Cochabamba, viernes 16 de noviembre de 2018
En 2010, 33.860 tenían procesos judiciales

Garantes pagan deudas ajenas y pierden bienes por desinformación

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia aconseja que, antes de prestarse como garantes, las personas deben informarse bien sobre las obligaciones que asumen.
| | 10 sep 2018 | Ed. Imp.

FOTO REFERENCIAL DE UNA CLIENTE QUE SOLICITA CRÉDITO EN UNA ENTIDAD FINANCIERA. ARCHIVO/DICO SOLÍS



Los llamados telefónicos que recibe José C. se han vuelto más frecuentes en los últimos meses. Una personera de una entidad financiera se encarga de recordarle, por lo menos unas cuatro veces en tres días, que debe exhortarle a su garantizado a que pague la deuda que contrajo. Aún debe 31.500 bolivianos.

José asegura que se arrepiente haber aceptado ser el garante de su sobrino, porque ahora no vive tranquilo y ha tenido ya más de un altercado con su esposa. Lo más preocupante, según este hombre de 35 años, es que su garantizado ha tomado el camino más fácil, dar de baja sus números de celular y, por lo tanto, al único que presionan los del banco es a él.

En todo el país, según información proporcionada por Infocred, hay 935.446 garantes, de los cuales, el 21.43 por ciento se encuentra en Cochabamba (200.466).

Infocred BI. SA. es un buró de información, empresa regulada y supervisada por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), especializada en el acopio, procesamiento y distribución de información relacionada con el cumplimiento de las obligaciones de carácter económico, financiero y comercial contraídas por personas naturales y jurídicas.

La base de datos de Infocred está compuesta por información de entidades de intermediación financiera, tanto reguladas como no reguladas.

No obstante, ni Infocred ni la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) tienen un dato actualizado de cuántos garantes con procesos judiciales hay en el país, por el incumplimiento en el pago de las cuotas crediticias de parte de los deudores.

Un estudio que mandaron a realizar entidades financieras, en 2010, daba cuenta de que en el país había 33.860 garantes sometidos a procesos judiciales, de un total, en ese momento, de 961.332, lo que equivalía a 3.5 por ciento .

Esta cifra pudo haber variado, según Infocred, toda vez que “la entrega de créditos es muy dinámica y en ocho años se han presentado cambios”.

Según información de Infocred, publicada en el periódico La Razón de La Paz, de los procesos judiciales que se ventilaban en algún juzgado, 22.510 eran contra personas que habían contraído préstamos en entidades reguladas y 11.350 en entidades no reguladas. En noviembre de 2012, el número de garantes que tenía problemas por incumplimiento llegaba a 36.551.

Lo que muchos garantes no saben, según una encuesta rápida que hizo este diario, es que el compromiso que asumen les obliga a cancelar la deuda si el titular del crédito no cumple con el pago de las cuotas.

De 10 personas (garantes) consultadas, seis respondieron que su compromiso se resumía a llamarles la atención a sus garantizados en caso de incumplimiento. Cuatro sí sabían que debían asumir la deuda en caso de que los titulares no pagaran.

En otro caso, Jaime B, de 43 años, tuvo que pagar una deuda de 12.343 bolivianos (con los intereses incluidos) porque la persona a quien garantizó, que era su hermano, canceló solo dos de 36 cuotas de 350 bolivianos mensuales.

Jaime afirmó que, cuando firmó como garante, en la entidad financiera no le explicaron, con detalle, los compromisos que asumía.

RECOMENDACIONES El secretario ejecutivo de Asoban, Nelson Villalobos, recomienda que las personas deben conocer que cuando otorgan una garantía personal se comprometen a que, si el deudor no cancela la obligación, ellas serán las responsables del pago de la misma.

Por este motivo, añade Asoban, los potenciales garantes deben evaluar muy bien la concesión de este tipo de garantías, analizando si la persona garantizada realmente podrá pagar el crédito que está tomando.

“También deben tomar, él y su garantizado, todas las previsiones que los cubran contra contingencias, como ejemplo los seguros”, aconseja Asoban.

Por otro lado, los garantes deben conocer que, al otorgar una garantía personal, están entrando a la Central de Información Crediticia y limitando también su propia capacidad de endeudamiento, es decir que, en el momento que quieran sacar un crédito, se tomará en cuenta la calificación del crédito garantizado, el monto del mismo, para determinar su propia capacidad de pago.

935.446

Garantes

En los nueve departamentos del país hay 935.446 garantes, según la base de datos compuesta por información de entidades de intermediación financiera, tanto reguladas como no reguladas.

De ese total, según el buró de información Infocred BI. SA., el 21.43 por ciento se encuentra en Cochabamba, lo que equivale a 200.466 garantes.

El 20 por ciento del salario es embargable

Si un garante no cancela las cuotas de la persona que ha garantizado, el acreedor puede lograr que se le embargue hasta el 20 por ciento de su salario, si lo recibe, hasta honrar la deuda, señala el abogado penalista Luis Butikoffer.

Si el garante tiene uno o varios bienes inmuebles, el acreedor puede iniciar un proceso civil para que se embarguen y rematen los mismos, de modo que la instancia afectada pueda recuperar el monto del dinero prestado.

El garante puede registrar un bien inmueble, en hipoteca, con el fin de garantizar la devolución del crédito, en caso de que el deudor no pague el préstamo.

Butikoffer afirma que, si el garante es quien paga la deuda, puede iniciar un proceso de repetición, es decir, pedir que el deudor devuelva lo que él pagó.

Asimismo, el garante puede iniciar un proceso en contra del deudor, por delito de estafa, pero que generalmente no prospera, según Butikoffer.

Si se logra una sentencia en contra del deudor, la pena máxima que se consigue, generalmente, es de tres años, es decir que el acusado se beneficia con la suspensión condicional de la pena y no entra en la cárcel, a menos que haya múltiples víctimas o el deudor sea reincidente.

El abogado señala que puede penalizarse esta acción si, desde un inicio, en el momento de firmar como garante, la persona sabe que no tiene solvencia para cumplir la obligación que está contrayendo.

Apuntes

¿Quién puede

ser garante?

Según la Asociación de Bancos Privados de Bolivia, puede ser garante toda persona natural y jurídica que, en criterio de las políticas internas de evaluación de riesgo crediticio de los bancos, cumpla con las condiciones de solvencia y capacidad de pago, como para garantizar una operación crediticia. La norma prudencial establece que, para ser un crédito debidamente garantizado, con una garantía personal, la persona debe ser de comprobada solvencia, por el monto total del crédito, que posibilite a la entidad prestamista una fuente alternativa de pago.

¿Qué responsabilidades asume?

El garante es solidario y mancomunado, asume las mismas obligaciones y responsabilidades del que recibió el préstamo y, en caso de que este no cancele la obligación en forma oportuna, asume la deuda.

Es por eso que, en la evaluación crediticia, se analiza también la capacidad de pago del garante.

¿En qué créditos se puede garantizar?

Las personas naturales y jurídicas pueden garantizar todo tipo de créditos.

¿Si el deudor no paga, el garante entra en la central de riesgos?

El garante asume la responsabilidad en caso de que el deudor no cumpla sus obligaciones. Desde el momento que se garantiza, uno ingresa a la Central de Información Crediticia como garante de la obligación, y si los pagos no son oportunos, ve perjudicada su calificación al igual que la del deudor.

¿Puede perder

sus bienes?

El garante otorga una garantía solidaria y mancomunada. Garantiza con todos sus bienes habidos y por haber, por lo que los mismos pueden ser sujetos de embargos y ejecuciones para cancelar la deuda pendiente. Es decir que, de no asumir la obligación (cumplir con el cronograma de pagos o subrogarse la deuda), puede perder sus bienes hasta el monto de la deuda.

¿Si el deudor fallece,

la deuda se extingue?

No necesariamente, para esto existen los seguros de desgravamen que, en caso de fallecimiento de los deudores, cubren la contingencia. Las personas deben tomar esta previsión, aunque generalmente está establecida en las políticas crediticias de los bancos y resulta automática, para las operaciones con garantías personales.





Tags: bienes,desinformación,pierden,ajenas,pagan,deudas,Garantes

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa