Cochabamba, lunes 12 de noviembre de 2018
CIUDAD SUSTENTABLE

Flujos urbanos

| Economista docenteuno@gmail.com | 31 oct 2018 | Ed. Imp.

Se contribuye de sobremanera a la prosperidad económica de una ciudad, cuando se facilitan en todas sus formas posibles los flujos urbanos, entendidos como la circulación de mercancías, productos y servicios, así como el desplazamiento de las personas interesadas en consumirlos, con su fácil accesibilidad a los mercados. Son encuentros efectivos entre la oferta y demanda de bienes y servicios. Es decir, son transacciones exitosas que generan ganancias económicas, como resultado del logro de las ventas por un lado y de la efectivización de las compras por el otro.

También cuenta la posibilidad de poder conocer y visitar algún lugar interesante (publicitado o no), sin que medie de inmediato una transacción económica, cuya potencialidad en ese sentido es apreciable.

Lo contrario, es la paralización, la demora y por último el desistimiento forzado, por el impedimento a desplazamientos ágiles, oportunos y expresos. Dicho de otra manera, la interrupción, bloqueo, desvío o cierre de vías públicas a los flujos urbanos.

En nuestra ciudad, concretamente, estos flujos urbanos convergen al área del Distrito 10 (al norte y oeste el río Rocha, al sud la avenida Sajama – línea férrea – cementerio y al este las avenidas Barrientos, República y Oquendo principalmente). Precisamente, por esta convergencia centrípeta de sus flujos urbanos que caracterizan a la ciudad de Cochabamba, cualquier interrupción dentro del Distrito 10 y en sus principales accesos (puentes y avenidas), generan embotellamientos de tráfico o cortes a los flujos urbanos.

Ya es traumático, encontrarse sorpresivamente con una serie de interrupciones a la circulación de vehículos y peatones, la mayor parte de las veces en horarios picos de la mañana y mediodía. Acontecimientos como procesiones de santos y virgencitas, desfiles escolares específicos, eventos deportivos, homenajes en las calles, manifestaciones de toda índole, hasta circulaciones de vehículos de transporte pesado (flotas, volquetas con material de trabajo, distribuidores de gaseosas, cisternas que riegan jardineras, etc.) Lo grave de la situación, es la impotencia y pasividad de las autoridades encargadas por ley.

Mientras tanto, nuestra ciudad continuará drenando su salud económica, al encontrarse imposibilitada e incapaz de poder juntar adecuadamente las múltiples formas de oferta de bienes y servicios, con la demanda que se queda con el dinero en la mano y frustración de satisfacer sus necesidades. Es hora de reglamentar estas interrupciones y hacerlas cumplir por significar un beneficio mayor.



Tags: urbanos,Flujos

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa