Cochabamba, martes 20 de agosto de 2019

Filas en el SEGIP generan diversas fuentes de empleo

Vendedoras de alimentos y material de escritorio, fotocopiadoras, tramitadores y taxistas se instalan.
| REDACCIÓN Twitter: @DiarioOpinion | 21 jul 2019 | Ed. Imp.

HAY TAMBIÉN FOTOCOPIADORAS JUNTO A LA REPARTICIÓN QUE ENTREGA CÉDULAS DE IDENTIDAD.


Las largas filas que se forman cada día, desde la madrugada, en puertas del Servicio General de Identificación Personal (SEGIP), permiten la generación de fuentes de empleo, aunque informales y temporales, según pudo corroborar este medio de comunicación.

Cada día, como promedio, llegan hasta el SEGIP unas 800 personas que tramitan cédulas de identidad, la mayor parte, se calcula en un 80 por ciento , porque extravió este documento.

Vendedoras de alimentos, tramitadores, abogados y taxistas, entre otros, se apuestan cada jornada frente a la puerta principal del SEGIP, o en sus inmediaciones, para ofrecer sus servicios y procurarse de algunos pesos que les permita el sustento de sus familias.

Emilia Quispe es una vendedora de haba y tostado que llega circunstancialmente hasta la avenida Circunvalación para ofrecer este alimento a los que hacen fila para tramitar su cédula de identidad y a los taxistas que se ubican en busca de pasajeros.

Las vendedoras de linaza madrugan cada día e instalan sus puestos a partir de las cuatro de la mañana, aproximadamente, porque a esa hora ya llegan los que quieren ser los primeros en ser atendidos en el SEGIP.

Asimismo, están los taxistas que ofrecen a las personas que no han comprado los valorados del banco, llevarles en una carrera de ida y vuelta a la sucursal más cercana, con el objetivo de que no pierdan su puesto en la fila.

Sebastián Gonzales trabaja de taxista independiente y afirma que se da unas vueltas por el SEGIP y “siempre” logra algunas carreras al banco o para llevar a quienes ya tramitaron sus cédulas de regreso al trabajo.

En otros casos, hay personas que ofrecen sus servicios para ir a pagar por el valorado al banco.

Los hombres del volante vocean sus servicios para ganar algunos usuarios.

Cerca del SEGIP están también las vendedoras de chorizo y carne apanada para quienes desean comer algo más que un frugal desayuno.

Y como la espera para hacer el trámite en sí puede durar hasta después del mediodía, muchos deben almorzar en las pensiones que están instaladas frente al SEGIP o a pocos metros.

Ahí se puede encontrar el almuerzo completo más refresco desde 10 bolivianos. También se sirven platos especiales, asado, por ejemplo.

También llegan al lugar vendedoras de rellenos y refresco.

En las aceras se instalan las personas que comercializan material de escritorio como fólderes, lapiceros y lápices. Lo que no podía faltar son las fotocopiadoras.

En las épocas denominadas altas, antes del comienzo de clases, la actividad comercial aumenta.



Tags: empleo,fuentes,diversas,generan,Filas,SEGIP

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa