Cochabamba, martes 20 de noviembre de 2018

Malcom se estrena con gol y un empate

El brasileño desatascó al Barça en el marcador, pero el regocijo azulgrana duró poco porque el Inter firmó la igualdad. El club español pasó a octavos.
| MILÁN/EFE Facebook: Opinión Bolivia | 07 nov 2018 | Ed. Imp.

EL BLAUGRANA URUGUAYO LUIS SUÁREZ (D), CON BUEN DESEMPEÑO EN EL COMPROMISO ANTE EL INTER. EFE



El Barcelona empató ayer 1-1 en su visita al Inter de Milán, sin el argentino Lionel Messi, y, pese a recibir la pariddad en el 87 con un tanto del argentino Mauro Icardi, se aseguró un billete para los octavos de final de la Liga de Campeones con dos jornadas de antelación.

Con la Pulga en la grada, para no arriesgarse con su lesión, el Barcelona dominó el partido de Milán y saboreó el triunfo gracias al primer gol oficial con la camiseta azulgrana del brasileño Malcom, en el 83, antes de que apareciera el argentino Icardi y salvara un punto para el Inter.

Pese a la decepción por no reencontrarse con un triunfo en el feudo del Inter que le falta desde 1959, el Barcelona obtuvo el pase matemático a los octavos y dispondrá de otras dos jornadas para garantizarse la primera posición en el grupo B. Valverde garantizó en la rueda de prensa de la víspera que no iba a correr ningún riesgo con Messi tras su fractura del radio del brazo derecho.

El Barça se adueñó de la pelota desde el comienzo y obligó al Inter a encerrarse en su mitad de campo. Una clave táctica ya vista en el choque del Camp Nou y que los milaneses no pudieron contrarrestar tampoco en su feudo.

El juego a dos toques de Sergi Busquets y del croata Ivan Rakitic hacía daño al conjunto de Luciano Spalletti en el centro del campo y abría el camino para que Dembelé, Suárez y Coutinho asustaran repetidamente al meta esloveno Samir Handanovic.

El primer aviso llegó en el minuto 2. Llevó la firma de Dembelé, con un disparo curvado de pierna zurda que fue despejado por el portero, mientras que 10 minutos después fue Suárez quien perdonó una buena oportunidad al enviar el balón alto tras una buen regate frente al holandés Stefan De Vrij.

Necesitaba carácter el Inter para contrarrestar el poderío técnico del Barcelona, pero el comienzo de la reanudación registró las mismas dificultades.

Suárez y Coutinho volvieron a ser peligrosos en la zona de un Handanovic que fue determinante para mantener la igualdad ante Coutinho (53) y, sobre todo, ante Rakitic, al negarle el tanto tras un contragolpe organizado junto a un incansable Suárez.

La prestación del portero interista y la imprecisión ofensiva del Inter en sus pocas llegadas acompañaban el encuentro hasta el tramo final, pero todo cambiaría en los últimos 10 minutos.

Valverde dio paso en el 81 a Malcom por Dembelé y el joven brasileño, que apenas disputó 79 minutos en los últimos ocho partidos del Barcelona, tardó 120 segundos para anotar.

Recibió una asistencia de su compatriota Coutinho, controló el balón en el área y definió con la pierna izquierda.

La alegría duró cuatro minutos porque, en el 87, Icardi puso el 1-1.

120 Segundos

El novato Malcom demoró solo 120 segundos en marcar. Ingresó a la cancha en lugar de Dembelé. El cambio señalado por Ernesto Valverde surtió buenos frutos para el elenco blaugrana, que extrañó a Messi.





Tags: empate,gol,estrena,Malcom

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa