Cochabamba, Bolivia, Domingo 1 de octubre de 2017
Informe Especial

ONU: Siete de cada 100 personas sufrirá pobreza extrema en 2030

Un dato de la Organización No Gubernamental Oxfam da cuenta de que los ingresos de las 100 personas más ricas, en 2012, fueron cuatro veces superiores al dinero necesario para acabar con el hambre en el mundo.
VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 59.375
Compartir
REDACCIÓN/AGENCIAS | 01/10/2017

Un barrio pobre en las afueras de Lima, donde sus habitantes no cuentan con servicios básicos.



Siete de cada 100 personas en el mundo estarán sumidas en la pobreza extrema para el año 2030, según las proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), debido a la lenta tasa de crecimiento.

Un informe de esta organización advierte que una "lenta tasa de crecimiento global, que causará que 550 millones de personas permanezcan en la pobreza extrema, provocará que la comunidad internacional incumpla con una de las metas principales de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles".

Las proyecciones señalan, según la ONU, que el Producto Bruto Global en el mundo crecerá a menos del 3 por ciento durante los próximos dos años, con un lento aumento en el comercio internacional.

"A pesar de los grandes avances en la lucha contra la pobreza, posibilitados por la globalización y el progreso tecnológico, la desigualdad ha aumentado notablemente en todo el mundo", afirmó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

El diplomático advirtió que los conflictos están proliferando, además de que otras tendencias globales como el cambio climático, la seguridad alimentaria y la escasez de agua ponen en peligro el progreso alcanzado en las últimas décadas.

El informe de la ONU sostiene que muchos de los retos a los que se enfrentan los países, incluyendo el lento crecimiento económico, el cambio climático y la crisis humanitaria, tienen repercusiones transfronterizas o incluso mundiales y no pueden ser abordados por un solo actor.

MENOS EXTREMA POBREZA

Un Informe sobre Pobreza y Prosperidad Compartida, publicado en octubre de 2016 por el Banco Mundial, revela que el número de personas en el mundo que vive en extrema pobreza disminuyó en 1.100 millones de personas en las últimas dos décadas y media, período en el que la población creció casi 2.000 millones.

Este diagnóstico destaca que la disminución se produjo en todas las regiones en desarrollo, con excepción de África subsahariana, donde, a pesar de la reducción del porcentaje de pobres extremos, el número absoluto ha subido debido al fuerte crecimiento de las poblaciones y se ha estancado en el último lustro.

En números, según el Banco Mundial, la pobreza extrema en el mundo ha descendido de 1.900 millones en 1990 a menos de 800 en 2013, una reducción de casi 50 millones de pobres por año, equivalente a la población de Colombia o Corea del Sur.

Un dato de Oxfam señala que los ingresos de las 100 personas más ricas en 2012 fueron cuatro veces superiores al dinero necesario para acabar con la pobreza extrema.

Oxfam aseguró que los beneficios de las 100 personas más ricas del planeta, en 2013, fueron de 240.000 millones de dólares.

¿AFECTA AL CEREBRO?

Los niños que viven en ambientes desfavorecidos (en la pobreza) generalmente tienen un peor desempeño en la escuela, según un reportaje publicado en BBCMundo.

Entre las causas que cita este medio de comunicación están la mala nutrición, la situación de estrés por el entorno familiar en el que viven o la falta de atención que reciben de sus padres.

BBCMundo consultó a científicos para indagar los efectos de la pobreza en el cerebro de los niños y estos dieron a conocer varias conclusiones.

Uno de los científicos, Eldar Shafir, profesor de Ciencia del Comportamiento y Políticas Públicas en la Universidad de Princeton, Estados Unidos, quien sugiere que vivir en una situación de pobreza, teniendo que hacer malabares con los pocos recursos que se tienen y en constante preocupación por cómo vas a llegar a fin de mes se asemeja a tener mucha información en tu cabeza todo el tiempo.

"Esto hace que se te olviden otras cosas, tienes una capacidad de atención limitada", señala, según BBCMundo.

Adina Zeki al Hazzuri, profesora de la Universidad de Miami, concluye por su parte, después de haber realizado varios estudios, "que una situación sostenida de pobreza acelera el envejecimiento cerebral".

Al Hazzuri sometió a pruebas cognitivas a un grupo de personas que estuvieron en situación de pobreza todo el tiempo durante 20 años y constató que tuvieron resultados mucho peores que los que nunca vivieron esa experiencia.

Katie McLaughlin, profesora de psicología en la Universidad de Washington, constató, mediante estudios, cómo los cerebros de niños en peores condiciones se van debilitando, especialmente en las áreas que procesan el lenguaje complejo.

Avances insuficientes

En el último cuarto de siglo, la pobreza extrema bajó, de 1900 millones en 1990, a menos de 800 millones en 2013, según los datos presentados por el Banco Mundial. Sin embargo, la misma entidad admite que es aún insuficiente.





  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.