Cochabamba, jueves 21 de marzo de 2019

Don Juan en tiempos del acoso

| Tomado de elcomercio.pe | 09 mar 2019 | Ed. Imp.

Si el personaje icónico de Zorrilla, Don Juan Tenorio, viviese en el Perú de estos tiempos, estaría en serios aprietos. Y si usara la tecnología del celular, peor. Imaginemos que, si mediante el WhatsApp, le escribiera a una dama que recientemente conoció, manifestándole lo hermosa que es, lo mucho que le atrae físicamente y halaga su figura con adornada poesía, proponiéndole tener un encuentro físico más cercano; por más elegantes que sean sus palabras, podrían resultar “insoportables” a su destinataria, si es que ella, previamente, no abrió la puerta de un espacio de confianza donde ambos, consensuadamente, acordaron comunicarse con un código romántico, pero sexual.

Fraseando lo que dice el inciso “c” del art. 6° de la Ley 27942, modificado por el Decreto Legislativo N° 1410, Don Juan habría incurrido en hostigamiento sexual. Empleó “términos de naturaleza o connotación sexual o sexista” en su pretensión de conquista. Sus palabras podrían sonar ofensivas a la dama porque ella, previamente, no consintió ese espacio de confianza con connotación sexual. También habría cometido delito de acoso sexual, porque según lo previsto en el artículo 176-B del Código Penal, se sanciona con pena de cárcel no menor de tres ni mayor de cinco años, más inhabilitación, a todo aquel que de cualquier forma vigila, persigue, “hostiga”, asedia o busca establecer contacto o cercanía con una persona, sin el consentimiento de esta, para llevar actos de connotación sexual...

La conducta de Don Juan no es gratuita. Es fruto de un aprendizaje propio de un paradigma cultural donde el hombre va a la conquista y toma la iniciativa. Como reza un viejo adagio: “Preferible pedir perdón a pedir permiso”.

En el Perú de estos tiempos, esta cultura machista combinada con la falta de civismo y respeto por el otro han sido los insumos de un brebaje tóxico que arroja cifras alarmantes de acoso sexual. Según un informe de Datum (El Comercio, 7/9/2018), nuestro país ocupa el segundo lugar donde las mujeres afirman haber sufrido este tipo de conducta (41 por ciento ) en el último año: 14 por ciento en el trabajo, 4 por ciento en el centro de estudios, 23 por ciento en el ámbito social y 20 por ciento en otros lugares.

El Poder Ejecutivo dictó el Decreto Legislativo 1410 (septiembre 2018) por los casos de connotadas periodistas víctimas de acoso durante prolongado tiempo, sin que existieran figuras penales que sirvan para sancionar a los acosadores, además del lamentable caso de la muerte de una joven a quien su acosador quemó viva en un autobús por la frustración de ser rechazado por su víctima.

Se trata de una política criminal reactiva, con penas bastante severas y con serios problemas técnicos e, incluso, de constitucionalidad. Primero, en el delito de acoso, tienen igual pena la conducta reiterada y aquella que no lo es. Pero, ¿no es más grave la primera? Segundo, tanto en el acoso como en el acoso sexual, ¿por qué no se han enumerado supuestos de “buscar contacto o cercanía”? Es una garantía constitucional que el legislador especifique las conductas materia de sanción (garantía constitucional de tipicidad). Lo contrario corre el riesgo de ser subjetivo. Tercero, si el acoso sexual requiere el no consentimiento de la víctima (lo cual supone inexistencia de relación sentimental o de pareja, ocasional o estable, con fidelidad o sin ella), ¿por qué colocar como agravante (pena de cárcel no menor de cuatro ni mayor de ocho años) que la víctima y el acosador “tienen” tal relación?...



Tags: acoso,tiempos,Juan,Don

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa