Cochabamba, miércoles 21 de agosto de 2019

La dura política monetaria da un respiro en Argentina

| Tomado de la agencia EFE | 08 feb 2019 | Ed. Imp.

La dura política monetaria adoptada por las autoridades argentinas tras la crisis financiera del año pasado está dando resultados y ha permitido un respiro en el tipo de cambio, aunque los economistas coinciden en que la calma se irá agotando a medida que se acerquen las elecciones.

Después de meses en los que el peso perdió la mitad de su valor y se temió que una devaluación mayor hiciese entrar al país en "default", el dólar cotiza incluso por debajo de los valores considerados adecuados en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por lo que el Banco Central (BCRA) ha llegado a intervenir comprando reservas para elevar el tipo de cambio.

El economista Víctor Beker tiene claro que el motivo de ese renovado interés por los activos argentinos son los altísimos tipos de interés, por encima del 50 por ciento , que hacen que los inversores "apuesten por ahora a la tasa de interés porque obviamente es una renta fabulosa", asegura a preguntas de EFE.

"Creo que no hay actividad económica, salvo el narcotráfico, que pueda competir con esa rentabilidad", explica gráficamente Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía, que cree que por ello la "filosofía" a la que se ha llegado en Argentina es "aprovechemos mientras dure".

Así, el dólar cerró este miércoles en 37,4283 pesos, un nivel inferior al de las bandas de no intervención fijadas en la negociación con el FMI, que en esa jornada eran de 38,021 la inferior y de 49,203 la superior, y se actualizan diariamente a un ritmo del 2 por ciento mensual.

El BCRA ha intervenido desde enero en varias ocasiones, y es que su preocupación no es solamente que se dispare el tipo de cambio, sino también que se estanque en medio de la alta inflación, porque, como recuerda Beker, la experiencia de Argentina es que "los atrasos cambiarios se recuperan en un par de días, pero a costa de devaluaciones enormes", como la de 2018.

El pasado agosto, el presidente Mauricio Macri tuvo que solicitar un adelanto de los fondos del FMI por una nueva fuga de activos, lo que forzó al BCRA a poner en marcha en octubre una estricta política de congelamiento de la base monetaria y disparó los tipos de interés. Aunque esta medida ha logrado contener el desplome del peso, Beker advierte de que "no existe en ninguna parte del mundo, ni hay ninguna economía que pueda sostenerlo", porque asfixia a la economía real, en un contexto en el que el PIB argentino ya se encuentra en recesión.

Por el momento, los economistas creen que la estabilidad del mercado de divisas se mantendrá en la primera parte del año, con el flujo de dólares al mercado financiero y los que se ingresen con las exportaciones de cultivos como la soya y el trigo, muy importantes en la economía argentina; aunque esta situación podría revertirse con la cercanía de las presidenciales de octubre.

"El ´apretón monetario´ logrará que la ´pax cambiaria´ del cuarto trimestre de 2018, con la reducción del atesoramiento de dólares, siga este primer semestre de 2019, ayudada por los dólares de la cosecha gruesa y los del Tesoro. Sin embargo, la volatilidad podría volver desde junio por la usual dolarización preelectoral", pronosticó en su último informe BBVA.

En la misma línea, Víctor Beker prevé que en la primera parte del año "el abastecimiento de dólares debería estar asegurado", aunque "después viene un segundo semestre que sí va a ser complicado.



Tags: Argentina,respiro,monetaria,política,dura

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa