Cochabamba, miércoles 21 de noviembre de 2018

Amenazas contra los vocales del TSE

Decisión. No cabe duda de que el tema que deben tratar es muy delicado, por lo que no hay que perder la confianza de que lo harán apegados a las normas.
| | 08 nov 2018 | Ed. Imp.

Las presiones contra los miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE) comienzan a aflorar de un lado y del otro. Algunos políticos se atrevieron a lanzar amenazas contra los vocales del ente electoral, si caso estos no responden a los objetivos que persiguen. Por un lado, habilitar a Evo Morales y Álvaro García Linera para los comicios de 2019 y, por otro, respetar el resultado del referendo del 21 de febrero de 2016.

El vicepresidente del Movimiento Al Socialismo (MAS), Genaro García, advirtió el martes “que (los vocales) se atengan a las consecuencias, ellos saben sus competencias y sus atribuciones, lo que tienen que hacer".

Aunque ayer salió a aclarar que sus polémicas declaraciones no tenían la intención de atacar a ninguna institución, García expresó lo que presumimos que quiere que se decida en diciembre, cuando el TSE se pronuncie respecto a la habilitación o no de Morales y García Linera.

Lo mismo ocurrió con el expresidente Jorge Tuto Quiroga, quien el mismo martes advirtió con procesos e incluso cárcel si habilitan al binomio que impulsa el partido de Gobierno.

“El próximo gobierno democrático va a tener que procesar a los vocales que estén violando el 21 de febrero (…). El que contravenga la ley desde el Tribunal Supremo Electoral que gobierna su funcionamiento va a tener que devolver la cuota de 160 millones de bolivianos y van a ir presos”, indicó el exmandatario y señaló que los actuales gobernantes están, desde ya, inhabilitados por voluntad del voto en el referendo de 2016.

Ni el MAS ni Tuto tienen el derecho de amenazar al Tribunal Electoral, una institución que debe, por norma, actuar independientemente y respetando las leyes que existen.

Bajo esa independencia, los vocales deberán analizar y pronunciarse en diciembre próximo. En ese sentido, los políticos deberían abstenerse de hacer declaraciones que están fuera de lugar, porque lo único que hacen es agravar aún más la situación.

Es importante dejarlos trabajar, y en el caso específico de la inhabilitación o no de Morales y García Linera, dejarlos decidir.

No cabe duda de que el tema que deben tratar es muy delicado, por lo que no hay que perder la confianza de que lo harán apegados a las normas.

Es seguro que no agradará a uno o a otro la decisión que los vocales vayan a tomar, pero lo cierto es que por ahora hay que dejarlos trabajar.

Seguramente en el análisis que hagan verán todas las aristas que existen en torno a este polémico tema, además de las consecuencias que pueda tener una decisión equivocada.

Coincidimos con el pedido que ayer hizo la Iglesia católica a través del secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), padre José Fuentes, quien manifestó que los Obispos de Bolivia solicitan al Tribunal Supremo Electoral que no actúe de acuerdo a presiones.

Asimismo, confiamos en lo que declaró la flamante vocal del TSE, Liria Iriarte, en sentido de que el voto ciudadano será respetado y que la decisión sobre los resultados del referendo del 21F y la candidatura de Evo Morales, que se conocerá el 8 de diciembre, está en manos de la sala plena.

“El voto va a ser respetado categóricamente, se va a respetar; nosotros como vocales somos como árbitros y vamos a hacer respetar el voto de cada uno de los bolivianos y bolivianas”, afirmó Iriarte tras ser posesionada por el vicepresidente Álvaro García Linera, según reflejó la agencia ANF.

Al mismo tiempo, queremos creer en las declaraciones que los vocales hicieron en reiteradas oportunidades, en sentido de que no tienen ninguna afinidad política y que toda su actuación será enmarcada en las normativas que rigen.

En ese marco, esperamos que la decisión que hagan conocer esté libre de cualquier interés o presión política.



Tags: vocales,contra,Amenazas,TSE

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE «EDITORIAL»:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa