Cochabamba, Bolivia, Domingo 11 de junio de 2017
Informe Especial
En Cochabamba hay 6.300 personas en edad escolar, pero solamente 1.560 reciben algún tipo de formación en centros especializados o en sus domicilios. El Gobierno se compromete a incrementar ese número este año.

Solo el 25 por ciento de niños y jóvenes con discapacidad recibe educación

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 58.585365853659
Compartir
Por: Jhenny Nava B. | 11/06/2017



La educación es la principal herramienta de inclusión para una persona con discapacidad que busca algún día poder valerse por sí misma y acceder a una fuente laboral, pero en Cochabamba solamente el 25 por ciento de esta población tiene acceso a una formación escolar.  

De acuerdo a datos otorgados por la Dirección Departamental de Educación (DDE) en el departamento hay 6.300 personas con discapacidad en edad escolar, pero solo 1.560 están inscritos en un centro educativo o programa para poder recibir educación.

La responsable de Educación Especial del DDE Cochabamba, Mirtha Sejas, señala que desde la aprobación de la Ley Avelino Siñani Elizardo Pérez han habido grandes avances para el sector pues los centros educativos para estos se han duplicado de 11 a 21 y asimismo se han comenzado a formar profesores que puedan enseñar a este tipo de población.

Las puertas de las unidades educativas regulares también se comenzaron a abrir a partir del 2009 año en el que se aprobó la Constitución Política del Estado que reconoce que la educación es inclusiva.

Allí asisten algunos jóvenes con autismo, síndrome de Down e incluso otros en sillas de ruedas que no requieren de un lenguaje especializado o un colaborador para el proceso de enseñanza aprendizaje.

Desde la aprobación de la Constitución Política del Estado en 2009

El representante de la Federación Cochabambina de Personas con Discapacidad (Fecopdis) Efraín Rodríguez manifiesta que los niños y jóvenes más beneficiados han sido los de la ciudad y que aún falta trabajar en las provincias donde a veces los pequeños ni siquiera cuentan con el carnet de salud que mide el grado de discapacidad.

En algunos casos, según Rodríguez, los niños no asisten porque sus padres ignoran que su educación es totalmente gratuita, o porque simplemente no pueden o no quieren llevarlos.

En el caso de las personas con discapacidad llegar a la escuela era todo un reto y dependía al 100 por ciento de la predisposición de los padres que deben acompañarlos para verificar que todo este bien.

Algunos, según Rodríguez se inscriben e ingresan, pero en el camino dejan los estudios por alguna dificultad en salud o por la falta de un tutor que los lleve hasta el colegio.

Desde febrero de este año esa realidad ha cambiado en Cochabamba que es el único departamento en el país que cuenta con tres buses para que tanto los estudiantes como los padres puedan trasladarse hasta estas escuelas.

El Gobierno Municipal Autónomo de Cochabamba puso en funcionamiento tres modernos vehículos que cuentan con ascensores especiales para sillas de ruedas y todo lo necesario para el desplazamiento de estos estudiantes.

ESCUELAS

Los 21 centros educativos para personas con discapacidad que están en el departamento funcionan en los distritos de Cercado, Capinota, Arbieto, Colcapirhua, Tiquipaya, Punata, Quillacollo, Villa Tunari, Sacaba, Puerto Villarroel, Shinaota, Tiraque y Aiquile.

De estos 21, ocho son de convenio con la iglesia católica, pero todos realizan una formación gratuita y especializada.

A diferencia de una escuela regular, la mayoría de estos centros educativos tiene, además la atención médica con sectores exclusivos para fisioterapia, psicología y foniatria.

Hay centros concentrados especialmente a las personas con discapacidad intelectual que es una de las más difíciles de manejar porque necesita de mayores recursos humanos para la enseñanza.

En estas escuelas por ejemplo el número de estudiantes es de tres mínimo y seis máximo.

En estas escuelas se requiere de profesores auxiliares que puedan manejar de manera personalizada a los estudiantes o colaboren con los profesores para el orden en la clase.

Por lo general, las escuelas para personas con discapacidad solamente abarcan la primaria y talleres de capacitación técnica para darles a los estudiantes la formación en alguna actividad que les permita generar ingresos en un futuro.

Hace varias décadas que la educación para personas con discapacidad se da en centros especiales, pero a partir de la aprobación de la Ley Avelino Siñani Elizardo Pérez los centros son 100 por ciento gratuitos.

Pero para garantizar la educación de las personas que tienen un mayor grado de discapacidad también se han incorporado nuevos modelos de formación como el programa “Educación en Casa” que beneficia a niños y jóvenes que por su situación no pueden desplazarse a un centro educativo especial.

El programa consiste en que los profesores sean los que lleguen a las casas para enseñar a los estudiantes, sin importar cuán lejos sea el domicilio, ya que incluso se trasladan a provincias.

“Hemos avanzado mucho, pero estamos conscientes de que se puede hacer más. Este año 30 niños más se sumarán al programa y queremos abrir otras escuelas para las próximas gestiones”.

La formación de los profesores para educar especialmente a estos niños también ha cambiado con una curricula especial que se ofrece en las Escuelas Superiores de Formación de Maestros.

En Cochabamba hay 200 docentes que se dedican especialmente a estos niños y decenas de auxiliares que ayudan a que esta tarea sea mucho más llevadera.

Rodríguez indica que las actuales generaciones de personas que nacieron con alguna discapacidad o la adquirieron a lo largo de su vida cada vez son mejores y tienen oportunidad en un futuro de superarse profesionalmente.

“Las leyes son recientes y han beneficiado y beneficiarán a una buena parte de la población, pero esperamos que muchos municipios más aporten y ayuden al sector sobre todo en el tema educativo”.

LOS MÁS DESTACADOS

Tener una discapacidad no es un problema para que niños y jóvenes se destaquen en la escuela asegura Sejas.

Este año, dos estudiantes con discapacidad de la Unidad Educativa José Quintín Mendoza de Quillacollo serán reconocidos como los mejores estudiantes con el Bono de Excelencia que entrega el Ministerio de Educación a los escolares que tienen buen rendimiento.

La gestión pasada, un alumno con discapacidad ya se benefició con el programa destaca la autoridad que asegura que este tipo de alumnos son muy dedicados a sus estudios porque lo ven como una distracción y un reto que superar.

SUPERIOR

Llegar a terminar la escuela es para los estudiantes con algún nivel de discapacidad solamente un escalón en su vida y continuar con la universidad se ha vuelto un nuevo reto.

Es por eso que la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) también cuenta con un programa en el que los jóvenes pueden superarse pese a las barreras de formación que todavía hay en este nivel.

Al menos, un centenar de personas con discapacidad cursa actualmente una carrera en la Casa Superior de Estudios.

21 Centros especializados 

En Cochabamba hay 21 centros educativos para la formación de personas con discapacidad. Estos están distribuídos en 13 distritos escolares de todo el departamento, pero la mayoría, siete están situados en el centro de la ciudad.

93 millones



Segun la Organización de las Naciones Unidas en el muno hay al menos 93 millones de personas con discapacidad que están en edad escolar y aseguran que la mayoría todavía es marginada y no tiene acceso a la educación por distintos móviles sociales.

Curricula

Las personas con discapacidad en edad escolar cuentan con una curricula especializada que les permite aprender las habilidades necesarias para defenderse en la vida.

Mirtha Sejas Illanes

Responsable de EducaciÓn Especial





  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.