Cochabamba, Bolivia, Lunes 9 de octubre de 2017
Cobocitos

NOSOTRAS Y NOSOTROS LOS ADOLESCENTES

 Votar
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
 Resultado
  • Actualmente 57.333333333333
Compartir
09/10/2017

La violencia en el enamoramiento es el abuso, maltrato o humillación que uno de los integrantes de la pareja (varón o mujer) ejerce sobre la otra persona para dominar y mantenerlo bajo su control. Estos abusos pueden variar y producirse desde la primera cita o luego de varios meses de relación sentimental.

Los tipos de violencia más comunes durante el enamoramiento son: psicológica y física. Además, cuando existe chantaje, amenaza e intimidación dentro de la relación de pareja se tiende a caer en una “espiral de violencia” que se repite sin cesar, cada vez con más frecuencia.

Toda relación amorosa inicia con muestras de afecto, pero cuando no hay valores que sustenten la relación, como la comunicación y el respeto, se va poniendo tensa, se producen discusiones constantes y se van acumulando las tensiones que suelen descargarse por medio de insultos, gritos, amenazas y/o golpes, es decir, a través de la violencia.

Pasada esta etapa violenta, el o la agresora – que por lo general no puede controlar sus celos a causa de su inseguridad- se arrepiente por sus acciones, busca justificar su proceder y pide disculpas por lo que hizo a través de regalos y actos de cariño, después vendrá la reconciliación y continúa en la que el agresor prometerá no volver a ejercer violencia. Si no existe una verdadera comunicación respetuosa este final feliz será solo un engaño, la hermosa relación de amor que empezó se tornará dolorosa y triste con constantes reconciliaciones y peleas hasta que podría llegarse a un punto donde la violencia sea imparable. Por ello, es importante saber cortar el círculo de violencia a tiempo y oportunamente.

¿Cómo saber si estás sufriendo violencia en el enamoramiento?

Sea mujer o varón, una persona puede estar viviendo dentro de una relación violenta cuando su pareja comete una serie de acciones contra ella o él, estas actitudes pueden ser:

1.- Te amenaza, humilla, burla, grita o insulta.

2.- Te controla y vigila en todo lo que haces.

3.- Te obliga a cambiar tu comportamiento frente a tus amigas o amigos por causa de sus celos.

4.- Te obliga a que le muestres tu celular, contraseña de Facebook o controle las salidas con amigas o amigos.

5.- Te agrede con pellizcos, bofetadas, mordiscos, etc.

Una persona puede darse cuenta que se está convirtiendo en víctima de violencia dentro de su relación desde el momento en que siente miedo a expresar sus verdaderas emociones, cuando no está de acuerdo con su pareja o entra en pánico cuando su pareja está enojada . Es decir, cuando pierde la libertad de ser él o ella misma.

Una persona se convierte en agresor cuando:

1.- Humilla a su pareja, ya sea cuando estén a solas o delante de otras personas.

2.- Se enoja cuando su pareja habla con otras personas.

3.- Amenaza con irse o acabar la relación.

4.- Asusta a su pareja con su comportamiento ya sea de forma verbal o a través de acciones como pellizcos, bofetadas, empujones, o gesticulaciones corporales.

5.- Exige que su pareja le muestre su celular, pida sus claves o revise sus cosas personales.

6.- Ejercite golpes o movimientos torpes para amedrentar o se auto lesione.

El saber identificar la violencia a tiempo, puede ayudar a prevenir más casos de violencia. Si alguien cree que su relación ya es “tóxica o destructiva” lo mejor es tomar la decisión de separarse, para esto se puede recurrir al apoyo de alguien de confianza o personal de una institución de atención a estas problemáticas.








Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.