Cochabamba, martes 18 de junio de 2019
CIUDAD SUSTENTABLE

Cambio conductual para el desarrollo

| Ph.D. Arquitecto mkquiroga@yahoo.com | 09 ene 2019 | Ed. Imp.

Se fue el año, y es preciso reflexionar sobre el desafío al que fue sometido la ciudad y el logro de resultados respecto de las transformaciones físicas, funcionales, sociales, económicas y ambientales. El avance en términos de desarrollo urbano fue nulo, una reproducción de la labilidad de los últimos años, sobre todo por la ineficiencia en la forma de ver la ciudad de manera integral, la ausencia de políticas urbanas y la imperfecta coordinación entre los niveles gubernativos de administración. La presencia de algunas obras de impacto, y de repercusión política, no representan desarrollo urbano, ni planificación.

La expansión urbana descontrolada, producto del crecimiento poblacional y de la migración, ha generado marginalidad, segregación socio-residencial, precariedad laboral, movilidad inequitativa, inseguridad ciudadana, limitación de uso tecnológico, baja evaluación de la calidad ambiental ante el cambio climático, poca credibilidad en las instituciones, corrupción, rivalidades políticas normalizadas en el espacio urbano local, cuyas soluciones aún no fueron atendidas.

A dos años de la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y de la nueva agenda urbana, no hemos mejorado las condiciones de habitabilidad. Los desafíos para erradicar la pobreza, reducir las desigualdades, combatir la violencia de género, acceso a la educación, salud, protección social, condiciones dignas de trabajo, agua potable, energías limpias, uso racional de recursos, preservación y restauración de la biodiversidad, mitigación y adaptación al calentamiento global y la resiliencia frente a sus efectos, fortalecimiento de la gestión pública como forma de garantizar la seguridad jurídica, y el respaldo a las alianzas de los stakeholders, no se han trabajado, por lo tanto, es imposible considerar una evaluación al respecto. La polarización de la clase política y de la sociedad civil, impulsada por intereses más que por identidades ideológicas, impide el constructo social y la gobernanza, relegando la problemática real.

No hemos adelantado nada, pero como mensaje de final de año, e inicio del nuevo, la esperanza en la reivindicación de mejorar patrones conductuales de la ciudadanía y de las autoridades está presente para la construcción de un modelo de ciudad para la gente.



Tags: desarrollo,conductual,Cambio

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa