Cochabamba, lunes 12 de noviembre de 2018
Feminicidio en Cochabamba

Lloran a “la profe” Jobita y piden 30 años para músico que la mató

La Fiscalía cambiará la tipificación del delito de Andrés Z.T. a feminicidio. La familia es custodiada por policías pues, tras el crimen, les destrozaron la chapa de la puerta principal. 
| | 11 sep 2018 | Ed. Imp.

LA PROFESORA JOBITA GARFIAS VILLAGRA VIUDA DE CHAVARÉ, EN VIDA. FAMILIA GARFIAS



Jobita Garfias Villagra , de 52 años, era una mujer muy amada. No solo por sus hijos, sus hermanos y otros parientes, sino también por sus vecinos y por sus pequeños estudiantes del ciclo de primaria de la unidad educativa Antofagasta (turno mañana) y Litoral (turno tarde), situada a pocas cuadras de su casa.

Ayer, desde las siete de la mañana, el timbre de la vivienda de Jobita, en la calle Cobija y 12 de Junio, en Villa Granado, no dejó de sonar en busca de noticias sobre el estado de salud de la profe. Cuando sus hermanos Elías y Gabriel salían a la puerta, vestidos de negro, para decirles que el cuerpo de Jobita no soportó el grave daño que le causó el proyectil disparado por el exenamorado de su hija menor, y que había fallecido la noche del 9 de septiembre, los adultos, jóvenes y niños que preguntaban por ella rompieron en llanto inconsolable.

Gabriel Chavaré relató a este diario que aún están en shock. “Somos cuatro hermanos, Jobita era la menor. La más cuidada. Era un mujer maravillosa, solidaria, que amaba dar clases a los niños y daba la vida por su familia”, contó llorando.

Hace dos años, Jobita sufrió lo indecible cuando un cáncer se llevó a su esposo y la dejó sola en el cuidado de sus hijas Massiel, hoy de 24 años, y Silvina, de 22. “Ella tuvo que aprender a ser fuerte para levantarse y sacar adelante a sus hijas, con su labor de profesora. Y lo hizo”, dijo.

A las cuatro de la madrugada del 7 de septiembre, Andrés Z.T., el exnovio de Silvina, trepó el muro de la casa de la familia Chavaré Garfias, con ayuda de un brasileño y un colombiano. Estaba armado con un cuchillo y un revólver y pretendía asesinar a su exnovia, que había terminado una relación de ocho años. La joven fue encerrada por su tío Elías en el departamento del fondo, mientras Jobita y Massiel enfrentaban a Andrés en la sala. Él le disparó a la madre en el abdomen. Y a Massiel en el brazo y en la cadera, para obligarlas a que llamen a Silvina. El padre del presunto feminicida fue quien llegó y evitó más disparos.

Jobita fue sometida a tres cirugías en la clínica Copacabana, a transfusiones de sangre y a cuidados intensivos. Sin embargo, el proyectil le perforó el páncreas, le destrozó una vértebra y alcanzó un pulmón. Sus riñones dejaron de funcionar el domingo y su sangre no coagulaba. Los médicos la desahuciaron el domingo en la mañana y por la noche, “la profe” se rindió. La cuenta bordea los 15.000 dólares. La familia no sabe qué hacer. Jobita era viuda y tenía un sueldo magro en el Magisterio. “Mi hermana era tan querida, que aparecieron más de 100 donantes de sangre. Pero porlos reactivos empelados en cada unidad había que pagar 2.700 bolivianos. Es una locura”, comentó Gabriel.

Sin embargo, la falta de dinero no es la única preocupación de la familia Chavaré Garfias. Después del brutal ataque y la captura de Andrés Z.T., la chapa de la puerta de fierro de la casa fue forzada el sábado 8 de septiembre, al parecer con herramientas especiales. La familia no descarta que los cómplices de Andrés Z.T., el brasileño y el colombiano que él mismo señaló, en sus primeras declaraciones, como las personas que le ayudaron.

Al dolor que sienten por la irreparable pérdida de Jobita y los problemas económicos que les generaron por la atención hospitalaria, ahora se suma la intimidación. Desde el sábado, una patrulla policial monta guardia frente a la casa de los Chavaré Garfias. Massiel requiere una cirugía más, pero se halla estable.

Mientras se hacían los preparativos del velorio de “la profe”, en un salón de La Concordia, los colegas, parientes y estudiantes de la víctima exigían 30 años de reclusión para el feminicida. El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, coronel Luis Choque, explicó que con la muerte de Jobita, la situación legal de Andrés Z.T. se complicó más y ahora se expone a ser sentenciado a la pena máxima, si es hallado culpable en un juicio. La Fiscalía ya confirmó que se modificará la tipificación de los delitos imputados. El tecladista enfrentará cargos por feminicidio, tentativa de feminicidio y allanamiento.

17 feminicidios 

Del 1 de enero al 7 de septiembre de 2018, en Cochabamba se reportaron 17 feminicidios, incluido el de Jobita.

UNA PATRULLA CUIDA A LA FAMILIA.







Tags: años,músico,mató,piden,Jobita,“la,profe”,Lloran

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa