Cochabamba, Bolivia, Domingo 12 de febrero de 2017
Informe Especial
La Cámara de la Construcción señaló que sus asociadas tienen la capacidad técnica, profesional y de equipos para encarar las grandes obras, pero no cuentan con el aval económico que se exige.

Empresas locales ven muchas trabas para adjudicarse proyectos

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 58.606965174129
Compartir
Por: JORGE FERNÁNDEZ B. jfernandez@opinion.com.bo | 12/02/2017



Los trabajos en el Viaducto de la Melchor Pérez serán adjudicados a una empresa extranjera. ARCHIVO

Las empresas de Bolivia no se presentan a las licitaciones para adjudicarse obras grandes, porque no tienen las condiciones económicas para cubrir las garantías que se exigen, afirmó el presidente de la Cámara de la Construcción de Cochabamba (Cadeco), José Antonio Siles Hinojosa.

El representante de los empresarios constructores señaló que para la adjudicación de una obra grande se pide una garantía del 30 por ciento . Esto significa, según Siles, que si un proyecto tiene un presupuesto de 100 millones de dólares, el empresario tiene que dar una garantía de 30 millones de dólares.

“Este monto es sumamente oneroso y no está al alcance de los empresarios bolivianos”.

Si una empresa quisiera presentarse a una licitación y adjudicarse una obra de magnitud, debe acudir a un crédito bancario, “pero para eso debe presentar garantías efectivas, vale decir bienes”.

“Los bancos no aceptan equipos o maquinaria, por lo que es difícil acceder a los créditos”.

La propuesta que plantean los empresarios, en este caso, la Cámara de la Construcción, es que las obras grandes se dividan por tramos, de manera que los contratos no sean tan grandes y sean más accesibles para los nacionales.

Siles señaló que un contrato que tiene un monto total de 100 millones de dólares se podría dividir en varios por 20 millones, por ejemplo.

El representante de Cadeco afirmó que algunas empresas que ganan licitaciones, especialmente extranjeras, subcontratan a compañías nacionales, a las cuales les pagan montos menores a los establecidos en los contratos.

Las empresas que ganan las licitaciones, algunas de ellas, alquilan también equipos y maquinaria porque no tienen a disposición toda la que necesitan para la obra.

Otro motivo por el que las empresas nacionales no se presentan a las licitaciones de obras grandes es porque el Gobierno tiene convenios multilaterales con otras naciones, por ejemplo el caso de China.

“Debido a estos convenios se ha contratado a empresas chinas para las obras grandes. Lo que hemos propuesto es que las empresas bolivianas puedan ingresar a todos los contratos, por lo menos con un porcentaje, como asociados, colocando nuestra garantía”.

Esta posibilidad, según Siles, se está negociando en mesas de diálogo en la ciudad de La Paz, desde el año pasado, pero sin resultados positivos hasta la fecha.

TEMORES

Otro “gran problema”, por el que las empresas nacionales no se presentan a las licitaciones para obras grandes es que están un poco asustadas, porque hubo muchas ejecuciones de boletas, “que, hasta cierto punto, no correspondían, y que fueron medio abusivas”.

Estas sanciones provocaron que las empresas pierdan patrimonio y se queden sin la posibilidad de realizar obras.

Siles señaló que otra dificultad que tienen las empresas que se adjudican obras, grandes o medianas, es que los pagos por los avances se cancelan con retraso.

“En el tramo, por ejemplo, de Epizana a Comarapa, según la prensa y los datos que tenemos, el último mes que pagaron fue en septiembre. Les deben de cuatro meses”.

Siles explicó que si se calcula un flujo de caja de al menos 200 mil dólares por mes, que incluye equipo, material y personal, entre algunos, representa en ese tiempo casi un millón de dólares”.

Ante la falta de pago, el empresario tiene que acudir a créditos, porque no puede paralizar la obra y eso implica pagar intereses, que nadie reconoce.

Cuando no se cancela por el avance, el contrato señala que a partir del día 45 impago se reconoce un tiempo adicional para que la empresa termine la obra. Sin embargo, este punto, según Siles, se convierte en una desventaja para la constructora, porque representa un gasto adicional en el costo directo: gastos generales, pago a los empleados y servicios básicos.

Industrias nacionales son competentes

Las empresas nacionales tienen la capacidad técnica y los equipos necesarios para construir las obras grandes que se licitan en el país, afirmó el presidente de la Cámara de la Construcción de Cochabamba, José Antonio Siles Hinojosa.

Añadió que las empresas extranjeras acuden a las locales para realizar partes de las obras.

Construir Bolivia con industrias del medio

La Cámara de la Construcción de Cochabamba tiene el lema de “construyamos Bolivia con empresas bolivianas”.

El presidente de Cadeco, José Antonio Siles Hinojosa, afirmó que las empresas bolivianas se quedan para solucionar cualquier reclamo por una obra e invierten en el país, lo que no ocurre con las extranjeras.








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.