Cochabamba, Bolivia, Lunes 20 de - de 1999
Informe Especial
EN COCHABAMBA HAY OCHO CENTROS DE ATENCIóN INTEGRAL DE ADOLESCENTES QUE FUNCIONAN EN LOS HOSPITALES PúBLICOS Y OTORGAN ORIENTACIóN, AYUDA PSICOLóGICA Y ATENCIóN GINECOLóGICA A JóVENES ACTIVOS SEXUALMENTE

El 80 por ciento de los adolescentes carece de orientación sexual

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 57.995444191344
Por: Jhenny Nava B. jnava@opinion.com.bo | 12/08/2012


Claudia tiene 16 años y lleva 10 meses con su pareja que tiene la misma edad y a quien lo conoció en el colegio.

Hace cinco meses esta adolescente y su pareja comenzaron a tener relaciones sexuales y con la información que recibieron en el colegio decidieron hacerlo con el método del calendario, también denominado ritmo.

Claudia estaba segura durante los primeros meses que con este método podría evitar un embarazo no deseado, pero al perder el control estricto que se debe aplicar en este método, decidió optar por las pastillas que le ofrecieron en una farmacia. Pero días antes acudió a un centro de Atención Integral de Adolescentes (AIDA) para ver si allí podía recibir orientación acerca de los métodos anticonceptivos y otras dudas que tenía.

“Al ver jovencitas embarazadas y al escuchar sus conversaciones con los médicos me dio vergüenza contar lo que me pasaba, creí que no podría contar lo que me sucedía y me fui a una farmacia a comprar las pastillas”, mencionó.

Al igual que Claudia miles de adolescentes activos sexualmente en el país buscan sus propios medios para poder conseguir métodos anticonceptivos y, en algunos casos, si no los encuentran o no pueden acceder a ellos, tienen relaciones sexuales sin protección exponiéndose a contraer Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) o un embarazo no deseado.

Para prevenir estas dos últimas situaciones, que van en incremento en el país, el Seguro Universal Materno Infantil (SUMI) implementó los centros de Atención Integral Diferenciada para Adolescentes (AIDA) para que los jóvenes reciban orientación acerca de estos dos temas.

Sin embargo, en una evaluación a los dos centros AIDA más grandes de Cochabamba (el Hospital Materno Infantil Germán Urquidi y el hospital Cochabamba), se evidenció que el 80 por ciento de adolescentes que asisten a éstos lo hacen cuando ya se embarazaron y solamente un 20 por ciento pide orientación antes del primer embarazo.

La ginecóloga encargada del AIDA del Hospital Materno Germán Urquidi, Emilce Egüez, señala que los adolescentes acuden a pedir ayuda cuando se presenta el embarazo y no antes para prevenirlo.

De un promedio de 15 pacientes por día, solo dos adolescentes vienen a pedir orientación antes del primer embarazo. La atención a jóvenes en estado de gestación, que también es especial, no puede ser negada por el personal de los centros AIDA, por lo que se les brinda toda la información que éstas requieren.

En los centros los jóvenes activos sexualmente pueden recibir atención ginecológica, ayuda psicológica pero hay varios factores que los alejan de estos centros públicos cuando todavía las adolescentes no se embarazaron.

Según el secretario general de la Coordinadora Nacional de Líderes Tu Decides, Roly Betancurt, los obstáculos con los que los jóvenes atraviesan para no asistir a estos centros son la vergüenza y timidez que tienen para contar sus inquietudes a un médico que no los trata con confianza, la rapidez con la que los atiende y el temor a que otros pacientes escuchen la conversación.

Un diagnóstico realizado por CIES Salud Sexual, Salud Reproductiva a 370 adolescentes de los departamentos de La Paz, Cochabamba y Cobija indica que los jóvenes que logran llegar a los AIDA para solicitar información y superan todo el proceso burocrático para ser atendidos no salen satisfechos con la información que reciben.

El principal problema es el trato que reciben del personal de salud, que en muchos de los casos no les genera confianza.

“Algunos salimos con más dudas que con las que entramos, porque el médico nos dice: cuando decidas qué quieres vuelves; fue entonces que me sentí rechazada”, cuenta Sandra, una adolescente de 15 años que acudió a uno de estos centros.

La responsable de Derechos Sexuales y Reproductivos del Servicio Departamental de Salud, (SEDES), Nancy Castillo, indica que los médicos de los centros AIDA que funcionan en Cochabamba fueron capacitados para atender exclusivamente a adolescentes, sin embargo, reconoció que aún falta mucho por hacer porque se carece de infraestructura y equipamiento para poder dar una mejor atención preventiva.

DESCONOCIDOS

En el Cercado, el Hospital Materno Germán Urquidi en la Av. Aniceto Arce, el Centro de Salud Cochabamba en la Nataniel Aguirre y Brasil, el Centro de Salud Alalay en la Av. Siglo XX y Rafael Bustillos, en el Centro de Salud Sarcobamba en la calle Villavicencio y Tunupa y en los centros médicos de los municipios de Quillacollo, Colcapirhu, Tiquipaya e Ivirgazama existen centros AIDA.

Pero de todos estos sólo el Materno Germán Urquidi y el Centro de Salud Cochabamba son los que cuentan con ambientes propios y el personal para la atención exclusiva a adolescentes.

En los Centros Médicos de Villa Tunari, Punata y Mizque también se estan implementando estos centros de atención para adolescentes.

Castillo reconoció que uno de los errores del programa es la falta de difusión e información a los jóvenes, que aún no conocen como funciona la atención.

“Lamentablemente no sabemos si efectivamente estamos llegando a los adolescentes, porque las cifras de embarazos no han disminuido y eso nos preocupa”, señala.

CENTROS AIDA

EN EL CERCADO



- Hospital Materno Germán Urquidi en la Av. Aniceto Arce.

- Centro de Salud Cochabamba en la Nataniel Aguirre y Brasil.

- Centro de Salud Alalay en la Av. Siglo XX y Rafael Bustillos.

- Centro de Salud Sarcobamba en la calle Villavicencio y Tunupa.

OTROS

MUNICIPIOS

- Hosital de Quillacollo.

- Hospital México de Sacaba.

- Centro de Salud Tiquipaya.

- Centro de Salud Colcapirhua.

Centro de Saluz Ivirgazama.






Copyright © 2003-2014 Opinión. Todos los derechos reservados.