Cochabamba, martes 13 de noviembre de 2018
UN POCO DE SAL

Evo contra defensores de DD.HH

| Filósofo y teólogo laico miguel6706@gmail.com | 07 sep 2018 | Ed. Imp.

Amparo Carvajal es una defensora de Derechos Humanos que ha transitado la historia reciente de Bolivia con una trayectoria marcada por la coherencia, la lucidez y el coraje. Durante las dictaduras fue cofundadora de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos. En el ciclo neoliberal atendía casos, visitando cárceles, interpelando a autoridades. Hoy, en la etapa del MAS, en un contexto en que el extractivismo vulnera, concurrentemente, derechos de las personas, las comunidades y la naturaleza, la defensa ejercida por Amparo es muy relevante. Por eso incomoda al poder. Sin discurso altisonante, ella es una luchadora a partir de una enorme talla ética y una silenciosa, pero vigorosa fe cristiana.

¿Qué significan los constantes ataques y difamaciones del Gobierno contra esta emblemática defensora de Derechos Humanos en Bolivia?

La lúcida defensa que ejerce Amparo delata las groseras tropelías de un caudillo, que no respetan, más bien pisotean burdamente, la voluntad popular expresada en un referendo. Los ataques del Gobierno son, pues, los escozores que la estatura moral de esta mujer provoca a un autócrata.

Evo Morales no puede controlar a Amparo como lo hace con otros actores similares, por eso la difama.

El autoritarismo de un poder corrupto choca frontalmente con la insobornable ética de Carvajal y lo que esta representa en la historia boliviana. Si Espinal estaría vivo, o Lefebvre, o Marcelo, o Federico Escobar, el régimen corrupto de Morales solo podría referirse a ellos lanzándoles su bazofia. Cuando Evo, Romero o Ferreira insultan y difaman a Amparo, lo único que hacen es embadurnarse ellos mismos con el estiércol que sus palabras esparcen irresponsablemente.

Además, acusar a Amparo de ser servil a la “derecha y al Imperialismo”, o de ser del Opus Dei, delata una tremenda ignorancia en sus acusadores, pues ella representa, hoy, la continuidad de la Iglesia posconciliar: Iglesia de mártires y luchadores sociales íntegros. Iglesia de la Teología de la Liberación.

Pero no nos engañemos. Los ataques a Amparo son el anuncio de un ataque mayor a los defensores de derechos en Bolivia. Igual que en países vecinos, el gobierno del MAS anuncia una sistemática criminalización de defensores de derechos. Los ataques seguirán, estemos preparados.



Tags: DD.HH,defensores,contra,Evo

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa