Cochabamba, Bolivia, Domingo 16 de abril de 2017
Informe Especial

Hace falta una mejor planificación urbana para evitar riesgos

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 59.901960784314
Compartir
Por: Óscar Campanini | 16/04/2017
Albarrancho, desde hace ya varios años, ha sido superada en su capacidad de tratamiento. El constante crecimiento de la población del Cercado, la ampliación de la cobertura de alcantarillado son factores que agravan esta situación a pesar de las mejoras que se han podido desarrollar en la planta. Esta insuficiencia convierte así en una de las principales fuentes de contaminación del agua de la zona.

Un aspecto que debe preocupar a los cochabambinos claramente es la contaminación del agua. Un caso particular es el de las aguas subterráneas es decir la que se obtiene de los pozos; puesto que más de la mitad del agua de la que se abastece el área metropolitana de Cochabamba proviene de pozos.

Si bien se piensa que el agua de pozo es de buena calidad en Cochabamba eso no siempre es cierto, por el contrario existen muchos problemas de contaminación de las aguas subterráneas. Es el caso de la zona sur de la ciudad de Cochabamba, precisamente el Distrito 9 del municipio, zona que contempla Albarrancho.

Diferentes estudios realizados en los últimos 10 años han identificado un considerable nivel de contaminación de las aguas subterráneas. Para el caso concreto del distrito 9 estudios realizados por Agua Sustentable y la Universidad Católica de Bolivia (2008) se evidenció que la mayor parte de los pozos analizados no cumple con normativas de calidad de agua potable y tiene un alto nivel de nitrógeno amoniacal y salinidad. Están identificados como principales fuentes de contaminación la falta de alcantarillado sanitario, las lagunas de tratamiento de aguas servidas de Albarancho, el uso de agroquímicos en la actividad agropecuaria en la zona y el botadero de K’ara K’ara.

La falta de agua en la zona y el hecho que el Distrito 9 aún sea sector de producción agropecuaria, hace que el agua subterránea y el propio río Tamborada al que vierten sus aguas la planta de Albarancho sean fuentes alternativas para el riego. El riego con aguas contaminadas sin lugar a dudas repercute sobre la calidad de suelos y productos agropecuarios.

Un control de la calidad del agua es sin lugar a dudas un primer paso imprescindible para disminuir la contaminación. De igual forma medidas de prevención y cuidados del uso del agua en domicilio son otras medidas fundamentales a seguir en el plazo inmediato. Esto sin embargo es totalmente insuficiente y amerita medidas que aborden el problema de forma estructural desde los diferentes niveles de Gobierno.

Implementar alcantarillado sanitario es un tema central y fundamental que no solo está vinculado a calidad de vida sino a un tema de salud. Como evidencia lo ya comentado no solo a nivel del domicilio sino a nivel de la ciudad en su conjunto.

En ese ámbito el mejoramiento de la planta de tratamiento de Albarancho es vital. Proyectos para su ampliación o nuevas plantas de tratamiento han sido postergados y no implementados por múltiples factores. De igual forma implementar plantas de tratamiento en el resto del área metropolitana.

El botadero de K´ara K´ara es otro preocupante foco de contaminación sobre el que no se han tomado las medidas que se ameritan. Así como múltiples actividades industriales pequeñas, medianas y grandes que no tiene regulación alguna efectiva.

Albarrancho, es sin lugar a dudas una zona en la que existen importantes riesgos para la salud. Sin embargo el alcance geográfico que tiene la contaminación del agua convierte a toda el área metropolitana en una zona en exposición a los mismos problemas.

La urbanización descontrolada sin lugar a dudas es un problema central.






Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.