Cochabamba, domingo 21 de julio de 2019

Policías, en la mira

Casos. Hasta hace un tiempo, los casos en los que estaban involucrados jefes policiales eran relativamente aislados. Sin embargo, ahora son más frecuentes.
| | 14 mar 2019 | Ed. Imp.

Las graves acusaciones que existen en contra del excomandante de Oruro Rómulo Raña deben obligar a las autoridades a seguir minuciosamente las actividades que realizan los jefes policiales y subalternos.

Como dicen, no todos son iguales y no se los puede juzgar sin tener pruebas. Sin embargo, las instancias correspondientes deben hacer seguimiento pormenorizado de las labores que realizan. Solo así se evitará que otros funcionarios policiales se aprovechen del cargo y hagan de las suyas.

El caso de Raña es muy grave, toda vez que existen indicios de que la autoridad presuntamente lideraba una red integrada por al menos 100 personas para realizar cobros ilícitos en la frontera a cambio de permitir el ingreso de camiones repletos de mercadería de contrabando.

Asimismo, existen testimonios de militares que aseguraron ante la Fiscalía Anticorrupción que Raña habría llegado a recaudar al menos 300.000 dólares en coimas, no solo por dejar pasar camiones, sino por el cobro de cambios de destinos a subalternos.

También existen informes de Inteligencia de las Fuerzas Armadas de las acciones que realizaba Raña juntos con otros efectivos policiales en la frontera con Chile.

“Producto de nuestro sistema de Inteligencia en el lugar y también la contrainteligencia que hemos desplazado, porque es una operación bastante grande la que están llevando las FFAA allá (en Oruro). Tenemos pleno conocimiento de lo que está sucediendo y de lo que estaba sucediendo hace varios meses, así que esto es gracias a un trabajo muy profesional que están haciendo nuestras tres fuerzas allá y el Comando en Jefe”, informó el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, cuando fue consultado sobre el caso del coronel Raña, según la agencia ANF.

Es importante que las autoridades del Ministerio de Gobierno y de otras reparticiones gubernamentales realicen este tipo de labores para detectar las irregularidades que se estarían cometiendo.

Al mismo tiempo, es fundamental que el Ministerio Público no baje la guardia y continúe las indagaciones que viene realizando en el caso de Raña, pese a las amenazas que existen.

Paralelamente, los altos jefes policiales deben coadyuvar para que estas graves denuncias sean esclarecidas.

No es la primera vez que un alto jefe policial se ve involucrado en un hecho ilícito.

Al inicio de este año, se descubrió la existencia de una red de corrupción para el ingreso de postulantes a la Academia Nacional de Policías (Anapol). En ese caso, cayeron altos jefes policiales, entre ellos el Rector de la Universidad Policial (Unipol).

El propio presidente Evo Morales fue quien ordenó anular los exámenes de ingreso a la Anapol, tras recibir varias denuncias, en sentido de que se cobraba desde 10.000 hasta 20.000 dólares por la admisión.

Hasta hace un tiempo, los casos en los que estaban involucrados jefes policiales eran relativamente aislados. Sin embargo, ahora son más frecuentes, lo cual debe llamar la atención de las autoridades gubernamentales para reforzar sus sistemas de lucha contra la corrupción en la institución verde olivo.

También se ha vuelto común que uniformados se vean involucrados en otros delitos. Ayer, cinco policías fueron enviaron a la cárcel por el presunto robo a un joven famoso de nacionalidad chilena, conocido como Cangri, quien junto con su amigo luego aparecieron muertos en la frontera, el mes pasado.



Tags: mira,Policías,

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE «EDITORIAL»:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa