Cochabamba, lunes 22 de abril de 2019

El centro para drogodependientes

| | 11 feb 2019 | Ed. Imp.

Un centro para atender a drogodependientes es edificado en el municipio de Capinota, en una extensión de 5.6 hectáreas y con una inversión de 27 millones de bolivianos. La infraestructura multimodal está a cargo de la Empresa Constructora Cochabamba Sociedad Anónima, en la comunidad de Playa Ancha.

Según lo estipulado en el contrato, este centro funcionará en 2020, toda vez que la empresa tiene 460 días calendario para construir la obra. Finalmente Cochabamba tendrá un lugar especializado para tratar a niñas, niños y adolescentes que por una u otra razón han caído en la adicción a las drogas.

Este denominado megaproyecto, por su alcance y función que debe cumplir, empieza a tomar forma después de haber afrontado más de un traspié. El jueves se dio luz verde a la construcción de la infraestructura multimodal que tendrá 11 áreas: cinco centros terapéuticos, unidad de administración, unidad técnica de salud, áreas deportivas, baños y vestuarios y áreas de trabajo agropecuario.

El objetivo ambicioso de este centro, con capacidad para 300 personas, es la atención integral a drogodependientes, hasta su total recuperación.

Si bien la Gobernación ha comprometido la construcción de esta infraestructura en el tiempo estipulado, lo que se debe garantizar también es el equipamiento necesario y profesionales con la experiencia para tratar estos casos, que suponemos serán difíciles.

El país no tiene muchos centros integrales para atender a personas drogodependientes, por lo que, si es necesario, las autoridades deberán alentar a los profesionales, en diferentes áreas, a que se especialicen, y para ello cuentan con aproximadamente dos años.

Sería una pena que se tenga una infraestructura moderna, pero no se cuente con profesionales idóneos, que además tengan vocación de servicio.

La Gobernación deberá también prever los recursos económicos para su mantenimiento, porque no vaya a ser que ocurra lo mismo que con los escenarios deportivos de los Juegos Suramericanos de Cochabamba.

La experiencia nos ha enseñado que para que un proyecto salga adelante, se debe prever todos los aspectos. La infraestructura, en primer lugar, el equipamiento, los profesionales y los recursos económicos para su sostenimiento.

El funcionamiento de este centro multimodal es urgente, porque día que pasa se incrementa el número de drogodependientes, especialmente jóvenes y adolescentes, quienes están librados a su suerte y no tienen el apoyo de profesionales que requieren.

El problema de la dependencia a la drogas, especialmente la clefa, ha crecido en forma exponencial en los últimos años, al extremo de que decenas de personas en situación de calle se drogan en plazas, calles y avenidas, a vista y paciencia de los transeúntes.

Un informe del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) señalaba a finales de 2018 que la población en situación de calle y de consumo se había elevado a 977 personas entre niños, adolescente y adultos. Según los reportes de prensa, hace una década solo existían 400.

Víctor Arellano, de la Fundación Estrellas en la Calle, manifestó que el 80 por ciento de las 977 personas consumían distintos tipos de droga.

Pero, al margen de la desintoxicación de las personas drogodependientes, será importante tomar en cuenta que se les debe enseñar un oficio que les permita defenderse en la vida. Otro punto importante será la reinserción familiar. Estas persona pueden encontrar en sus familias un gran apoyo para no volver a caer en las drogas.

Si el tratamiento no es integral, no servirá de nada contar con una moderna infraestructura. Asimismo, si se tiene a los profesionales más idóneos, pero sin condiciones materiales, la posibilidad de éxito será menor.



Tags: drogodependientes,centro

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE «EDITORIAL»:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa