iban a recuperar al joven aventurero. El proyecto parecía no materializarse hasta que de un momento a otro estaba listo.

Para la reciente incursión de Tintin en el cine, los directores contaron con los guionistas Joe Cornish, Steven Moffat y Edgar Wright -estos dos últimos con trabajos destacados en las series de BBC de Londres (Dr. Who y Jekyll) además de parodias también británicas como Shaun of the dead- para adaptar la historia de “El Secreto del Unicornio”, mismo nombre de la película.

La trama nos muestra a Tintin, un intrépido y joven reportero cuya incesante búsqueda por una buena historia lo empuja a un mundo de grandes aventuras. Junto a su leal perro Milú, descubren que la maqueta de un barco contiene un gran secreto. Arrastrado por un misterio centenario, Tintin se encuentra en el punto de mira de Ivan Ivanovitch Sakharine, un diabólico villano que quiere robar un valioso tesoro vinculado a un cruel pirata llamado Rackham el Rojo.

Después de los créditos y un breve homenaje a la caricatura original, Spielberg nos introduce de lleno a su mundo creado por computadora, desarrollado por la tecnología WETA (Avatar, El Planeta de los Simios: [R]evolución), que de alguna forma busca homenajear al cómic original con su estilo de “línea clara” que caracterizaba a la franquicia.

Vale aclarar que en la nueva cinta de Spielberg y Jackson lo importante no es la tecnología. Si bien juega un rol importante, todo el peso cae sobre la historia, un gran filme de aventura, investigación, con toques del género policial y espectacularidad -marca de la casa- en cada fotograma, toma y secuencia.

El ritmo de la película es trepidante. Spielberg da poco margen de tiempo a desarrollar sus personajes. Da a conocer lo necesario para priorizar la trama que a los 10 minutos ya se empieza a desarrollar, exigiendo todos los sentidos del espectador.

La adaptación es fiel a los tintes policíacos y de investigación que caracterizan siempre a la labor periodística de Tintin, que con su ingenio, sagacidad, curiosidad y valentía irá a distintos escenarios del mundo. La trama va dosificándose muy inteligentemente, atrapa desde un principio como una gran introducción a todo lo que veremos adelante.

No todo es misterio e investigación en Las aventuras de Tintin: El secreto del Unicornio. La acción y la aventura juegan un papel fundamental que complementa brillantemente los sucesos que se van revelando. La cinta es un regreso por la puerta grande de la mejor versión de Spielberg y de su espectacular capacidad creativa. Secuencias, tomas y transiciones son plasmadas impecablemente en un derroche de calidad con creces, sobre todo el escape de Bagghar, la batalla de los navíos y el enfrentamiento entre Haddock y Sakharine. La cinta es una cátedra de cómo hacer una excelente cinta de aventuras.

El último filme de Spielberg recuerda a esa gran trilogía de Indiana Jones, en la que la investigación, los complots, la arqueología y la historia se mezclan con un héroe inusual que cautiva al público y se gana la simpatía en aventuras que sólo podríamos imaginar en nuestros más lindos sueños.

Un gran complemento son los secundarios, sobre todo el can Milu, que junto al Capitán Haddock, y los torpes agentes Hernández y Fernández, proveerán muchas risas y situaciones cómicas, dándole mucho histrionismo inteligente a la cinta, momentos justos para respirar un poco ante tantas emociones.

Si algo habría que observarle al filme es el hecho de que a momentos transcurre con mucha prisa y comprime detalles y subtramas que quizá pueden alimentar mucho más al desarrollo de una gran historia.

Aparte de ese pequeño detalle, Las aventuras de Tintin: El secreto del Unicornio es una película brillante para todas las edades. No se dejen engañar por la animación del filme, si usted es uno de aquellos nostálgicos/as que añora, extraña y disfruta de una buena cinta de aventura a la antigua usanza, Spielberg y Jackson tienen preparado un gran divertimento.

Las aventuras de Tintin: El secreto del Unicornio es un clásico instantáneo para las nuevas generaciones, presentando una gran historia, personajes entrañables, efectos visuales sorprendentes y el reencuentro de un Spielberg con sus dotes de espectacularidad épica que derrocha el filme de principio a fin, una tarea que sólo el director de Jurassic Park podría haber desempolvado en el baúl de sus recuerdos.

andresrodriguez89@hotmail.com



  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2019 Opinión. Todos los derechos reservados.