Cochabamba, sábado 17 de noviembre de 2018
Aguirre, Gravetal y Jennefer tienen certificaciones internacionales

Puertos bolivianos, listos para recibir autos como Iquique

Las tres terminales portuarias, que ahora tienen categoría internacional, apuntan a quintuplicar el volumen de carga. Actualmente mueven 1.6 millones de toneladas en forma anual.
| | 04 nov 2018 | Ed. Imp.

UN GRUPO DE PERIODISTAS VISITÓ LAS INSTALACIONES DEL PUERTO JENNEFER, EN SANTA CRUZ. JORGE FERNÁNDEZ B.



El sonido de las sirenas que se escuchan en la laguna Cáceres y a lo largo del canal Tamengo es un testimonio de la actividad que se desarrolla en los puertos cruceños Aguirre, Gravetal y Jennefer, adonde llega la carga de otros países y desde donde sale la mercadería para mercados del exterior.

Las barcazas, de aproximadamente 50 metros de eslora (largo) navegan apaciblemente por el canal Tamengo hasta llegar a la hidrovía Paraguay-Paraná, por donde continúan su travesía rumbo al océano Atlántico.

Cada vez que dos embarcaciones se encuentran en medio del canal, sus timoneles se saludan efusivamente con tres o cuatro toques de sirena.

Las barcazas que llegan hasta los atracaderos de puerto Jennefer dejan la carga que han transportado por cientos de kilómetros y después de un descanso llevan clínker a Paraguay, además de cemento, soya, aceite y otros productos.

Los predios de los puertos Gravetal, Aguirre y Jennefer cuentan con infraestructura para desarrollar la actividad portuaria, y lo que resta es construir más galpones para contener la carga que llega y se despacha hacia los mercados.

METAS El primer paso, y posiblemente el más complicado, ya se ha materializado. Los tres puertos ubicados en el municipio de Puerto Quijarro, Santa Cruz, ya tienen certificación internacional, lo que les permitirá incrementar en dos, tres o más veces el volumen de mercadería que manejan actualmente.

Las barcazas que tienen más de 50 metros de eslora llegan por la hidrovía hasta las terminales de los tres puertos con carga de importación para el territorio boliviano, y miles de toneladas se exportan, especialmente soya, clínker y cemento, entre los productos más importantes.

El objetivo unánime de autoridades nacionales y regionales, además de empresarios, es reducir la altísima dependencia de los puertos chilenos, de modo que gran parte de la carga que se mueve por el país trasandino se desvíe hacia el sudeste de Santa Cruz, a los puertos Aguirre, Jennefer y Gravetal, que tienen la extensión suficiente para brindar comodidad a las empresas navieras.

La primera buena noticia que se conoció este martes, tras la certificación de los tres puertos, es que a finales noviembre llegarán los primeros contenedores con carga a Jennefer, adelantó el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez.

Una vez que la actividad sea más intensa en estos tres puertos, se importarán vehículos, tarea que se realiza casi exclusivamente por los puertos chilenos de Arica e Iquique.

El objetivo de los administradores de estos tres puertos es subir los volúmenes de carga que se mueven (1.6 millones de toneladas en 2017), hasta cinco veces más.

Jennefer, por ejemplo, movió el año pasado 600.000 toneladas de carga, tanto para importación como exportación, y prevé para este año llegar a un millón de toneladas.

El presidente de la Cainco y representante de Jennefer, Jorge Arias Lazcano, afirmó que la meta inmediata es mover 2.5 millones de toneladas de carga en 2019, hasta llegar a cinco millones que es la capacidad máxima de este puerto.

Y cuando se llegue a cubrir la capacidad máxima, Nutrioil, la empresa que administra el puerto, realizará las inversiones necesarias para incrementar su capacidad a 10 millones de toneladas anuales.

Arias señaló que de las 36 millones de toneladas de carga que se mueven actualmente por la hidrovía Paraguay-Paraná, apenas 1.6 millones ingresan o salen de los puertos bolivianos en el sudeste de Santa Cruz.

“La certificación de estos tres puertos marcan un antes y un después en el país, puesto que nuestros puertos tienen ahora nombre y apellido”.

Esta certificación internacional permitirá que las empresas navieras del mundo traigan su mercadería por los tres puertos de Santa Cruz y ya no por los de Chile.

Una ventaja de mover mercadería por estos tres puertos es que se reducirá el tiempo en aproximadamente 15 días y un ahorro económico en el costo entre 20 y 36 por ciento .

Arias señaló que será importante que las empresas estratégicas del país empiecen a utilizar estos tres puertos, y no los de Chile, para exportar su producción e importar lo que requieran, lo que significará un empujón fuerte para el inversionista privado.

NAVEGABILIDAD El canal Tamengo, donde están ubicados los tres puertos bolivianos, es navegable al cien por ciento durante 10 meses del año, porque su profundidad es de entre 13 y 14 metros. En los dos meses restantes, considerados de estiaje, se puede navegar hasta en el 85 por ciento de la capacidad de las barcazas.

El gerente general del IBCE, Gary Rodríguez, puntualizó que las barcazas permiten el transporte de cientos de toneladas de mercadería, incluso en aguas poco profundas porque tienen bajo calado.

Inversión

Para que el canal Tamengo sea navegable todo el año, los ejecutivos de puerto Jennefer invirtieron $us 10 millones en el dragado de su cauce.

5 Países

La hidrovía Paraguay Paraná transcurre por cinco países del Cono Sur del continente: Brasil, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay.

Sus aguas desembocan al océano Atlántico.

El objetivo es que se convierte en un eje de integración.

Apuntes

Aval internacional

En el cauce del canal Tamengo (Santa Cruz) están ubicados los tres puertos, recategorizados como internacionales, Aguirre, Gravetal y Jennefer.

Crecimiento

El puerto Jennefer ha sido concebida, según su gerente Bismark Rosales, con tecnología de punta y tiene tres terminales portuarias concluidas y una en proceso de construcción. Una terminal es para líquidos y sólidos y las otras dos son multipropósito, que recibirán carga de contenedores de alto tonelaje.

Jennefer tiene un retropuerto con capacidad para guardar 620 vehículos en un área de 2.3 hectáreas; 1.6 hectáreas para máquinas y equipos de alto tonelaje.

Tiene, asimismo, 7 hectáreas para la zona primaria y 8 hectáreas para los servicios aduaneros y los transportistas; 30 hectáreas para la actividad logística. Tiene una salida directa a la carretera bioceánica.

Siete embarcaciones

Puerto Jennefer tiene, por el momento, una línea de atraque de 360 metros lineales, y con la nueva terminal portuaria llegará a 500 metros.

Cuando esté operando en toda su capacidad, podrá recibir enforma simultánea hasta siete embarcaciones.

Multimodalidad

Los tres puertos bolivianos tienen la característica de la multimodalidad. Es decir, que una vez que llega la carga por agua, se la puede despachar por camiones o en ferrocarril, o viceversa, llegar por tierra hasta las terminales portuarias y continuar por agua.

Área de influencia

La Hidrovía es un sistema fluvial formado por los ríos internacionales Paraguay y Paraná que ofrece una vía navegable natural. Comienza al norte de Brasil, en puerto Cáceres y baja hasta puerto Nueva Palmira, en Uruguay, pasando por la frontera de Bolivia, Paraguay y Argentina. Esta arteria hídrica cuenta con un área de influencia de 1,75 millones de kilómetros cuadrados y una población de 17 millones de habitantes.

Más competitivo

A diferencia del transporte terrestre, sea por carretera o vía ferroviaria, y más aún con el aéreo, el transporte fluvial se muestra como una opción más competitiva en términos de impacto ambiental y consumo de combustible por kilómetro recorrido.





Tags: autos,Iquique,recibir,listos,bolivianos,,Puertos

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa