Cochabamba, jueves 20 de junio de 2019

Mamás y tecnología, aliadas invencibles

Las aplicaciones, las cámaras o videos de los teléfonos móviles están en manos de las madres. Otro grupo de mujeres ha hecho de la tecnología su forma de vida.
| | 19 may 2019 | Ed. Imp.

LA MUJER SE HA ADUEÑADO DE LA TECNOLOGÍA.


Las mamás han descubierto que la tecnología puede ser su aliada. No solo preguntan a Google ¿cómo calentar la leche de mi bebé?, sino que crean aplicaciones para el celular, investigan, comparten información y hasta ingresan al mundo de la inteligencia artificial.

El comunicador y experto en marketing Marcelo Durán calificó de muy importante el uso de la tecnología para la liberación de la mujer, sobre todo de la madre.

Agrega que Google es como la abuela que da consejos. “Incluso cuando la mamá lleva a su bebé al médico va preparada y al especialista le dice: “He visto en Google que se puede tratar de tal enfermedad”.

Como segundo uso, las mamás han creado grupos de mensajería en WhatsApp y en esoS espacios se enteran de las tareas de sus hijos y hablan con los profesores del colegio, y más.

Otro uso a través de la tecnología es el descubrimiento no solo de rol de madre, sino de mamá interconectada. Es decir es parte de grupos, páginas, comunidades y eventos en el Facebook. “Postea la foto de su hijo en el primer día de clases, cuando se gradúa o en sus cumpleaños. Creo que es un buen signo de autoestima porque está diciendo: ‘Estoy haciendo un buen trabajo’. La tecnología ha traído cosas muy buenas a la maternidad y lo celebro”.

Durán identifica a dos grupos fuertes de mamás:

Las mamás Millennials de 25 a 34 años a quienes les gusta verse bien, hacer lindos cumpleaños y mostrarlo a los demás. El otro grupo tiene más de 45 años, tienen hijos de 18 a 20 que viven el resultado del proceso. Aquí hay mucho más potencial, viajan y muestran otro ritmo de vida.

El último grupo ha tomado a la tecnología como una forma de vida. Trabaja en ella y vive de ella.

La Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación, AGETIC, ha identificado a 36 mujeres que han convertido a la tecnología en profesión. De ellas, encontró a 32 y varias son madres de familia, como Sinchi Díaz, la ingeniera en Sistemas que es CEO (directora ejecutiva) y fundadora de MC4, una fábrica de Software.

También la genetista Noemí Tirado, cuyas investigaciones han destapado realidades. Trabaja en la Universidad Mayor de San Andrés, de La Paz.



APLICACIONES

Marcelo Durán explica que en talleres sobre el uso de tecnología observa que a las mamás les preocupa mucho la seguridad de sus hijos y casi siempre preguntan ¿cómo puedo proteger a mi hijo en Internet?. Les inquieta el bulling, la pornografía y los ataques que pueden sufrir.

Pero con la restricción a la tecnología se puede sancionar a los hijos por faltas. Les quitan el Internet. Netflix o piden que entreguen el celular.



EN LA ESCUELA

Existen aplicaciones que se han popularizado, como Khant Academy creado por un padre que buscaba hacer tareas para sus hijos, entonces hizo la aplicación Colegio en Línea. Tiene materias, cursos de primaria y secundaria. “Se ha popularizado porque la Fundación Jala lo ha llevado a varios colegios”.

Es una buena herramienta para que las mamás puedan ayudar a sus hijos para reforzar a alguna materia.

El mismo Google tiene un buscador que se llama scolar.google.com que sirve para hacer búsquedas académicas.

Scrach sirve para programar y Lego para armar robots. Los institutos manejan esas dos aplicaciones.

Las mujeres se han apoderado de la tecnología.

4

Factores

El experto en Marketing Marcelo Durán halló que la tecnología en manos de las mujeres les ha llevado empoderamiento. Usan para hacer preguntas a Google, interactúan con el celular, con redes sociales y otros grupos, pero además es también una forma de vida porque han hallado capacidades para crear aplicaciones y crear inteligencia artificial.



Tags: invencibles,aliadas,tecnología,,Mamás

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa