Cochabamba, sábado 25 de mayo de 2019
MIRADAS ANTROPOLÓGICAS

Narrativa carnavalesca

| Antropóloga y docente universitaria maia_te@hotmail.com | 12 mar 2019 | Ed. Imp.

Observar simplemente nos conduce a sacar conclusiones desde una perspectiva exclusiva de las vivencias e historia individual. Mientras, si observamos y participamos, ya sea como espectador o actor, se entrelazan nuestras historias, modos de ser y formas de organización.

El Carnaval es una fiesta donde cada cultura o sociedad vive de acuerdo a sus tradiciones, en la cual año que pasa se reinventan formas expresivas, muchas veces nostálgica, política o contestatariamente. Lo cierto es que el Carnaval reúne diversas expresiones donde hay momentos destinados a calmar las tensiones acumuladas en el tiempo y espacio y donde no existen las barreras sociales. En la fiesta se encuentran moros y cristianos como espacio de liberación de estructuras mentales o societales.

Esta fiesta también es un espacio donde puede haber denuncias o reproducciones del orden cultural. En Bolivia tenemos varias formas carnavalescas, ya sea en las ciudades como fiesta sincrética al emerger lo colonial y lo prehispánico; en barrios periféricos, al rescatar la tradición mestiza de antaño; en municipios, exhibiendo la sátira como denuncia y folclorizando formas culturales; en los Andes, al agradecer la fertilidad; en territorio guaraní, cuando se recrea el modo de ser cultural o en San Ignacio de Moxos, el Carnaval religioso.

En estos espacios de fiesta también se narra fastuosamente la historia desde la mirada de los carnavalescos que participan como actores. Tal es el Carnaval de Río de Janeiro, el más famoso del mundo donde participa el pueblo, ya sea danzando en la avenida o en la gradería; tocando la batería; como “destaque” en carros alegóricos, en fin, una riqueza cultural envidiable. Esto sucede en la avenida Marqués do Sapucaí, conocida como Sambódromo, donde las escuelas de samba realizan su paso durante una hora, tiempo en el cual se representa un tema o enredo elegido previo concurso donde participa la comunidad.

El samba enredo surgió en 1930 y se consagró en los cincuenta. Se trata de una narrativa con letra y música variada y a la vez contestataria, pues en el tiempo fue puliéndose en el contenido y en la forma de expresar la protesta contra el orden social. Temáticas sobre la historia del Brasil imperial; la riqueza de las culturas amazónicas, de su biodiversidad y de conciencia ambiental; de la formación social brasileña; sobre la corrupción gubernamental; biografías de personajes del arte, literatura, músicos, científicos y atletas. Samba enredo, producto de mentes maravillosas, cuya trama la presentan creativa y artísticamente para danzar y vivir la realidad no contada siguiendo un hilo conductor que es la letra de la canción, en su paso por la Marqués do Sapucaí.

Este año la escuela campeona Mangueira homenajeó con el tema “La historia que la historia no cuenta” a Marielle Franco, concejal negra y lesbiana asesinada hace un año. A su vez, presentó una versión de la bandera brasileña con la leyenda "indios, negros y pobres". En un carro alegórico se mostró la colonización como un cementerio de pueblos indígenas. Satirizaron a Bolsonaro y criticaron su mensaje armamentista invitando a poner flores y no balas.

Así pues, en esta narrativa carnavalesca (maravillosa) se vive la historia social emergente.



Tags: carnavalesca,Narrativa

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa