Cochabamba, Bolivia, Domingo 9 de julio de 2017
Informe Especial
El aprovechamiento de la fibra de vicuña por parte de las comunidades de Cocapata les permite generar ingresos. La Gobernación los apoya.

Manejo sostenible de las especies aporta a la economía de comunarios

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 59.136690647482
Compartir
09/07/2017



Un manejo sostenible de algunas especies de animales trae beneficios económicos a las comunidades que tienen un plan de manejo, por ejemplo, para el aprovechamiento de la fibra de vicuña, afirmó la responsable de Educación y Difusión Ambiental del proyecto PRO-BIO, de la Gobernación de Cochabamba, Ángela Selaya.

Este proyecto trabaja en cinco líneas de acción, desde el año 2015, en los 47 municipios de Cochabamba. Entre sus componentes están el control del tráfico animal, aprovechamiento sustentable de la biodiversidad, conservación de la biodiversidad, investigación, y educación y difusión ambiental.

Una tarea de PRO-BIO es identificar a las especies que pueden ser aprovechadas, sin poner en riesgo su existencia.

Para usufructuar la vida silvestre, la comunidad debe contar con un plan de manejo, y previamente hacer un diagnóstico de la especie.

Selaya señala que en el país se tiene, por ejemplo, el Plan Nacional de la Vicuña. En Cochabamba, la Gobernación trabaja con este programa en el municipio de Cocapata, con algunas comunidades.

El aprovechamiento de la vicuña no implica el sacrifico del animal, al contrario, el programa está orientado a resguardar la vida de esta especie y aprovechar la fibra, sin poner en riesgo su vida.

El primer monitoreo que hizo la Gobernación (censo) concluyó que en Cochabamba existen al menos 1.200 vicuñas.

El aprovechamiento de la vicuña consiste en la esquila de su fibra, por parte de la comunidad, entre septiembre y octubre de cada año.

Para la esquila, la comunidad se organiza y prepara una estrategia para la captura de las vicuñas. Si los animales son juveniles o hembras preñadas se los libera.

“Solo las hembras y machos adultos son esquilados para obtener su fibra”, puntualiza.

Otro proyecto que encamina la Gobernación es el aprovechamiento sostenible de los huevos de peta de río (tortuga). PRO-BIO realizó un diagnóstico inicial para evaluar el estado de esta especie para saber si es posible aprovecharla.

TURISMO

En lugar de extraer de su hábitat animales silvestres, y venderlos como mascotas, se los debe conservar para que sean aprovechados como un atractivo turístico, aseguró el responsable de control de tráfico de vida silvestre, Edson Pérez, quien recordó que en los años 80 hubo una captura indiscriminada de la paraba frente roja, una de las especies más amenazadas del país.

Selaya refuerza que la paraba frente roja, que habita en los valles secos interandinos, se encuentra en el peldaño más alto de extinción.

En todo el país quedan, según Selaya, unas 800 parabas frente roja.

Selaya afirma que si las comunidades realizan esfuerzos para conservar sus recursos de flora y fauna, los mismos pueden ser los atractivos para que los turistas visiten sus regiones.

Los comunarios pueden aprovechar estas especies para promover el turismo. “Hace siete años poníamos el ejemplo de que en vez de que una persona se beneficie al sacar un elemento de la biodiversidad, más bien el beneficio puede ser para toda la comunidad al recibir gente que vaya a observar a esas especies y ese paisaje que es único, para hacer ecoturismo sustentable”.








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.