Cochabamba, Bolivia, Domingo 14 de mayo de 2017
Informe Especial
Europeos y americanos llegan al departamento por meses o años con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas más desprotegidas. La mayoría de los contactos se los hace por internet.

Extranjeros de doce países hacen trabajo de voluntariado en la Llajta

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 62.385321100917
Compartir
Por: Jhenny Nava B. jnava@opinion.com.bo | 14/05/2017


A miles de kilómetros, cruzando carreteras y océanos no hay poder que detenga al voluntario que quiere dar su tiempo y trabajo por los demás.

Jóvenes y adultos de Estados Unidos, Canadá, Israel, Italia, Francia, Alemania, España, Suecia, Bélgica, Inglaterra, Chile y Argentina son los que registran mayores ingresos a Cochabamba, el centro de Bolivia para realizar la labor de voluntariado. Según los responsables de organizaciones que trabajan con estos grupos, el departamento sería el centro del voluntariado a nivel nacional por distintas razones.

Una de las principales, su situación geográfica y el bajo costo de vida en comparación a La Paz y Santa Cruz, ya que en algunos casos los voluntarios deben correr con sus propios gastos de alojamiento, alimentación y transporte.

Jody Vagnoni, un italiano que llegó de voluntario a Cochabamba hace tres años y que tiene un programa de idiomas para extranjeros denominado Parlana dice que la Llajta es el centro del voluntariado en el país por estos motivos.

Vagnoni ha viajado a Santa Cruz y La Paz, donde también existen programas de este tipo, pero asegura que la respuesta a la ayuda social en Cochabamba es mucho más grande.

Pese a ser el tercer departamento más poblado de Bolivia después de Santa Cruz y La Paz, sería el que más atrae obra social por las necesidades que hay en poblaciones alejadas y por las condiciones que se les da a los voluntarios que vienen con programas de Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s) para su permanencia.

En el tema religioso, el voluntariado también es el más grande a nivel nacional ya que la Llajta denominada el pequeño Vaticano de Bolivia por la iglesia Católica, cuenta con la mayor cantidad de creyentes de esta religión. Asimismo, el mayor número de congregaciones de monjas y sacerdotes está en el departamento.

La responsable de cancillería del Arzobispado de Cochabamba, Rosario Gutiérrez Alarcón, indica que en el departamento hay 106 congregaciones de mujeres o monjas y 27 de varones o sacerdotes, lo que hace que se pueda trabajar con una mayor cantidad de misioneros en distintos programas.

Actualmente en Cochabamba hay 312 voluntarios extranjeros en las congregaciones departamentales, sobre todo en área rural.

DISTINTAS

NECESIDADES

Como decía Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”.

Así es como trabajan los cientos de voluntarios en Cochabamba para cambiar la realidad de miles de personas y tratar de responder a las necesidades de diversos tipos de población.

En el departamento, una de las más grandes instituciones que aglomera voluntarios es precisamente la religiosa.

Como no existe edad para ayudar profesionales y en algunos casos hasta adultos mayores retirados de sus fuentes laborales, llegan al país para hacer ayuda pedagógica.

Enseñar alguna lengua, arte o habilidad a niños y adultos es una de las misiones religiosas.

Las necesidades en los servicios de salud en comunidades alejadas también motiva a profesionales de estas áreas. Médicos, odontólogos, psicólogos, enfermeras y fisioterapeutas permanecen meses o años en el país para atender la demanda de la población de escasos recursos que vive en área rural.

Entre otros tipos de voluntariado están el que se hace por medio de convenio entre las congregaciones religiosas del extranjero para ayudar en centros de acogida de niños y de mujeres en alguna situación vulnerable.

Las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que trabajan en el departamento tienen áreas muy variadas.

Una de las organizaciones más grandes denominada Bolivia Sostenible trabaja facilitando voluntarios a 33 instituciones del departamento que trabajan con poblaciones vulnerables que requieren de apoyo para distintos trabajos.

Entre ellas están “Alerta Verde” que promueve el desarrollo sostenible, “Atendi” que trabaja con niños, niñas y adolescentes con necesidades especiales severas para que se puedan valer por si mismos.

Bolivia Digna, que apoya a niños de comunidades en las afueras de Cochabamba con educación formal e informal.

El Centro de Apoyo Integral Carcelario y Comunitario (CAICC) apoya a los niños y adolescentes que han sido abandonados por sus padres que están en las cárceles o migraron a otro país.

La Casa de los Niños, que trabaja con familias con VIH y tuberculosis, y el Movimiento Sonrisa que ayuda a pequeños internados en los hospitales, son instituciones que también reciben ayuda voluntaria.

Los centros de salud España y Pacata también requieren de voluntarios en salud, al igual que el Centro Manuela Gandarillas que trabaja con niños no videntes que requieren de ayuda educativa y rehabilitación. En el área de atención médica y desarrollo integral están instituciones como Mano A mano y el Hogar de Sueños

Energética es otra institución que mediante la ayuda de voluntarios enseña a la población rural a usar paneles solares y cocinas ecológicas.

Bolivian Amphibian Initiative se dedica exclusivamente con la preservación de especies de anfibios.

Gaia Pacha tiene como objetivo el cuidado y la conservación del ambiente, a través de la educación y desarrollo.

Los voluntarios contactan a estas instituciones a través de internet para ser recibidos en los proyectos y ver cual de las áreas se adecua más al trabajo que quieren hacer.

Un voluntario puede permanecer en el país por tiempos cortos o más largos.

Hay trabajos que se pueden hacer por días y proyectos que demoran como mínimo tres meses, seis o hasta un año.

Algunos que llegan al país por un tiempo, terminan extendiendo su estadía por la necesidad que tienen las poblaciones a las que colaboran, cuenta la directora del Parque Machía de Villa Tunari, Nena Balcázar, quién también recibe una gran cantidad de jóvenes que colaboran de manera voluntaria.

PAGOS Y MANUTENCIÓN

A excepción de las misiones religiosas, donde el voluntario cuenta con un techo y comida, pero debe pagar su pasaje de ida y vuelta de su país a Bolivia, existen otros proyectos donde el voluntario además de aportar con su fuerza laboral y su tiempo de manera gratuita, realiza pagos por la estadía y la alimentación.

Esto sucede cuando los voluntarios postulan a ayudas en ONG que no cuentan con recursos e infraestructura para acoger a estos jóvenes.

Los voluntarios cancelan por estos servicios y toda la logística que se hizo para conseguir el proyecto.

En algunos casos deben buscar una casa de acogida. En el centro de la ciudad está la Casa Extrema, situada en la calle Ecuador casi Ayacucho, donde varios jóvenes de distintos programas alquilan la vivienda para compartir gastos.

Lo que reciben algunos profesionales de Europa a cambio de dar su trabajo y tiempo en Bolivia son créditos para sus currículums profesionales.

Al terminar su carrera quieren contar con una experiencia que le permita conocer otra realidad y por ello, buscan las oportunidades en Latinoamérica, que requiere de mucha ayuda para su desarrollo en varias regiones.

       

Iglesia católica 

Es una de las instituciones que tiene mayor cantidad de misioneros que ayudan en temas de salud, educación y rehabilitación en zonas alejadas del departamento.

Los italianos son los que más llegan al departamento por intercambios con las congregaciones católicas.

Rosario Gutiérrez Alarcón

Responsable de Cancillería Arzobispado

33 instituciones

La Organización No Gubernamental Bolivia Sostenible realiza gestiones para contactar a voluntarios con 33 instituciones de Cochabamba, que los reciben para trabajos en áreas de salud, educación, medio ambiente, desarrollo sustentable y rehabilitación.








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.