Cochabamba, miércoles 20 de marzo de 2019
FORO

Una mirada a la economía cochabambina

| Economista- Docente UMSS cl.montano@umss.edu.bo | 02 ene 2019 | Ed. Imp.

La economía nacional ha mostrado una evolución positiva en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a lo largo de los últimos años (en promedio cerca del 5 por ciento ), pero ello no se refleja de la misma manera en relación a la tasa de crecimiento de Cochabamba, que presenta cuantías inferiores a la tasa nacional.

En las dos últimas décadas, la economía cochabambina se situaba como la tercera en Bolivia, dentro del escenario productivo, económico y exportador, sin embargo, en la actualidad hay un claro peligro de perder esa posición. El año 2014, el PIB de Cochabamba alcanzó a 4.719 millones de dólares, situándolo, luego de Santa Cruz (9.466 millones de dólares) y La Paz (8.375 millones de dólares), muy cerca de Tarija (4.549 millones de dólares).

En 2002, la participación del PIB departamental en el nacional era del 17.99 por ciento , proporción que fue cayendo. El año 2006 era del 16.06 por ciento , hasta alcanzar el año 2017 un valor de 14.81 por ciento . En Cochabamba, la industria manufacturera es la principal actividad económica, para el año 2006 tenía una participación en el PIB regional de 17.39 por ciento , cuya tendencia también fue a la baja, alcanzando en 2017 tan solo un valor de 13.98 por ciento .

Peligrosamente, podemos mencionar que desde el año 2008 (-98 millones de dólares) hasta el año 2016 (-409 millones de dólares), Cochabamba mostró un saldo de balanza comercial deficitario. Según datos del INE, Cochabamba ocupó en 2016 el cuarto lugar en el ranking de las exportaciones bolivianas (13.3 por ciento ), y la cuarta posición en las importaciones (8.1 por ciento ). Estos datos nos generan escepticismo y, por tanto, es momento de fortalecer el desarrollo económico de la región, a través de la unión de las instituciones.

La anhelada industrialización, la promesa de las autoridades nacionales de invertir en Cochabamba 4.386 millones de dólares hasta 2020, se constituyen en una esperanza, pero cuya labor deberá ir de la mano del sector privado empresarial. Quienes, por su parte, tienen el reto de diversificar su oferta productiva, consolidar y buscar nuevos mercados, la ampliación y el desarrollo tecnológico, incrementar sus niveles de inversión, mejorar los procesos de cualificación del personal, entre otros. Hoy, más que nunca, los cochabambinos debemos convertir nuestras debilidades en fortalezas y las amenazas en oportunidades.



Tags: cochabambina,economía,mirada,Una

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa