Cochabamba, jueves 23 de mayo de 2019
El excombatiente falleció a sus 104 años

Jacobo Tórrez, el benemérito que se rindió ante su esposa muerta

Los familiares afirman que el exsoldado de la Guerra del Chaco empezó a soñarse con su amada Carmen y creen que el espíritu de ella volvió para llevárselo. Él aceptó y partió feliz. 
| | 12 mar 2019 | Ed. Imp.

UNA IMAGEN DE JACOBO TÓRREZ. AL LADO, EN SU CUMPLEAÑOS 104, TOCA EL CHARANGO. BETTY CONDORI ROJAS



Hasta hace dos semanas, Jacobo Tórrez vivía sus días con la fortaleza de un excombatiente de la Guerra de Chaco. Una madrugada despertó sobresaltado y le dijo a su hija: ¡Tu mamá está aquí, tu mamá ha venido. Mírala está sentada! señalando con la mano hacia el sillón del dormitorio.

Natividad, la hija de Jacobo no vio nada por más esfuerzo que hizo. Solo hubo estremecimiento en su humanidad, porque Carmen Yugar, a la que el benemérito afirmaba ver, falleció hace dos años.

Desde aquel día, Jacobo dejó de ser el mismo. No quería comer, desayunar ni tomar sus medicamentos y hasta el agua le incomodaba. “Mi mamá murió hace tiempo. Pero pensamos que regresó para recoger a mi padre. Ella se lo ha llevado y mi papá se ha ido feliz”.

Jacobo tenía 104 años y casi ocho meses. Estuvo en el conflicto bélico que se libró con Paraguay entre septiembre de 1932 y junio de 1935, por el control del Chaco Boreal. Fue parte del cuerpo de caballería.

El día de su cumpleaños tocó y bailó con su propio canto. Se vistió de gala y lució sus medallas de reconocimiento, mientras una banda tricolor rodeaba su cuerpo.

Hace poco, Jacobo se rindió ante su Carmen amada y falleció a las 10 de la mañana del sábado 9 de marzo, en Cochabamba. Ayer fue sepultado en el mausoleo de los beneméritos en el Cementerio General, sin una banda que interprete Boquerón Abandonado -su canción favorita- sin una corte que haga los honores a quien defendió los recursos del país, sin que ninguna institución pague siquiera el frío féretro en el que hoy duerme.

Asistieron a despedirle sus ocho hijos, sus 30 nietos y sus casi 60 bisnietos.

Natividad y su nieto Dennis recordaron cómo pasó Jacobo sus últimos días. “Sus sueños con mi mamá fueron más seguidos. Quería que yo la busque”, dijo su hija.

Cantaba y tocaba con su charango Boquerón Abandonado, pero luego perdió el gusto por la música. “En una ocasión le di el instrumento, quiso rasgar, pero lo devolvió”, relató Dennis, su nieto más cercano y apasionado por escuchar sus historias.

Jacobo empezó a adelgazar porque no queria comer. La familia lo internó cinco días y los médicos no encontraban un mal grave. Volvió a casa. Empezó a recibir el alimento por sonda. Solía llamar a sus hijos Juan y David, pero nunca olvidaba a Boby, su fiel mascota.

Aún con dificultad para hablar hizo sus bromas hasta el último momento.

“Mi abuelo nos ha dejado. Mi abuela se lo ha llevado. Se fue feliz”.

Beneméritos

Con Jacobo Tórrez, eran tres los defensores del Chaco. Ahora solo sobrevi-ven dos en todo el departamento.



Tags: esposa,muerta,ante,rindió,Tórrez,,benemérito,Jacobo

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa